TusTextos

Sueño de Amor (part 4)

KYOKO:
Si claro, eso tambin lo s, lo que no comprendo es: Por qu te extraa que esa invitacin venga de m? Acaso no sabes que yo no soy como todas?

JOTTA:
Tienes razn, creo que me desubique, apresurmonos entonces, porque de seguro que la maquinita que quieres jugar no estar libre

Con una sonrisa de oreja a oreja me dijo:

KYOKO:
Claro, vamos!!

Y as, corriendo, casi tropezndonos llegamos al lugar, me pareci ver en su mirada una tela de duda por haber dudado de esa invitacin, conozco a KYOKO desde hace tiempo y siempre que nos reunamos en la escuela, hablamos del nuevo obstculo encontrado en el juego universal de MARIO BROSS y me comentaba muchas estrategias que ella haba utilizado para poder pasar los distintos niveles que aparecan en el juego, y luego yo le comentaba las horas que inverta para poder pasar un nivel que a ella quiz le haba costado nicamente un par de minutos, tenamos distintas habilidades, pero siempre compartamos momentos como esos, llenos de videojuegos, llenos de series, llenos de lectura interesante, en fin, nuestros comentarios al reunirnos eran aburridos para aquellos que solamente se sentaban en su silla frente al televisor, o pasaban con sus auriculares en los odos, y no pasaban de escuchar la msica de moda, para nosotros era una tarde de recreacin, una tarde para compartir nuevas hazaas, claro, cuando fuimos creciendo tambin compartamos los temores de la adolescencia, como cuando se nos acerca alguien y nos pide que le acompaemos a un viaje, o algn lugar como el CINE, ella me comentaba los momentos de tensin que pasaba cuando un chico se le acercaba y trataba de entablar comunicacin con ella, ella se expresaba en esos momentos con un brillo en sus ojos, que solo de mirarlo me instaba a ser mejor.
Tardes como esas pasamos muchas, y realmente nunca haba sentido aburrimiento con ella, siempre las reuniones eran divertidas, nos reamos como locos, pasbamos horas con un tema, y muchas veces comentbamos los acontecimientos de la escuela, y muchos de ellos eran divertidos, realmente KYOKO es una buena amiga, lo ha sido desde siempre, y quiero que as sea hasta el da en que la muerte haga su trabajo en alguno de nosotros.
Despus de que pasramos horas y horas jugando en la mquina de baile del centro comercial, nos dirigimos lentamente a nuestras casas, ella me iba comentando que en el momento que estaba ejecutando la segunda cancin de la competencia, un chico la estaba viendo con una mirada de: Te quiero comer viva, nada ms que no soy canbal es la forma ms sencilla de poder hacer entender lo que posiblemente un chavo piensa en esos momentos, KYOKO tena un cuerpo fabuloso (Con cuerpo fabuloso me refiero a grandes proporciones, pero firmes como la plaza de ROMA), todo era perfecto en ella, sus caderas, sus piernas, sus cabellos, sus ojos de color almendra con un toque de miel silvestre entre sus destellos oculares, la hacan un blanco perfecto de aquellos chavos avorazados que con su pinta de PRINCIPES AZULES, mas azules que prncipes, quieren poseer todo lo que sus ojos ven (Con todo me refiero a todas las chavas lindas).
Y as, entre comentarios emocionales y burlas sin parar, llegamos hasta el lugar donde nos tenamos que separar. Y me dijo:

KYOKO:
Hasta maana JOTTA, me la pase muy bien contigo, Vez, que no era mala idea distraernos un rato?

Y luego solt una sonrisa de esas que uno no cambiara por nada, ese es el momento cuando uno quisiera parar el tiempo, detenerlo por un instante y tomar una foto cerebral de aquel bello y satisfactorio momento. Y entonces le dije:

JOTTA:
Claro, pasar tiempo contigo es lo mejor. Deberamos repetir esto No crees?

KYOKO:
Por supuesto; nos vemos maana, descansa.

