TusTextos

Recomendados de Bierrodot

    a la Manera Del Auto Sacramental

    Y en esto alguien grita: - Hable pues la Justicia, que es por su boca, donde la ley no equivoca al mangante con el justo. JUSTICIA Hile fino el poderoso, que de tal hilo pudie...
    sonoridario

    Ese Lento Perder la Vida

    Añoro el tiempo jamás pensado. El ser entre día y noche. La infancia fue, como una ligera luz que soñara entre tiempos. Nunca se espera perder nada. La vida te envuelve. Se alargan los más intensos mo...
    sonoridario

    La Despedida de Afrodita

    Aquel poeta en su delirio desesperado, habia vertido un río de tinta evocando la permanencia de la diosa entre los enamorados. Por aquellos días, confuso, solo emanaba de su pluma súplicas ante la i...
    indigo

    Memoria, En la Memoria

    Aquellos días fueron tristes. No te explicas las razones: son y los aceptas esperando que cambien. Nada equivale a ese despertar repentino para no seguir siendo tú. Sigues en las mismas horas, te afer...
    sonoridario

    PasiÓn

    Es, porque aparece entre los sentidos y se aloja en el deseo. Tú, dependes del constante recuerdo, de la espera, de la presencia. Hablas horas. Incansable el sentir de un tiempo que es privilegio para...
    sonoridario

    Siendo Grekosay: Amaba Escribir Poemas

    Palabras acumuladas, detenidas en sus propios significados. Los amados días del texto frágil y la gravedad del verbo. En el poema somos sombras invisibles, imposibles realidades que otros creen ver...
    sonoridario

    Vuela

    Toqué la fibra más sensible de la humanidad y descontrolé los corazones de todos... Una vez discutí con mi novia porque me atrapó viendo pornografía. Llegamos tan lejos, que ni todas las carreteras...
    doctorperro

    Los que Sienten

    Tengo la divina fortuna, de guardar recuerdos Envueltos en oro reluciente; con papel transparente. Que mágicos resplandecen en cada momento Cuando el amor pasa por mi mente. No e...
    creatividad

    Las Especies Se AcompaÑan

    CANINO Entierro a los perros. Ya no los cuelgo, los entierro. La pala ya no brilla, no veo mi reflejo. Y aunque ya no lo sepas, mis manos dejaron de ser suaves. Porque ya no cuelgo a los perros. Lo...
    hysteria

    El por Qué

    ¿Por qué se resfrían las nubes? ¿Por qué tienen alas las ganas? ¿Por qué el rio se mueve tan de prisa? ¿Por qué queremos, a la felicidad conquistarla? Si preguntas, entonces tie...
    creatividad