TusTextos

No Sé

Quizá he llegado a ese punto de ascensión, donde ya no cabe en mí el odio ni el rencor, camino simple, dejando atrás todo aquello que fue, que no quiso venir conmigo de la mano, aún que yo de vez en cuando intentase atarlo a mí, ponerle las esposas y secuestrarlo en mi jardín, guardarlo en una cabaña de sábanas y no dejarlo salir si antes de irse no me daba un beso.
La necesidad ansiosa de no querer dejarlo ir.
Creo que es algo que desde hace ya un tiempo, empezó a morir en mí, el agua, desborda y yo floto entre la espuma, tibia, acaricia mi piel tan suave como lo haría cualquiera cuando me dejo hacer.
Cuando soy el último pedazo de pastel y todavía no estoy envenenada, como críos se pelean por comerme, y son alérgicos a mí.
El mundo es alérgico a quien lleva el corazón en la mano, pero eres un caramelo a expensas de ser devorado, es algo contraproducente lo sé, pero así es, cuando no te quieren cerca te destruyen, te comen y te vomitan después impregnada en vacío.

Quieren hacerte sin corazón.
Hacerte ir de traición en traición.
Pero es algo que ya no está hecho para mí.
He ganado a todo eso.
Ya no me persiguen a mí.
Y por ahí donde piso nacen flores, enredaderas que trepan por mis rodillas que acarician mis muslos y me visten, cubren todo el oasis de mi piel, y me mecen.
Me dicen que esté tranquila, que nunca más dejarán que arranquen ni una sola rosa más de mi corazón.
Pero al final no tienen que hacerlo ellas por mí
Sino yo.
Ha llegado la hora.
Srtaswallow19 de junio de 2022

Más de Srtaswallow