TusTextos.com

Quién Pudiese

Tienen miedo de lo que está por llegar, ¡quién pudiese! - a mí - me aterra el pasado. Quizá corra más rápido que yo y me alcance - de nuevo - para hacerme caer a sus pies, como si mi voluntad no valiese nada: ni queriendo podría resistirme - a ti. Uno nunca elige qué amar y, aunque fuese posible, me pregunto si sería capaz de no elegirte. Me dejo llevar como si el mar me meciese a su antojo, ¡qué sentido tendría la vida sino sucumbiese a mis deseos! Dios, cuando te deseo y puedo cumplirte me parece entender - la vida - mejor, como si de una vieja amiga se tratase replica mis caprichos, lo que yo tomo lo quita y hasta parece reírse de mí. Me encuentro persiguiéndote aún sabiendo que jamás podré hacerte mía, maldigo mi destino y sobre todo maldigo el tuyo por no estar enlazado a mi camino. ¡Cruel destino el humano! Nadie sabe en dónde comienza, ni en dónde termina. Si está escrito, ¿qué puedo hacer?, en cambio si yo soy quien lo escribe que el diablo me perdone, pues no todas las decisiones que he tomado han sido fieles a mi alma; ésta se encuentra en mi interior, pero sueña estar lejos. Si la razón dictamina que no, ¿por qué sueño con su rostro? ¿acaso sueña el corazón?.

Vida, vieja amiga, quien no se equivoca miente y yo sólo intento redimirme. Conozco bien tus normas, nunca caminas hacia atrás ¡y te admiro por ello! Yo, sin embargo, he construido un presente en días que no existirán de nuevo, como un alma en pena divago por recuerdos tan dulces como amargos, porque si he visto la miel, no la he probado. Haz que me alcance el pasado, como si mi voluntad no valiese nada, tomaré lo que deseo sin resistirme...

sólo así podré aceptar el destino que se me ha asignado y dejaré de culparme por ello.
Burkinaa24 de septiembre de 2019

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Regina

    Bueno a tope, me identifico con el.
    Saludos grandes.

    28/09/19 06:09

Más de Burkinaa