TusTextos.com

Siempre Nos Quedará París.

Todos los lunes vuelvo a perderte.
Los lunes nunca hay bares abiertos
donde invitarnos a una cerveza
porque no somos capaces de invitarnos a una vida.

Los lunes nadie despierta con ganas,
y todas las camas se vuelven superficies unilaterales.

Los lunes todo el mundo vuelve a la rutina,
y aquellos amores que luchan diariamente
contra sus kilómetros,
se vuelven a casa sin la mano
que se posa encima de la suya
cuando cambia de marcha mientras conduce.

Los lunes no nos enfadamos,
así que no solemos hacer el amor.

Los lunes son ordenados,
como un montón de sábanas planchadas
y perfectamente dobladas
dentro de un armario que no entiende de locuras.

No hay manifestaciones
ni nadie que proclame a los cuatro vientos
que se ha enamorado de la chica más guapa de su ciudad.

No podría hacerse el día del orgullo gay,
porque a un lunes no le queda bien ningún color.

Los martes nadie escribe poesía.
No hay libros mal apilados
encima de una mesita de noche
que no entiende de horarios para irse a dormir.

No hay luces encendidas pasadas las doce
que te hagan tener esperanza en que igual alguien,
en este momento cualquiera
de un martes insignificante
está burlándose de lo establecido
y ha decidido que es la noche perfecta
para hacer de femme fatale
en el garito más sucio de la capital.

Un martes nadie grita: ¡soy el rey del mundo!
Porque no hay mundos que anden con ganas de ajetreo.

Ni siquiera es día de encontrarse
con tu causa perdida favorita al girar la calle,
porque las piernas más bonitas
están encerradas estudiando ese examen infernal
del que solo pueden avisarte un martes trece.

En el que se te ha roto la barra color carmín,
y no encuentras donde dejaste aquel disco
que él solía tararear mientras
te quitaba la ropa con tanto descaro
que podías correrte solo con imaginar
que verso le sentaba bien a sus modales.

Y sin duda alguna,
sería uno de Bukowski,
aunque no creo que escribiese los martes.

El miércoles es más divertido,
tiene tantas letras que mientras lo escribo,
me da tiempo a pensarte un par de veces.

Y cada vez que te pienso
me dan ganas de hacerte el amor tres veces;
tres por tres dan un nueve,
justo las letras que tiene un miércoles
para perderse entre los cientos de botones
que voy a descoserle a tus camisas.

A ver si pierdes esa fea costumbre de vestirte.

Los miércoles dan clases de salsa
en el local de debajo de tu casa.

Seguramente tus ojos vayan detrás del culo
de alguna mulata
que no se ha percatado de que sus curvas de infarto
me están estropeando el miércoles.

Porque el miércoles
ya tienes que empezar a ser mío.

Los miércoles suelo ver películas
de amores imposibles,
pero nunca las termino,
porque para imposibles bonitos ya estás tú,
y tus cien maneras de dejarlo todo a medias.

Los jueves siempre suena música ochentera,
y alguna prenda con lentejuelas me mira desde el armario.

Los jueves es día de perfume
y de ondas en un pelo rubio.

De ordenar el cajón de la ropa interior
y de hacer planes con tus incertidumbres
que queden en nada
y así poder fingir que nuestras ganas
se han encontrado por sorpresa
en un bar de piernas largas
y versos demasiado cortos.
Simples.
Escuetos.

Los jueves nadie cena en casa,
y el cine está lleno de parejas
que definen el amor con el hecho
de comprar un solo paquete de palomitas
y un vaso de refresco con dos pajitas.

Y puede que sí,
que ese sea el secreto,
dejar de relacionar los latidos con situaciones complejas
y comprender que no hay mejor amor
que aquel en el que dos manos
se encuentran en una butaca de cine
y se entrelazan como si la película o la vida,
tuviese más sentido cuando se rozan sus lunares.

Los jueves nunca son de vaqueros.

Y los viernes llevan tus manías.
Tu camisa azul preferida
y tu reloj parado desde el día
en que te pregunté cuando pensabas volver.

Siempre has sido un cobarde muy guapo.

Los viernes la cerveza sabe diferente,
y puedo invitarte a un cigarro
aunque ninguno de los dos fumemos.

En aquel local todo está permitido,
se llama París
porque todas saben hacer un francés.

Los viernes acabas en casa.

Y me cantas suavito al oído
que bebes rubia la cerveza
para acordarte de mi pelo.

Los viernes duermo sobre tu pecho,
y aprendo a restarle valor a lo que no haces,
para ser capaz de hacerle el amor,
sin miedo,
a todo lo que si que haces.

