¿quÉ es un LÍder?

Publicado por Angelicapaola el 26 de mayo de 2016.
¿QUÉ ES UN LÍDER?

¿Qué es un líder?
El líder es una persona quien puede influir en los demás, es la referencia que se puede obtener en un grupo ya sea de alguna actividad o de un trabajo.
Es la persona que tiene más valor dentro del grupo, además ese líder puede ser el jefe de ese grupo o simplemente sin ser líder de la misma la cual no se toma en cuenta la posición jerárquica.
El líder sin formar parte de la posición jerárquica puede tomar la autoridad moral dentro del grupo que pertenece. Los miembros del grupo pueden darle confianza al líder que está enfrente de ellos la cual lo que más les convence al grupo es que tiene la habilidad de poder manejar un grupo de personas. Consigue que los integrantes den su mayor esfuerzo al realizar alguna actividad así como aportar lo mejor de sí mismo para lograr los objetivos propuestos.
Este líder tiene la capacidad para gestionar al equipo así como tener una visión de futuro, mira los objetivos muy ambiciosos.
En las metas se plantea de una manera que se puedan obtener mejores resultados tanto para la empresa así como para cada miembro, es un líder que no se preocupa por el mismo sino lo ve por todos los demás que forman parte de una institución u organización.
Una persona que tuviera una gran visión de futuro pero que careciese de capacidad de ejecución podría ser un buen estratega, pero nunca un líder.
Para ser líder hay que tener unas cualidades personales muy sobresalientes que no todo el mundo posee. Algunas personas poseen esas cualidades de manera innata, aunque también se pueden adquirir a través del aprendizaje y de la experiencia.
¿El líder nace o se hace?
Se dice que hay líderes que nacen con capacidades innatas y hay otros que se van formando en su desarrollo profesional. Las habilidades innatas favorecen el desarrollo del líder, y las de formación son las que van adquiriendo y la experiencia que va acumulando.
Las técnicas para el liderazgo son: las de toma de decisiones, de conducción de equipos, de motivación, de comunicación, etc. que el líder tiene que conocer y dominar. Para poder fomentar el liderazgo se debe de acudir a seminarios y leer libros acerca del liderazgo.
Se recomienda conseguir un feed-back del grupo para ver qué se está haciendo bien y donde hay que mejorar esto para ir asumiendo responsabilidades, tomando decisiones, solucionando problemas, haciendo frente a situaciones difíciles, permitirá ir forjando a un auténtico líder.
Para esto se dice que no es bueno "súper proteger" a las personas en su desarrollo humano y profesional. Es importante que desde pequeño vayan conociendo el valor del esfuerzo, que se vayan enfrentando a ciertas "dificultades", que aprendan a desenvolverse por la vida.
Menciona un ejemplo que el líder de una empresa puede jugar un papel secundario en un club de tenis en donde sea socio si sus conocimientos de este deporte, de cómo funciona su entorno entre otras, es limitado.
Los subordinados entienden que el líder no tiene por qué conocer hasta el último detalle de cada asunto (para eso están los expertos), pero sí esperan de él un conocimiento suficientemente sólido.
Visión de futuro
Es un mundo donde hay muchos cambios en la cual muchas empresas se les hace difícil adaptarse al cambio la cual un líder tiene la habilidad de adelantarse a los acontecimientos. El líder se caracteriza por esta capacidad de "ir por delante", de prever los movimientos del sector. Ello le permite ir tomando las medidas oportunas para que la empresa se encuentre siempre en primera línea. Al líder le preocupa a corto plazo de la empresa y muy especialmente, del largo plazo. El líder defiende el futuro ya que conlleva objetivos difíciles pero alcanzables.
La idea de futuro fuera meramente utópica nos encontraríamos ante un lunático, no ante un líder. La visión de futuro es lo que distingue a un líder de un simple buen gestor, es capaz de conseguir que los empleados trabajen eficientemente, que se encuentren motivados, que alcance los resultados propuestos, pero le falta esa visión estratégica que es básica para asegurar la supervivencia de la empresa.
Liderazgo en cualquier puesto de trabajo
La jerarquía puede dar poder, pero la autoridad moral sólo se consigue con el liderazgo ya que gracias a la habilidad que tiene se puede lograr la confianza del grupo para que le logra un buen ambiente de trabajo. Se puede diferenciar dos partes muy importantes que son el jefe y el líder en la cual el primero goza de un nivel jerárquico mientras que el líder goza de una autoridad moral, se dice que el jefe podrá dar órdenes que serán acatadas y cumplidas por miedo a posibles sanciones disciplinarias, mientras que el líder no dará órdenes, pero sus indicaciones, sus opiniones, sus planteamientos, serán aceptados por el resto de la organización.
En cada nivel de la organización el líder tiene la capacidad de movilizar al equipo, de alcanzar los objetivos, de tomar decisiones, de conseguir resultados, de ser la referencia del grupo. Una de las responsabilidades del líder de una empresa es promover este espíritu de liderazgo en todos los niveles de la organización con la finalidad de lograr los objetivos que se proponen.
Un líder que no consigue contagiar su entusiasmo, fomentar sus valores y su modo de trabajar es un líder que en cierto modo ha fracasado. Además, el líder tiene la obligación de ir formando nuevos líderes entre sus colaboradores con vista a que el día de mañana pueda sustituirle.
Liderazgo en la propia vida
El líder suele actuar con el mismo nivel de auto exigencia, de búsqueda de la excelencia y de comportamiento ético en todos sus ámbitos de actuación ya se en el ámbito profesional, familiar o personal.
Los principios de actuación que aplica en el trabajo que son la honestidad, dedicación, innovación, decisión, preocupación por las personas entre otras debe aplicarlos en la vida ordinaria. Menciona que una persona pueda desarrollarse en todos sus ámbitos y no dejar que el profesional lo termine absorbiendo todo es fundamental aprovechar el tiempo al máximo en la cual los días pasan rápido y cada día cuenta: un día que no se aproveche es un día perdido en la cual se debe aprovechar el tiempo al máximo ejerciéndolo a lo largo de toda la vida.
Para vivir el tiempo se necesita de planificación ya que en la vida diaria se presentan infinidad de cosas de tal manera que deben de ser muy organizados para lograrlos aprovechando el tiempo sin perderse de ninguna actividad que le pueda ocasionar una consecuencia negativa tomando en cuenta que se debe distinguir qué es lo realmente importante, aquello que demanda su atención, y qué no lo es.
Se debe señalar aquellas actuaciones que uno debe realizar, fijar los objetivos que se quieren conseguir a lo largo de la semana posteriormente al final de la semana evalué en que medida ha cumplido los objetivos propuestos y en qué medida estos le permiten avanzar hacia su meta final. Los objetivos semanales que no hubiera cumplido tratarán de hacerlo en la semana siguiente, realizando un esfuerzo adicional.
El líder debe delimitar el trabajo en organizar sus actividades fomentando el ejercicio con el fin de tener una mejor salud realizándolo con su familia. En ocasiones muchos directivos presumen de estar todo el día en la oficina probablemente que estén perdiendo el tiempo y además de que están desatendiendo a su familia, a sus amigos y a sus propias inquietudes personales.
Características básicas del Líder
El líder debe poseer todas estas cualidades básicas, lógicamente unas más que otras, pero todas ellas deben estar presentes. La ausencia de alguna de ellas dificultaría ejercer un auténtico liderazgo.
