TusTextos.com

Necrología

Siento una avalancha a veces.
Creces, ves que sientes, lo parece
Nieve,
retuércete,
duele.

¡Cómo entristece tanto
esto que ennegrece!

¡Cómo repele tanto
mi alma cuando duerme!

Grita
¡Grita!
Silencio.
Tiritas
Sentencio
Agitas tu pena en este mar de condenas.
Presencio mi cuerpo agotado, hablando en vano.

Cantabas
A ratos escribías
¿Se llenaba el alma?
Con tantas balas,
tantas putadas,
tantas cagadas,
¿se llenaba el alma?
AMABAS.

¡Cómo enloquece
esto que desvanece!

¡Cómo arde
esto que guardé
aquella tarde
tratando de encontrarme!

Y ya es tarde
todos mis lastres
ataron mis pies.
Mis pies,
Cobardes,
los mismos
que al levantarse
provocaron sismos
y al inmovilizarse
me vi en el abismo.
Morimos
Escogimos
(entre gemidos)
(asalvajados)
Caminos crudos.
Perdidos.

No hay caminante.
Y como dijo Dante
"No he muerto y,
aun así,
perdí
el aliento del vivir."
30 de septiembre de 2018

Más de Anna22