Todos los viernes te conozco un poco más,
y me confiesas pequeñas manías,
como que eres incapaz de dormir con calcetines
o que no puedes beber café sin comer galletas;
como que siempre has sabido que eras complicado
pero que desde que me conoces,
ni siquiera te entiendes tú.

Los viernes vuelves a enamorarte,
y nuestras ganas de que funcione
se vuelven a reencontrar debajo de las sábanas.

Los sábados despiertas siempre conmigo
y te escucho bostezar.

Me llamas ‘’nena’’
y preparas un desayuno para dos.

Me hablas en la cama
de tus ganas de viajar al sur,
de perderte entre las olas
y hundir los pies en la arena,
y de como el norte sin embargo,
siempre termina ganando,
y te ves atrapado en los mismos lugares de siempre.

Una ciudad que te absorbe
porque no quiere perder
la obra de arte que supones cuando te contoneas
con ese aire de ignorar que tu existencia
llena los locales de faldas dispuestas a elevarse
por mucho menos de lo que me gustaría.

Sábados de celos,
de mentiras piadosas,
de orgasmos.

Los sábados nunca pareces tranquilo.

No hay secretos ni confesiones,
ni manías, ni formas, ni modales.

No hay música que te adormezca los fantasmas,
y mis besos pierden fuerza,
como la cerveza que lleva abierta desde esta mañana.

Los domingos recoges tu camisa azul,
y tartamudeas.

Me miras preocupado,
y me preguntas si estaré bien.

Los domingos nunca vemos películas
ni comemos comida basura.
Ni siquiera hacemos limpieza general.

Los domingos siempre me llevas
hasta el marco de la puerta cogida de la mano,
me besas en la frente y sonríes, inquieto.

Te miro con ojos de domingo
y me susurras al oído
que siempre nos quedará París.
AmparoiglesiasPublicado el 09 de julio de 2015
Archivado en paris

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Indigo

    Le encuentro coherencia e ironía en la evolución sentimental diaria de una pareja.
    Ella, enfática en lo afectivo, e igualmente con fuerza ante la posible infidelidad de él.

    Él, algo despreocupado ante su chica (¿Amparo?) y otras chicas.

    Lenguaje culto, expresivo, de admirable humor.
    Desenfado con inusual belleza envuelve el texto.

    Un placer leerte.
    Besos.

    09/07/15 08:07

  • Amparoiglesias

    Hola Indigo! Cuanto tiempo y que grata sorpresa volver a leerte, en tus escritos y en tus comentarios.

    Si, es solo una forma de mostrar la evolución de una pareja, pero es así porque ella la consiente, es un reflejo del amor cuando se vuelve conformista; encierra ese momento en el que preferimos tener a alguien en una pequeña dosis que no tenerlo en absoluto, y aunque puede sonar poético, lo cierto es que es altamente destructivo e insano, perfecto para encerrar en un relato jajajaja

    El placer siempre será mío.

    Amparo.

    10/07/15 02:07

  • Sandor

    De tanto acostumbrarme a la mala poesía de la prosa diaria semanal en ocho meses ...al leer tu poema me ha vuelto a llegar aquel París de tus primeros versos siendo aún mas nena...del talento enorme que posees..de esas estrofas querida amiga que asoman invisibles hasta para tí..o te sorprenden al releerlas...son muy bonitas..elegantes siempre. Por más lunes que lleven en sus sílabas ..huelen a bendita primavera, Amparo.
    un abrazo.

    15/07/15 07:07

  • Danae

    Me atrajo el título, en primer lugar. Conforme he ido leyendo me ha enganchado su lectura.
    Parte de nuestra realidad asumida se compone meramente de percepciones y ensoñaciones. Creo que sería difícil vivir nuestra semana si no fuera así. En ese sentido, me ha resultado sugestivo y hasta evocador tu poema-semanario.
    Chapeau.
    Un gran abrazo.

    15/07/15 09:07

  • Amparoiglesias

    Muchísimas gracias Carlos, la verdad es que casi que he crecido un poquito en esta página, y mis textos han evolucionado conmigo, aunque en esencia, creo que son los mismos.

    La poesía, aunque a veces sea brusca, porque creo que en ocasiones es necesario un poco de brusquedad para poder alcanzar el matiz exacto, no puede dejar de ser elegante, si lo hace, será otra cosa, pero poesía no. Es imposible.

    Un abrazo.

    Amparo.

    16/07/15 11:07

  • Amparoiglesias

    Muchísimas gracias Danae, al final, por mucho que tratemos de buscar grandes aventuras o estrepitosos romances, lo que de veras se convierte en magia es nuestro día a día si es con quien debe de ser, y si no lo es, que leche, vayamos a por lo que nos gustaría tener, y cuando lo tengamos, escribamos.

    Un abrazo, Amparo.

    16/07/15 11:07

Más de Amparoiglesias