Cualidades básicas:
Visionario: el líder se caracteriza por su visión a largo plazo, por adelantarse a los acontecimientos, por anticipar los problemas y detectar oportunidades mucho antes que los demás.
El líder no se contenta con lo que hay, es una persona inconformista, creativa, que le gusta ir por delante.
Persona de acción: el líder no sólo fija unos objetivos exigentes sino que lucha denodadamente por alcanzarlos, sin rendirse, con enorme persistencia, lo que en última instancia constituye la clave de su éxito. El líder no se contenta con soñar, el líder quiere resultados.
Brillante: el líder sobresale sobre el resto del equipo, bien por su inteligencia, bien por su espíritu combativo, bien por la claridad de sus planteamientos, etc., o probablemente por una combinación de todo lo anterior.
Coraje: el líder no se amilana ante las dificultades; las metas que propone son difíciles, hay que salvar muchos obstáculos, hay que convencer a mucha gente, pero el líder no se desalienta, está tan convencido de la importancia de las mismas que luchará por ellas, superando aquellos obstáculos que vayan surgiendo.
El líder es una persona compresiva, pero no una persona blanda: El líder no puede abusar del "ordeno y mando" ya que resulta imposible motivar a un equipo a base de autoritarismo, pero debe ser capaz de aplicar su autoridad sin temblarle el pulso en aquellas ocasiones que lo requieran.
-Exigente: con sus empleados, pero también, y muy especialmente, consigo mismo. La lucha por unas metas difíciles requiere un nivel de excelencia en el trabajo que tan sólo se consigue con un alto nivel de exigencia.
Si el líder fuera exigente con sus empleados pero no consigo mismo no sería un líder, sería un déspota que pondría a toda la organización en su contra.
Carismático: si además de las características anteriores, el líder es una persona carismática, nos encontraríamos ante un líder completo.
El carisma es una habilidad natural para seducir y atraer a las personas, es auténtico magnetismo personal. El carisma permite ganarse al equipo, que se siente atraído por su líder.
Características complementarias del líder
Aquellas otras características del líder, asimismo importantes, que permiten fortalecer su papel.
Trabajador: el líder debe mostrar una gran dedicación al trabajo, debe predicar con el ejemplo, trabajar duro, que el grupo vea que está volcado con la empresa. El entusiasmo, la energía, la ilusión que exige el liderazgo sólo se consigue con una vida intensa, entretenida, variada. El líder es una persona que sabe disfrutar de los placeres de la vida.
• Perseverante: las metas que fija el líder son difíciles de alcanzar y tan sólo con un esfuerzo sostenido se pueden lograr.
• Flexible: las circunstancias son cambiantes, lo que hoy vale puede que no valga mañana, los colaboradores tienen sus propios criterios y en ocasiones pueden ser más acertados que los del líder.
• Autodominio: el líder es el referente del equipo, debe ser capaz de controlar sus emociones, especialmente en los momentos delicados; no puede mostrar su abatimiento ante un suceso negativo.
Determina en gran medida el estado de ánimo de la organización ya que si el líder se muestra optimista, animado, con energía, la plantilla se contagiará de este estado. Si por el contrario, se muestra pesimista, desanimado, preocupado, el ánimo de la organización se hundirá.
• Prudente: aunque el líder sea una persona que asume riesgos, no por ello deja de ser prudente.
• Realista: el líder está siempre con los pies en el suelo, sabe compaginar su visión del largo plazo con el día a día, conoce las dificultades que conllevan sus objetivos, el esfuerzo que exige a los empleados. También conoce sus propias limitaciones.
• Justo: el líder debe ser (y parecer) una persona justa, tanto en la exigencia como en el reconocimiento, y debe preocuparse porque la organización así lo perciba.
• Humilde: la humildad implica reconocer las propias limitaciones, saber escuchar y pedir consejos, reconocer los errores que uno comete y los aciertos de los demás. La humildad no es síntoma de debilidad, sino de persona realista, con los pies en la tierra. La humildad ayuda a ganar el respeto del equipo.
• Generoso: la generosidad es fundamental en todo líder. Los empleados han depositado en él su confianza, pero además de interesarles el futuro de la empresa, les preocupa su situación personal.
• Culto: El líder debe preocuparse por desarrollarse personalmente, por alcanzar un elevado nivel cultural.
• Inquieto: el líder es una persona inconformista, que le gusta indagar, aprender de la gente. Esta inquietud le lleva a estar permanentemente investigando nuevas alternativa, a ir por delante del resto.
• Optimista: el optimismo es contagioso, se expande al resto de la organización. El optimista es una persona que no teme las dificultades, que ve los obstáculos perfectamente superables
El antilíder
Las cualidades del antilíder.
• Soberbio: se cree en posesión de la verdad, no escucha, no pide consejos, no acepta otros puntos de vista, no sabe reconocer sus errores, no reconoce sus propias limitaciones.
• Incumplidor: promete y no cumple, su equipo se esfuerza esperando conseguir la recompensa prometida y ésta no se produce.
• Temeroso: es una persona que se siente insegura, lo que le lleva a ser extremadamente celosa de su parcela de poder.
• Apagado: un líder apagado difícilmente va a ser capaz de generar entusiasmo en su equipo.
• Rehuye el riesgo: el líder debe luchar por unos objetivos, unas metas difícilmente alcanzables; esto le obliga a transitar por caminos desconocidos, a asumir riesgos.
Líder carismático
El carisma se puede definir como una facilidad innata de hacerse querer, es un poder de atracción, es puro magnetismo personal. Tiene un fundamento esencialmente genético:
Unos (pocos) nacen con carisma y otros (la mayoría) no.
El líder carismático genera admiración, permite unir el grupo alrededor del líder y suele ser también un gran comunicador, tiene un poder natural de persuasión.
Persona de acción
El líder es ante todo una persona de acción, una vez que ha fijado los objetivos luchará con denuedo hasta conseguirlos. El valor de su aportación sería limitado. Su función sería más bien la de un asesor, pero nunca la de un líder. La filosofía que preside el modo de actuar del líder es que no vale simplemente con estar ocupado sino que hay que obtener resultados.
El líder es una persona de coraje, no se amilana ante los obstáculos, va a exigir a su equipo que funcione de forma similar, prefiere que sus colabores tomen decisiones, aunque se equivoquen, se rodea de gente de acción, personas con ganas de hacer cosas y fomenta en la empresa una cultura orientada a la acción.
Aceptar el cambio
Cualquier empresa estar en un estado de alerta permanente.
Este escenario de continua transformación exige a la organización estar abierta al cambio, a la adaptación y la inestabilidad suele generar ansiedad.
El líder trata continuamente de anticipar los posibles escenarios futuros, tomando las medidas oportunas para estar preparados.
Correr riesgos
El líder es consciente de que en ocasiones hay que asumir riesgos, asume este riesgo, sabiendo que puede ganar o perder.
Lo fundamental en situaciones de este tipo es:
Demostrar a la organización que el líder es una persona de coraje que no se esconde ante el riego y que sabe dar un paso adelante cuando es necesario.
Cuando se corren riesgos no son decisiones caprichosas, no se basan en meras corazonadas del líder, sino que son decisiones estudiadas, consultadas con su equipo y que se toman porque no tomar ninguna decisión implicaría correr un riesgo todavía mayor.


