Huida

Publicado por Beatrix el 10 de noviembre de 2017.
Toco cada parte de sus engranajes, y aunque intentó mover las manecillas, su intento fue en vano. Se habían quedado paralizadas, como si una extraña fuerza las hubiera obligado a ello.

Dio un pequeño suspiro, y se detuvo a contemplar ese ejemplar de madera robusta,donde se podía apreciar su mecanismo. En la parte de abajo observo los cilindros bañados en oro  que conformaban los pesos.Esos pesos le recordó a su prometido, un hombre de buena familia, educado y obsesivo con los pequeños detalles.

Durante su noviazgo, tentó a la pasión. Él tomo su rostro y  rozo sus labios con los suyos. Fue algo meditado. Ella no se pronunció, esbozo una leve sonrisa y no dijo ni una sola palabra.
Era un simple beso, un intercambio de fluidos que ella vomitaba cada noche, en la oscuridad más apacible.A veces deseaba ver como su cuerpo estallaba en mil pedazos, mientras de su boca salían mil gusanos que le devoraban sin piedad. Pero solo era un sueño, debía seguir fingiendo por el bien su familia, no podían perder la reputación tan prestigiosa por la que tantos años lucharon.
Él siempre mostraba buena disposición, aunque ella odiaba aquel hombre de ojos fríos que en la soledad de ambos, se quitaba su disfraz, intentaba tocar sin permiso alguno, al objeto en forma de mujer que se hallaba delante de sus ojos, porque para él su futura esposa era una mercancía económica.

Cuando llego el día de la boda, él estaba esperando en el altar mirando constantemente su reloj. De repente, alzo la vista y recorrió con la mirada aquella mujer que se dirigía hacía él. Todos los asistentes sonreían forzosamente para no desentonar en la ceremonia.

Llego la hora de la verdad, y ambos estaban delante de un altar llenos de flores con un sacerdote que no paraba de hablar sobre el matrimonio y todo lo que conllevaba.

A continuación escucho la pregunta que le ataría para siempre a ese hombre. Ella se quedo en silencio y un flash vino a su cabeza, cuando recordó todos los momentos vividos con él. Se vio a si misma como una anciana al lado de un viejo que miraba para otro lado.

Los pétalos del ramo salieron volando por los aires, el velo lo dejo atrás y salió de allí para buscar la libertad. Los invitados se quedaron en silencio y su prometido la maldijo por siempre.

Al día siguiente la noticia salio en todos los periódicos, el escándalo resonó en toda la ciudad. Su prometido se escondió de todos, mientras su madre le prometió que esa mujer pagaría por su desfachatez.
Los padres de ella guardaron silencio, no volvieron a hablar sobre ese tema, pero sobre todo no volvieron a saber nada más de su hija.


Tiempo después...

La desaparición se convirtió en algo más serio cuando la policía dio orden de búsqueda, aunque las probabilidades eran escasas.Los padres de ella habían perdido casi todo después de lo sucedido, mientras que el prometido de su hija había encontrado otra esposa con la cual pasar el resto de sus días.

Un día los padres de ella, recibieron una carta sin remitente:

"Queridos padre y madre:

Siento la deshora que os he provocado, y me siento consternada por este hecho, pero por favor tenéis que perdonadme.
Siempre he hecho vuestra voluntad, pero está vez el corazón venció a la razón y sentí la necesidad de respirar por primera vez en toda mi vida.

Espero que podáis perdonadme algún día.

Vuestra hija
PD: No me busquéis más, porque ya me fui de este mundo.



A continuación, ella miro el reloj y volvió a moverse...Todo regreso a su cauce.

Lo recomiendan

7 Comentarios

  • Luisjose

    Beatrix! respira ... respira! se necesita del aire para vivir ... sin aire morimos! nos sofocamos por dentro ... te sigo.!

    11/11/17 02:11

  • Mr.elio

    Interesante

    11/11/17 11:11

  • Beatrix

    Gracias por vuestros comentarios. Un saludo cordial

    11/11/17 12:11

  • Regina

    Me gusta. Un saludo.

    11/11/17 09:11

  • Beatrix

    Gracias Regina. Un saludo.

    11/11/17 10:11

  • Remi

    Sorprendida con tu narración, ¡me encanta! un beso.

    13/11/17 11:11

  • Beatrix

    Me alegro que te haya encantado Remi. Un beso.

    14/11/17 03:11

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Beatrix

  • Peaje

    48 lecturas | 4 comentarios | 3 lo recomiendan
  • Artefacto

    47 lecturas | 2 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Abismo

    68 lecturas | 10 comentarios | 6 lo recomiendan
  • A Veces

    19 lecturas | 2 comentarios | 2 lo recomiendan
  • Mares

    33 lecturas | 4 comentarios | 3 lo recomiendan