TusTextos.com

En la Boca Del Lobo

Una diosa blanca atravesó el río que teníamos como frontera natural, trayéndonos amor, miseria, ilusión, dolor, placer, deseo y pasión, mató a nuestro líder atacando en su corazón, destruyó y reformó nuestro credo, tomó nuestros recursos para sus necesidades, pero luchamos fuerte, y luchamos bien, fuera de las planicies, en batallas a distancia, sus tropas mandamos al infierno, pero eran demasiados para ser ciertos ... ¿Algún día seremos libres y a ella conquistaremos?
Avanzamos a través de polvaredas y desiertos, moviendonos rapidos en sus planicies, cazando a sus soldados en guardias nocturnas, entre textos, llamadas, fotos, deseos, fantasias, ilusiones y promesas, ganandole en su propio juego, luchando contra ella por nuestra libertad, con la orden a mujeres, niños y cobardes a atacar.
Por las puertas doradas y calientes del infierno, haciendo y allanando el camino hacia tu capital, tu corazón, nuestro cielo, rompiendo la resistencia de tus líneas atrincheradas por todo el camino.
Después de largos meses y semanas de entrenamiento táctico, estratégico y militar, preparándonos para la mayor resistencia emocional, que se nos pueda presentar, estamos listos para atacar, y por fin, llega el día del inicio de la gran operación.
Los primeros soldados que llegan a la costa son victoriosos con un largo y apasionado abrazo, recibimos resistencia que masacra a varios de nuestros camaradas, hasta salir victoriosos en la primera batalla con un beso que marca tu rendición.
Estamos luchando juntos al alba, entre besos y caricias, gemidos, llantos y celos, mientras el campo de batalla se calienta como el infierno, nuestras tropas son obligadas a abandonar el material bélico, desnudos luchar y resistir, a conquistar el corazón del otro antes que el nuestro arda, sirviendo en el infierno y deseando llegar al cielo, con cara gemido, "no pares", "porfavor", "te amo" la victoria está más cerca.
Nuestras ordenes son fáciles, matar o ser matados, a pesar de eso, mucha sangre fue derramada por ambos bandos, donde el amor, los sentimientos, la pasión y la religión hacen la guerra, donde la diosa más inocente es la demonia más perversa y el poeta mas dulce la bestia expansionista determinada a conquistar todo, dos leyendas luchando en cada batalla, entre verdades y mentiras destapadas, derrotas y victorias, la gloria eterna de la conquista de la nueva Europa me espera.
Tu me vencerás, pero yo a ti también, si me enamoras yo te conquistaré, y mientras te preparas para el siguiente combate sabes que en esta guerra simplemente no hay vuelta atrás.
Suena el silbato y la carga empieza, en el campo de batalla nadie gana, con un fuerte olor de pólvora, sudor, aliento de besos y de tu cuerpo, me acerco a una muerte segura, a la boca de la loba, a su cuello, a sus pechos y a su entrepierna.
Los dos bandos sudan y con miedo atacan, mientras se oyen las explosiones de nuestros gemidos desde lo mas profundo de nuestros deseos, y mientras ella contraataca conmigo, mis sonidos de placer y dolor al ver mis compañeros rendirse y caer, intento esquivar los cadáveres del suelo y resistir a tu boca y a tu placer, pero cada vez tu ataque es más feroz,
estoy tan cerca... y a la vez tan lejos,
que no se si para otro día pelear viviremos.
Nos abrazamos desnudos y estamos lo bastante cerca para luchar, y veo que tu me tienes posicionado y en la mira, yo te disparo y tu artillería también, con una ráfaga de balas y sentimientos en mi cien, estoy tendido y sangrando en el suelo, con el cuerpo anestesiado y la garganta seca, siento como mi alma se me escapa, tirado solo en medio de una masacre, pero sin una sola lagrima que se me escape.
Luchamos en la colina temprano al día siguiente, con un frío constante en mí interior, un sabotaje que me hace perder la moral, y me hace cuestionarme el porque luchar si has tenido razón todo este tiempo, desertores y traidores entre mis propias filas que me hacen perder la fe en la victoria. Miré al cielo lucido y hermoso por ultima vez, puede ser la ultima vez que esté así, entre sabotajes, desertores, inseguridades y traidores se desmorona lentamente el cielo, una meta de llegar a su alma, lentamente destrozada por traidores a su propia patria que hacen perder mi fe.
Ahora, extraño sus ojos, quienes ahora son un misterio, con un silencio suyo tan fuerte que mi ejercito se desbanda lentamente.
Amanece el día siguiente, todo se ha ido, la guerra está apunto de acabar, y estamos perdiendo, su táctica es silenciosa, rapida, contundente y efectiva, me he traicionado, todos mis camaradas han desertados menos mi voluntad de ser, ahora sé que es tener ojos, porqué he estado ciego y hasta ahora no los había usado para verte a ti.
Si quiero ganar la guerra, y abrazar la victoria, necesito acabar con esta insurrección, con estos traidores que llamo inseguridades, tengo que estar determinado y con mis tropas unidas para poder hacer frente, remontar, y abrazar la victoria... Abrazándote a ti una vez más.
Y mis generales reunieron a sus masas, para cazar a mis brujas en sus misas negras de miedos e inseguridades, mentes cuerdas y seguras que planean una brutal resistencia como hechiceros para destruirte y construirte, una guerra civil y una guerra contra ti, en los campos los cadáveres arden mientras las maquinas de guerras avanzan a nuestra defensa, muerte y amor, amor y muerte.
Mis políticos se esconden, a pesar que ellos me animaron a ir a esta guerra, el tiempo dirá que fue una decisión excelente, ir a esta guerra por diversión, amor y placer.
Ahora que mi frente está unido, y he logrado atravesar el río que nos separaba, se que estoy de vuelta en combate, listo para volver a la boca del lobo, a ser victorioso de tu victoria, de satisfacerte, de ser felices juntos.
Ahora toca remontar, a reconquistar tus tierras tomadas por nosotros anteriormente, al borde de tu capital, en un ascedio casi efectivo, determinados a luchar contra todos, mientras hablo conmigo mismo por las noches porque no puedo olvidar cuando te forzaba a capitular entre tu entrepierna, y tus lentos e intensos gemidos, es un recuerdo que va de lado a lado de mi mente detrás de mis cigarrillos. Aunque el mensaje que me mandes a mis ojos es un "déjame en paz, quiero volverlo a hacer".
Si descubro de vuelta en mi camino cual fue el secreto para tenerte vencida entre mis labios, te lo serviré a ti. Se que mis peticiones de amor, deseo, pasión y querer volverte a ver no son de tu agrado, pero del mio si. Y la sensación que me mandan mis huesos es un "déjala en paz".
Quiero llegar a la victoria, a tu entrepierna de nuevo, a tus besos lentos, dulces y calientes, a tu cuello, a tus gemidos suaves, fuertes, y tu cintura que temblaba conmigo... Quiero volver a vencer, y quiero ser vencido otra vez por tus labios, tu lengua, tu cuerpo desnudo a la media noche sudando con el mio. La pregunta és... ¿Deseas lo mismo tu también esta vez? Porque yo deseo meterme a la boca del lobo una, y otra, y otra vez, hasta ser devorado.

Andresmb26 de junio de 2020

Más de Andresmb