TusTextos.com

Publicidad Rechazada para Guantes de Jugar al Billar

Se mira un paisaje en tinieblas, apenas, se oye la brisa que arrastra la hierba en el bosque, se percibe la montaña, muy apenas, de tanta oscuridad que la aplasta. Al oriente tiene lugar un río que dócilmente borbotea, se aprecia el contorno pero se pierde el verdor en la negrura de la noche espesa. Entre la flora junto a la rivera, se cierne un antílope que mira al cielo y deja al viento en su animal lenguaje una queja. Entonces tiembla, las aguas vibran, las nubes se mezclan, pelean los árboles contra alguna transparente esencia, las aguas suben, el río se eleva, las aguas invaden al otro elemento que es el viento. De arriba entre las estrellas, baja la luna. Más bien la bajan. La mano temible del creador sostiene en su puño la blanquísima luna que refulge y que aclara la visión del paisaje perfecto. La mano temible del creador viste guantes de jugar al billar. El juego esta dispuesto.
Abrahamsaucedocepeda09 de septiembre de 2010
Archivado en:
publicidad billar creacion

2 Comentarios

  • Vocesdelibertad

    Probablemente lo mismo le sucedió a Moisés en el Éxodo por dudar. Menos mal que este antílope sólo se quejó.
    Muy bueno!

    09/09/10 08:09

  • Abrahamsaucedocepeda

    Jaja, gracias por comentar amiga.
    Gracias por leerme otra vez.
    Un abrazo.

    10/09/10 10:09

Más de Abrahamsaucedocepeda