Agallas para Elevarse

La alta estima sólo si es recíproca, entonces la calidad de ser culmina y te elevas. Las nubes,sin asperezas, te acogen fervientemente entre sus galeras, en cuyas nucas gruñe el viento para mover sus velas y entonces remas, galopas entre olas puntiagudas que chocan pero no terminan mojándote, sino que empapan, refrescan, te devuelven a tu esponjosa realidad. Y entre algodones sin deshilachar, bien amarrado al centro de la existencia, sin divisar los vértices abruptos ni abismos, presientes que un escalofrío de gusto recorre tu sien. Ese pan crujiente, caliente, inerte, de repente, prende de vida. Su llama aviva los corazones, quema, crema, pero no lame tus heridas, las alcoholiza benévolamente. Adheridas, acogidas, imantadas gasas que amortiguan cualquier posible caída. Piel fina, caramelo, huellas de tus dedos, lava fundida, un cóctel molotov que transforma los sucesos amargos en agallas para poder amarse. No las tienes. En un visto y no visto se expanden, se extienden, se coronan. Un par de alas se sacuden acompasadas, al unísono. La cinta de carrete deja de rebobinar y, sin percatarte, en vilo, pendiendo de un hilo, como un péndulo, la balanza tiende hacia la cara de la moneda en la que te fijaste con sentimiento de aspiración al inicio. Has ganado la apuesta, sólo queda mantener la batalla, lo más difícil. Lo tienes.

28 / junio / 2017

Etiquetas:

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Andreanadal