TusTextos

Muñecas


image host





La abuela guardaba aquellas lúgubres muñecas que fue juntando a manera de colección desde su más tierna infancia. Cuando sus trastornos paranoides arreciaron dejó de peinarles y cuidarles, comenzó con la locura que decirnos que se movían por sí solas, y que en ciertas noches inclusive habían llegado a hablarle, generalmente para ofenderla; ¡Vieja zorra, vamos a destriparte!, exclamó una tarde mientras nos relataba lo que según ella, había acontecido la noche anterior, luego no pudimos sino sólo inyectarle el Diazepam para poder hacer que se tranquilizase, y es que sus alucinaciones iban en aumento y con ello esos ataques de pánico que simple y sencillamente nos dejaban agotados a todos. Me duele admitirlo, pero no puedo seguir así, no soporto esos gritos y chillidos que se escuchan desde su habitación, subiré ahora mismo y le haré ver que esas muñecas no están vivas, que no se mueven, que no hablan...

Abyssos04 de noviembre de 2016

5 Comentarios

  • Norma

    Abyssos. me da miedito, pero esta muy bueno, gracias por seguir por aquì.
    un abrazo

    04/11/16 07:11

  • Polaris

    Siempre especial tu narrativa, emocionante como el primer dia, gracias viejo amigo por compartirla.


    Pol.

    04/11/16 11:11

  • Alumine74

    Cuán poderosa es la mente y más aún cuando sugestión se apodera de ella.

    Me gusta que vuelvas, eres valioso aquí! !

    05/11/16 07:11

  • Mejorana

    Mi querido y admirado Abissos. Escribes maravillosamente bien los temas de terror.
    Tienen duende y misterio y me pregunto si con estos temas expulsas tus miedos o es una manera tuya de defenderte del mundo.
    Siempre te llevaré dentro.

    29/11/16 06:11

  • Mejorana

    Feliz año venidero, Abissos. Te deseo todo lo mejor del mundo.

    29/12/16 10:12

Más de Abyssos