Aprendizaje
El líder es una persona que se preocupa por su formación, por estar al día, por conocer a fondo su negocio, por estar al tanto de las últimas técnicas de dirección.
Cuando el líder se enfrenta a un problema comienza por informarse a fondo, por conocerlo en profundidad, el líder favorecerá una cultura que fomente la formación, facilitando aquella ayuda que sea posible: organizando cursos, concediendo ayudas, valorando la formación del empleado en su avance profesional.
Tomar decisiones
El líder es una persona que no duda a la hora de tomar decisiones:
Sabe cuándo ha llegado el momento de tomar una decisión sus decisiones están meditadas, tras un ejercicio de profunda reflexión.
El líder sabe tomar decisiones en situaciones de incertidumbre, no se demora en la toma de decisiones, pero tampoco se precipita y el líder no participa en un concurso de popularidad.
Por último, señalar que el líder no es sólo una persona que toma decisiones, sino que elige como colaboradores personas que también saben tomarlas.
Modo de actuar
El liderazgo de cada persona es diferente, no hay dos estilos iguales.
El líder no se puede limitar a tratar de copiar el modo de actuar de otra persona de éxito reconocido. Cada líder es diferente y ejerce su liderazgo de manera particular.
Hay que tener en cuenta que no se puede complacer a todo el mundo todo el tiempo. El líder que no quiere molestar a nadie puede terminar no adoptando medidas necesarias para la empresa, de modo que al final terminará molestando a todo el mundo y un líder debe ser capaz de cuestionar cuando sea necesario incluso a su jefe.


