TusTextos

Escalofrío.

Sensación que provoca que la piel se erice, y ya no por frío. Porque todos tendemos a relacionarlo con ese impulso, o igualmente denominado acto reflejo. Sin embargo, no nos paramos a pensar en la idea de que puede ser por esa persona que es capaz de tocarte y conseguir ponerte nerviosa, aparentemente en segundos, o cuando susurran al oído algo que a ti se sube las mil pulsaciones, también posiblemente cuando suena una canción que te remueve el estómago por dentro, o llega un mensaje que te puede partir en dos, empezando por la parte más débil, el pecho. Donde te refugias bajo una coraza inmensa. Por miedo, por fracasos, porque te niegas a que te vuelvan a hacer daño si tú no estás preparada. Entonces, es cuando pasas a convertirte en alguien fuerte, inaccesible, inalcanzable para todos.

¿Y cómo te deshaces de esa coraza que te cubre? ¿Cómo pueden los demás acceder? Tienen que meterse dentro de ti, contigo mejor dicho. Deben de conocer tus miedos y fracasos, todo el caos de persona que eres. Todo aquello que te hace realmente ser débil, todo eso que te obliga a hacerte fuerte para no permitirle a nadie tu propia destrucción.
Somos capaces de tener fe ciega (en el fondo) por esa persona que consigue hacernos confiar y permitiros ceder un poco. Vamos a elegir muy bien quienes serán los que formen parte de nuestro círculo, de nuestra vida. Porque ya nos hemos equivocado innumerables veces.

Personas frágiles, pero de corazones profundos.
Acmartinez0413 de noviembre de 2016

Más de Acmartinez04