El Paso Del Tiempo

Publicado por Andreanadal el 18 de julio de 2017.
Discurre la belleza cincuenta metros en 13 años a ralentí. No hay saliente, curva ni circunvalación que la desvíe ni la destrone. Aposentada en su pedestal y enfundada en su acérrimo e inocente embalaje disfruta del paisaje venidero a velocidad constante.

¡Chas! El fiel envoltorio que la recubre se arruga, cual oruga y sus oscilaciones del reptar. Ella afianza su paso. Huye movida por el pavor. Aun así, mantiene la forma. En este estado durante 8 años más. Los rastrojos se divisan todavía bajos en comparación con la altura a la que se encuentra la belleza.

Cuarenta metros recorridos en 25 años. Le cuesta algo más avanzar. Ya son 46 años divagando.

Se oyen murmullos de origen no animal. Vuelve a estallar el sonido del protector. Esta vez la herida es más profunda y la pincha clavada se siente. Tocada y hundida. La belleza se ha hinchado. Quizá uno de esos bichos campesinos con dientes como sables le ha proferido tal estocada.

El cambio repentino es brusco y profuso. Sin embargo,se puede paliar.
¡Mira esa señal! Le cuenta la belleza a su protector. Diez pasos más y toparemos con la habitación que todo lo cura.

Modernas y caras máquinas que endulzaran a la agria belleza y la devolverán a su estado inicial. Sólo hace falta constancia y sudor. Juego de uno. Yo, yo y luego yo, retumba en sus adentros. No sabe aún que necesita al dos.

Esa opción me parece estupenda sólo si es combinable con otras tantas que darán a tu existir más armonía. No en el sentido estético, sino en el espiritual. Te olvidas de la realización a nivel personal. Medítalo. Le habla el ángel que esconde su conciencia. Al que le hace caso omiso.

Transcurren siete meses en 4 años. Medio siglo de aquí para allá. Y es a ese nivel cuando se siente como una larva de nuevo en su capullo. Protegida de habladurías. O eso piensa. Ha conseguido alcanzar el estado de crisálida. Siente que ha resurgido de la nada y que ella es todo. Pero lo que desconoce es que para avivar la llama que podrá iluminar su sonrisa le hace falta algo más que a sí misma. A la belleza le sobra belleza y carece de la esencia que mueve el viento de levante.

¡Cuánto me quiero! Comenta.

Siguiendo su camino se topa con baches y abultamientos que trastocan la doble capa en la que está enfundada. Pero la primera y más interna de ellas está a salvo.

15 años tras aquella elección memorable que la devolvió a su ser ocurre un suceso no prevenible, fruto del azar y la genética, el cual pincha en zona blanda. La segunda capa de pintura destrozada, la primera magullada y a través de una raspadura de la primera que deja ver el fondo ha asomado la cabeza la esperanza.

¡Qué saludo más tibio, esperanza! Afirma la belleza. ¡Con lo que yo he sido! Y ahora no me queda otra que hacerme amiga tuya.

Cogidas de la mano, dejando de lado su principal y pasada finalidad,la conservación a pesar del paso del tiempo, se disponen a cruzar el río. Ya ha gastado 50 años por aquellos derroteros.Buenas lecciones le esperan en el arduo camino que les depara el destino, éste sí, INEXORABLE.

Una vez finalizado mi viaje, desde una dimensión que me hace ver a modo de espectador la primera dimensión y mi azaña en ella,he de decir : el paso del tiempo acecha y remata aunque se quiera eludir. Ahora se hacia dónde canalizar mis energías. He gastado la mayor parte de la que tenía en pensamientos superfluos y la añoro, pues la requiero para cumplir mi nuevo objetivo, del que pretendo salir victoriosa. Comenta la belleza a la esperanza.

Lo pasado, pasado está. Sólo te queda beber del presente y focalizar la energía que te queda en agarrarme fuerte de la mano. Sentencia la esperanza.

Despojada de la envoltura que la oprimía y la guiaba por el sendero de la superficialidad la belleza irradia más belleza que nunca, a pesar del pañuelo que cubre su desnuda cabeza, pues éste luce la misma gama de colores vivos que luce su recién estrenado corazón.

2 Comentarios

  • Sebastiana

    Quizás si nuestros espejos fueran los ojos de las personas que nos quieren, todo cambiaría,ahora mismo, pasa un momento,cuanto más conscientes seamos, antes valoramos,por eso totalmente de acuerdo con tu reflexión, vivir lo que somos en cada momento, debiera ser religión.Saludos desde lanzarote.

    18/07/17 09:07

  • Andreanadal

    Sabias palabras Sebastiana.
    Gracias por leerme y dejarme tu opinión.
    Un saludo desde Orihuela, Alicante!!!

    18/07/17 11:07

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Andreanadal