Autoridad versus persuasión
En la mayoría de las ocasiones es liderazgo se debería basar en la persuasión: convencer a los subordinados de que hay que actuar de tal manera. El líder debe ser un auténtico experto en el arte de persuadir, debe ser una persona realmente convincente. Recibir una orden es muy poco motivador. El empleado se limitará probablemente a cumplirla y poco más el uso abusivo de la autoridad crea un ambiente de tensión que afecta a la integración de la plantilla con la empresa.
Empleo del miedo
El empleo del miedo permite a la empresa a veces obtener muy buenos resultados en el corto plazo, pero esta situación no es mantenerle en el tiempo.
El empleo del miedo que haga la dirección se terminará transmitiendo hacia abajo, afectando a todos los niveles de la empresa y también puede llevar a ocultar los problemas por temor a la reacción del jefe. Cuando por fin salen a la luz puede ser ya demasiado tarde.
Entorno laboral
Una cultura en la que la dedicación y el buen hacer sea la base de la carrera profesional, donde no se admitan favoritismos y donde las normas éticas sean la regla básica de actuación. Se aceptará y se comprenderá el error, pero se será intransigente con los comportamientos inmorales.
En definitiva, el empleado es el gran activo de la empresa y hay que apoyarlo. Hay que favorecer su desarrollo profesional y humano dentro de la empresa.
Comunicación
Entre las cualidades del líder suele destacar el ser un buen comunicador.
Es esencial para vender su "visión", para convencer, para ganar adeptos a su proyecto. El líder debe preocuparse por conseguir establecer en toda la organización un clima favorable a la comunicación.
La comunicación tiene que fluir de manera descendente, pero también de manera ascendente y horizontal entre los distintos departamentos.
Se debe favorecer la comunicación veraz dentro de la empresa, evitar que ésta se maquille.
Pequeños detalles
Toma decisiones tras un análisis riguroso en el que no da nada por sentado. El prestar atención a los pequeños detalles minimiza el riego de equivocarse.
Un pequeño detalle puede que no tenga importancia, pero la suma de muchos sí que la puede tener. Para alcanzar la excelencia en las cosas grandes hay que empezar por preocuparse de las pequeñas. El líder debe generar en la organización una preocupación por los pequeños detalles.
Trabajo en equipo
El éxito del líder depende en gran medida de rodearse de un buen equipo, de gente especialmente competente. El líder tiene la suficiente seguridad en sí mismo que no teme rodearse de gente muy brillante, no teme que alguien le pueda hacer sombra.
El líder se preocupará de su equipo, de su desarrollo profesional, de su aprendizaje, de su futuro.

