¿dónde Están Los Finales Felices que Nos Prometieron?

Publicado por Andrea97 el 09 de diciembre de 2013.
Por muchos años que pasen la navidad sigue siendo en Diciembre, sigue siendo el último mes del año, sigue siendo el momento de reunirse con todos los familiares y amigos los que quizás no ves desde las navidades anteriores, y sigue siendo el momento del año en el que aun nos podemos permitir ser un poco niños, dejar paso a la esperanza y pedir algunos deseos. Una vez más estoy volviendo a mi ciudad, después de mucho tiempo.
No va a ser el mismo lugar, claro que las calles van a ser las mismas, el río va a seguir pasando por donde siempre lo había hecho, y tu escuela probablemente siga en el mismo sitio que cuando tu aun pedías ver El Rey León a todas horas. Pero no será el mismo lugar, quizás la panadería de abajo ya no esté, quizás haya ahora un complejo de edificios de lujo donde antes estaba el parque en el que tu creciste. Porque el tiempo no espera, cuando te vas, los que se quedan siguen con sus vidas, no pueden pasar sus vidas esperando a alguien que decidió irse por él mismo.
No fue fácil la decisión de marchar, nunca es fácil dejar lo que siempre has hecho, pero supongo que siempre fui una niña que necesitaba salir de aquí, solo necesitaba algo que me empujara a tomar la decisión que siempre había querido escoger.
Ciudad pequeña, más parecida a un pueblo de la cual poder disfrutar de su naturaleza, pero con las suficientes tiendas y lugares de ocio para ser feliz, supongo que no hubiera elegido lugar mejor para que un niño crezca. Pero demasiado pequeña para cambiar el mundo.
Esa frase fue la que me movió, esa frase fue la que tuvo que retumbar mi cabeza durante dos meses para irme. Pero aquí estoy, de vuelta.
Iba a la escuela y me prometían que si estudiaba podría llegar a vivir en una casa como esa de cinco plantas que había en la avenida, cuando veía películas me prometían que todo sería perfecto, que alguien haría todo por mí, cuando me apuntaron a clases de danza todo el que me veía me decía que podría llegar muy lejos, y así con todo. ¿Querían contentarme? ¿Qué querían que pensara del futuro? Pero aun así les entendía, ¿para qué iban a decirle a una niña verdades que no iba a entender? Así que decidí no dejar que nadie hiciera las cosas por mí, pues lo que si me enseñaron a pesar de todos esos cuentos era que se necesitan tres cosas para llegar allá donde tu quieres, valor, esfuerzo y respeto. Si no cambiaba yo lo que a mí me molestaba, ¿quién lo iba a hacer?, una persona que no le gustan los animales no iba a luchar por los perros abandonados por los que yo lloraba y sufría, una persona avariciosa no iba a dar dinero al pobre sentado de la esquina de mi casa, eso tenía que hacerlo yo. Me habían prometido finales felices, pues yo iba a conseguirlos.
Y aun así, aun haber salido a buscarlos, aun estando orgullosa de lo que he podido llegar a hacer, sabiendo que todavía queda mucho, estoy a medio camino de dimitir. Pues en este tiempo, se permiten quitarnos todo, el coche que nos compramos el año pasado, la casa que ya no podemos pagar, y quizás nos quitan hasta la familia, porque el dinero por lástima, puede con todo...
Así que me vuelvo a preguntar como aquella vez, dónde están esos finales felices que nos prometieron?

3 Comentarios

  • Voltereta

    Los finales felices no existen, simplemente los escribimos nosotros para seguir una vida aparentemente envidiable. Algún día naceremos otra vez. tal vez seamos cachorro de perro o quizá de gato y probablemente entonces, pensemos que no hay finales felices ni finales tristes, simplemente una vida mediocre, que los seres vivos no somos capaces de cambiar.

    No es bueno sentirse mono, pero a veces es peor sentirse humano, es una carga que llevamos sobre nosotros desde el eslabón perdido y que quizá va degenerando año tras año.

    Un texto muy interesante, desde mi sencillo punto de vista.

    Un saludo.

    09/12/13 11:12

  • Andrea97

    Muchas gracias:)

    09/12/13 11:12

  • Mateo

    Parece que la navidad nos mueve a recordar todo lo que fue y surgió en nuestras vidas para llegar a ser lo que somos hoy...vivias en tu ciudad pero necesitabas salir pues tú espíritu y tu ganas de vivir te lo pedían...y así lo hiciste...fuiste valiente y te decidiste a luchar por tu vida y por lo que con tu esfuerzo eras capaz de conseguir....y conseguiste mucho pues volver a tu ciudad es un triunfo, devuelven recuerdos y devuelves a tu vida su principio para así poder reflexionar de todo lo vivido y obtenido..son tiempos difíciles y tiempos de reelección y reflexión pero nunca de lamentarnos por lo vivido pues forma parte de nuestro proceso aquí en nuestro mundo....te quitaran lo material ellos se aferran a eso, creen que así nos quitan todo, pero tú forma de ser tu yo mas auténtico no te lo quita nadie, eso es tuyo y sólo tuyo es, ahora también es tiempo de vivir el día, el momento y disfrutar de tu ciudad otra vez, de otra manera y descubrir que ves ahora en ella que no veías antes y quedarte bien..disfrutar una vez más de tu navidad y quien sabe, quizás volver a empezar a luchar allí donde partiste para descubrir que había de más en ti....y fabricar un final feliz o muchos finales felices ...pero crearlos tu...pues tú eres quien decide como acaba y de que forma....y siempre sera feliz....me ha encantado tuvo texto...veo un reflejo "Cuando se es valiente... se es valiente..aunque no te dejen serlo....en mil derrotas hallaras una victoria ..esa es la elección.." de mi vida en el....cada día fabrico un final feliz para comenzar el siguiente con esa paz que ese final me da....gracias por Recordarme que un día fui aquel que también se fue para volver....un saludo cordial y feliz navidad....feliz....final siempre feliz...

    10/12/13 12:12

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Andrea97