De Nombre: Sabina.

Publicado por Andreanadal el 09 de julio de 2017.
Sonetos indultados a troche y moche,
exasperados en el epidídimo latente de sus cojones,
esperando a que una ráfaga cazurra de arroz con leche
embista triunfalmente a uno de tus dos corazones.

Acomplejado molino a falta de Don Quijote,
giro invertido que amasa el viento,
atuendo de loco profundo del cogote,
rueda la rueda sin ser suyo el invento.

Ciruelo avistador de hembras en celo,
receloso cazafantasmas del futuro,
paganfantas indignado sin su cachirulo,
coleccionador de tangas de estraperlo.

Camello sin joroba con el agua bajo manga,
abonado a la clandestinidad del iluminado,
no es pájaro ni avión es una ganga,
canguelo del hada sin su amado.

Francotirador del amor de poca monta,
puntilloso y obsesivo en forzar la manivela,
no deja indiferente su celestial impronta,
dios y practicante del que no corre vuela.

Se desliza por los campos secos sin ser espartano,
afán de regar habas y cortar majestuosos sus rabos,
calza más de pierna que de largura de mano,
exterminador de competencias con forma de nabos.

Cabizbajo se prueba con el tiro al blanco,
pájaros multicolores, salen cientos volando,
grafía especular del que escribe y no es manco,
Da Vinci desde ultratumba alucinando.

Sentimiento de estafeta sin su tonto,
más listo que un niño agarrado a una teta,
pasatiempos descifrados de monto y desmonto,
fuegos artificiales de petazeta.

Posición predilecta del kamasutra: en supino,
se acomoda más ducho que largo,
carta blanca after camerino,
deja huella su ausencia y su letargo.

Vocifera tras ser enterrado, a destajo,
los sonetos que hierven bien amarrados
a la olla que evapora su genialidad y desparpajo,
un cascarrabias querido y más que admirado.

Joaquín, más que un hombre,
Ramón, el segundo infiltrado,
Martínez, sabio y tarado,
Sabina, de nombre.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Andreanadal