Conflictos dentro del equipo
El líder es consciente de que en las reuniones del equipo directivo pueden surgir situaciones tensas, discusiones acaloradas. El líder tiene que estar muy pendiente de los pequeños detalles, ya que en ocasiones las diferencias entre los miembros del equipo apenas son perceptibles, pero debajo de las apariencias se esconden, a veces, auténticos enfrentamientos soterrados.
Indicar que si algún miembro del equipo es manifiestamente díscolo, el líder deberá apartarlo del mismo.
Relación con los empleados
El líder, además de la autoridad jerárquica, tiene sobre todo una gran autoridad moral, que se basa en el reconocimiento que le dispensan los demás miembros de la organización. Fijar las reglas del juego: el líder tiene que dejar muy claro qué es lo que espera de su gente y qué pueden esperar ellos a cambio (hay que evitar malos entendidos).
Es líder escuchará atentamente a todo aquel que quiera comentarle algo.
• Respetuoso: el líder tratará a sus subordinados con máximo respeto. El tener autoridad sobre ellos, el ser enormemente exigente, no tiene que ir reñido con un trato educado.
• Amable: el líder se preocupará por establecer unas relaciones cálidas y humanas con sus empleados, rechazando esas frialdades tan habituales en muchos altos directivos.
• Compasivo: el líder se mostrará comprensivo cuando el error de un subordinado no se ha debido a mala fe, cuando a pesar de haber actuado de manera responsable no ha obtenido los resultados demandados.
Motivación
La motivación consiste en elevar la predisposición de los empleados para luchar por las metas fijadas.
Un grupo motivado dará lo mejor de sí mismo.
El líder es consciente de que si exige a su gente una dedicación sobresaliente tiene que compensarles y el líder debe utilizar diversos mecanismos de motivación.
La motivación se tiene que cuidar en todos los niveles de la empresa y no únicamente en los niveles altos de la organización.
Fijar metas
El líder consensuará con su equipo los objetivos de la empresa a largo plazo.
Hay que ser muy selectivo en la selección de estos objetivos. Deben ser difíciles, muy exigentes, pero deben ser realistas y alcanzables.
Una vez definidos estos objetivos a largo plazo, se establecerán metas menores a corto plazo, estas metas menores conducen hacia la consecución de los objetivos a largo.
La autonomía favorece que los empleados asuman responsabilidades, tomen decisiones y respondan de sus resultados y fomenta la creatividad.
Hay que dar a los departamentos los medios necesarios para poder cumplir sus objetivos.


