TusTextos

Lo que Nunca Te Dije, para mi Papá.

Sé que me escuchas cuando te hablo, pero a veces no es suficiente, nunca te dije lo mucho que te quería, creo que la primera vez que lo hice fue cuando te escribí lo mucho que te quería en ese libro de despedida.

En el tanatorio.

No era consciente a mi corta edad que esa enfermedad se te llevó muy rápido, ni si quiera lloré en tu funeral. No sabía como sentirme, cuando te vi con una sonrisa en la cara tumbado en la cama de aquel hospital ya dormido, pálido y con los labios ligeramente morados, poco antes me dijiste tus últimas palabras, palabras que llevo marcadas a fuego en mi corazón y poco a poco cumplo a rajatabla "No te pelees con tus hermanos". Lo único que hice al verte así fue salir y correr por todo el hospital gritando, no supe como reaccionar, cuando vi a mi abuelo abrazando tu ataúd mientras sonaba la internacional comunista y se te llevaban poco a poco a la eternidad. Te pido perdón, ahora sí que lloro tu pérdida y te echo mucho de menos, recuerdo aún las palabras que decías siempre eso de "Prefiero que me tiren al río antes de que me metan en un nicho"

Si yo hubiera tenido el poder, ahora serías un árbol un roble muy grande y fuerte que me diera sombra en los días de calor, rodeado de flores vivas como te gustaba verlas, adoro la naturaleza, valoro el viento y el cantar de los pájaros me enseñaste que las cosas pequeñas tenían mucho más valor que cualquier otra cosa, todo gracias a ti. Si yo hubiera podido decidir, jamás hubieras acabado en un nicho de cemento, como un mueble viejo en un desván, lleno de polvo. Me siento culpable de no haberte demostrado con palabras como te quería, mi relación contigo era especial, más que con mamá, no es que la quisiera menos, la amaba y la amo tanto como a ti, pero simplemente, siempre prefería estar contigo, adoraba las cosquillas que me hacías y como me despertabas por las mañanas, como llegábamos tarde al cole porque me llevabas a desayunar churros con chocolate, las excursiones al bosque con nuestros perros, cuando me caía de la bici y me animabas a levantarme, como me arropabas en la cama aplastándome con las sábanas metidas bajo el colchón, bueno eso no me gustaba mucho pero ahora lo echo de menos.
Como me cuidabas.
Ahora necesito a alguien como tú, porque he crecido sola y a veces me pierdo como ahora, y mamá bueno, estuvo ocupada durante muchos años consiguiendo sacarnos adelante, sabes como es de luchadora.
Me gustaría abrazarte de nuevo una vez más muy fuerte tan fuerte que jamás pudiera despegarme de ti, aun que tú lo haces lo sé porque siento tu aroma a tabaco negro y a café solo, todas las noches cuando me voy a dormir, sé que me cuidas y que jamás me dejarás sola ni a mí, ni a mamá ni a mis hermanos, porque fuiste y serás siempre el mejor padre del mundo y me da pena no haber podido pasar más tiempo contigo y aprender más de ti.
Se nota tu ausencia física.
Te amo, tu pequeña.
Srtaswallow17 de enero de 2016

2 Recomendaciones

2 Comentarios

  • Voltereta

    Me encanta como escribes, tu escritura siempre está llena de pequeños matices que la hacen distinta.

    Un placer leerte.

    Un saludo.

    17/01/16 08:01

  • Srtaswallow

    El placer es mío, Voltereta, gracias por leerme siempre que leo tus comentarios me sacas una sonrisa , muchas gracias

    17/01/16 09:01

Más de Srtaswallow