De esa manera KYOKO se dirigi hacia su casa. Mientras caminaba hacia mi casa, iba pensando en ese bello momento que habamos pasamos con KYOKO, realmente tenamos algunos meses de no salir juntos a divertirnos, fue divertido, me gano muchas veces en la mquina de baile, aunque en las maquinas de artes marciales no pudo dar un round. Era sorprendente como una chica poda pasrsela tan bien en un centro de videojuegos, creo que la mayora de chicas debera de ser como KYOKO (Claro as muchos tendramos oportunidades), vacilando un poco en mi pensamiento iba, cuando de repente una pedazo de papel golpea mi rodilla (con pedazo me refiero a una hoja suelta) me agache y me di cuenta que era un anuncio, era como una de esas propagandas que hacen las tiendas para atraer ms clientela, pero hubo algo que me llamo la atencin, al pie de la pagina haba un pequeo mensaje que deca: Si quieres trabajar, no olvides en acercarte a esta direccin, 4 Av. 13 calle A cerca de la tienda para bebes
No fueron las siglas las que me llamaron la atencin si eso estn pensando, fue el mensaje que transmita, yo estaba necesitado, los gastos eran muchos, no me alcanzaba el dinero que recoga de los envos que me hacan mis padres, la prepa era un poco cara, y los trabajos junto a algunas investigaciones requeran de inversin, cosa que me obligaba a poder requerir otro ingreso, al ver la direccin me di cuenta que estaba a poca distancia de donde yo viva, vi los horarios de atencin y me di cuenta que atenda hasta las 12:00PM (De la noche), tena tiempo para llegar caminando, entonces decid visitar ese pequeo restorn familiar.
Cuando llegue, visualice que dentro del lugar, haba un par de familias, haba una receptora, haba una camarera, y haba como tres cocineros, fui directamente a caja, y le mostr a la chica el anuncio que haba recogido de la calle, y le pregunte:

JOTTA:
Esto del anuncio es verdad? Aqu dice que si necesitaba trabajo poda venir a este sitio y preguntar, Hay alguna vacante disponible?


CHICA:
Tienes algn grado acadmico?


JOTTA:
No, aun estoy estudiando la preparatoria.

CHICA:
Bueno, hay una vacante nocturna precisamente, nos hace falta un camarero para las noches, ya que la chica que actualmente atiende pues, se le hace un poco difcil ya que es mujer y a esas altas horas de la noche se torna un poco peligroso, si gustas puedes empezar desde hoy, y si no pues maana, llegaste en el momento que ms necesitbamos de una persona.

Imagnense! Consegu trabajo as de fcil, tuve la gran intensin de entrar de una vez esa noche, pero tena que prepararme, evaluar, pensar, analizar, horarios, ingresos, egresos, tareas, en fin muchas cosas, Si quieres que algo salga bien, planifcalo esas eran las frases que me gustaba recordar en el momento oportuno.
Llegue a mi casa con una emocin grandsima, llevaba una gran sonrisa, no me la poda ver pero la senta, senta como la alegra recorra todo mi cuerpo, dndome una sensacin de bienestar que no se puede contar. Lo primero que hice fue evaluar que tanto tiempo necesitaba para realizar mis tareas, tambin el tiempo necesario de repasos (De esos que uno hace cuando ya hizo la tareas y evala si estn bien), tambin calcule cuanto de dinero necesitaba para poder solventar mis gastos bsicos, y me di cuenta que el dinero que ganara all era suficiente, claro est que mis noches se tendran que acortar, porque comenzara a trabajar a las 06:00PM.
Despus de hacer tantas evaluaciones, clculos y planes me decid acostar, reposar un poco mi mente y mi cuerpo, cuando estaba a punto de dormir, vi hacia el techo de la habitacin en donde viva, y vi muchas telas de araa, realmente tena que hacer una buena limpieza, luego vi a un lado de mi habitacin, y tambin haban telas de araa, era necesario una limpieza bien hecha, pero despus mi mirada se clavo directamente por la ventanilla que conectaba hacia afuera, era una pequea ventana, que estaba cerca del techo, y desde ah pude ver las estrellas, pude ver la luna, pude ver la luz que en el firmamento se trazaba, era genial, era maravilloso, era incomparable, era como para foto, pero no pude tomarla, nada ms en mi mente la guarde, la archive para mis momentos de inspiracin, no s porqu pero juntamente con esa bella imagen vino a mi memoria el recuerdo de esa bella joven, de esa bella chica, de esa nia hermosa a la cual le tire al suelo todas sus cosas (Esto no era lo que me hacia recordarla), imaginaba su sonrisa, su cabello, imaginaba gran parte de lo sucedido, me senta como flotar, sus ojos, su figura, sus manos, todo realmente era digno de recordar, mientras recordaba todos estos indicios hermosos un suspiro broto de mi, un suspiro, era mi corazn que deca: Amada ma, cuando te volver a ver era increble cmo me comunicaba con mi interior, y de esa manera ca rendido y me dorm
A la maana siguiente hacia el recuento de lo que haba pensado por la noche, esa imagen, no poda irse de m, permaneca aun dentro de mi mente, y no solo eso, sino tambin que el recordarla hacia que mi corazn palpitara extraamente, no saba lo que suceda conmigo pero fuera lo que fuera estaba transformando mi da por completo, la luz que antes los das no irradiaban, ahora lo estaban haciendo, pareca como si a mi alrededor estuviera permanentemente el arcoris, era colores tras colores, era hermoso, sinceramente era hermoso.
Singeringen17 de abril de 2012

Más de Singeringen