Descentralización
El liderazgo exige lograr una visión común, que sea compartida por toda la organización.
Todo el grupo debe conocer muy bien cuáles son las metas fijadas para que la descentralización no sea incompatible con una cultura común en toda la organización, el líder debe fomentar la comunicación en todas las direcciones.
Tiene que fomentar que los empleados se conozcan, que no existan departamentos estancos y tiene que conseguir que el grupo comparta valores comunes.
Sistemas de medición
Los sistemas de medición permiten saber en qué aspectos se avanza y en que otros hay que redoblar los esfuerzos.
En definitiva, cuando se establecen metas hay que cuantificarlas, hay que ponerle números al desempeño, hay que ver en qué medida la empresa avanza o no en la consecución de las mismas. Medir el rendimiento de una actividad puede ser un asunto complejo ya que puede haber diversos matices
Los indicadores de desempeño que se vayan a utilizar deberían haber sido discutidos y consensuados con los departamentos que se vayan a ver afectados.
Premios
En toda organización es importante premiar el logro, la creatividad, la innovación, la dedicación.
El premio, como reconocimiento al trabajo bien hecho, cumple tres funciones:
• Reconocimiento: si alguien ha realizado un trabajo destacado es justo que se le premie.
• Motivación: los empleados tratarán de dar lo mejor de sí mismo con el fin de alcanzar este premio.
• Justo: hay que premiar a quien realmente lo merece. Los empleados tienen que ver que se conceden de manera objetiva, que no hay favoritismo.


Crisis
El éxito de una organización en momentos de crisis va a depender principalmente de contar con un equipo unido, competente, preparado, capaz de hacer frente a la situación. Una de las principales obligaciones del líder es rodearse de un equipo de primer nivel, que sepa reaccionar en momentos de dificultad.
El líder debe mantener la calma y proyectar una imagen de serenidad, lo que contribuirá a que la organización se tranquilice y pueda actuar de manera más eficiente. Si la dirección oculta información y posteriormente ésta sale a la luz, el equipo directivo perderá inmediatamente toda credibilidad
Dificultades del líder
Entre los peligros que acechan al líder y que pueden determinar que su influencia sobre la empresa pueda llegar a ser negativa, podemos señalar los siguientes:
• Endiosamiento: todo líder debe tener un nivel de autoconfianza elevado, pero sin llegar a caer en el endiosamiento.
El líder se hace distante, prepotente, avasallador, y la organización comienza a perderle su estima.
Es frecuente la siguiente paradoja:
Los líderes más destacados, aquellos con más motivos para estar endiosados, son precisamente los que menos lo están, mientras que aquellos otros con apenas méritos son los que más.
Cuando una actividad se hace rutinaria pierde su atractivo inicial, aquel sentido de "aventura" que tanto ilusionó en su momento y que le llevó a ver su trabajo como un auténtico desafío.
Herencia
Este deseo del líder puede responder a diversos motivos:
• Necesidad de satisfacer su ego. Si ésta fuera la única razón respondería a una concepción del liderazgo muy pobre y limitada.


Para alcanzar este objetivo el líder debe:
• Preocuparse por crear una cultura y un sistema de trabajo dentro de la organización que le sobreviva. Para ello tiene que conseguir que su forma de trabajar, su búsqueda de la excelencia, vaya calando en todos los niveles.



BIBLIOGRAFIA

http://www.liderazgoymercadeo.com

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Angelicapaola