Rimas En Gris

Publicado por Cafefrioenpapel el 27 de mayo de 2015.
En este día gris me gustaría estar en París, volviendo el tiempo atrás a la paz de cuando fui feliz. Conservar ese matiz y salir de esta matrix que dejaste en mi corazón que sin razón arrebataste al momento de ese partir. Quiero parar de sufrir, huir, probar vivir sin ese olor a perfume que impulsaba mi seguir y motivaba mi sentir. Necesito las sonrisas que celaban a las estrellas, que sin ellas mis mañanas no son bellas y una oscuridad en mi cabeza, se aferra con firmeza, si no me miras y destellas.

Son esos ojos de cristal que van borrando la existencia, las falencias de cualquier tipo de mal. Me hacías fuerte, jugaba cartas con la muerte y contigo mi victoria era inminente. Eras ese instante, la chispa de este motor con calor de besos que me dabas trepidante.

Extrañarte es forzar recuerdos para escuchar hablarte, es tomarme la poca fe que queda y en la espera de volver a verte, hacerle frente a frente al ente, que me visita cada noche y en un derroche de tabaco pone tu imagen en mi mente.

Parece un rodaje de una mala película de terror, no se si fue verdad o fue un error, pero una vida sin ti se me transformo en temor. La poesía ya no se presenta en rosa, son las cosas dolorosas que salen y me invaden, subiéndose a un anden, a este tren sin freno que acelera tan deprisa que en una brisa pude oír ese te quiero.

Busco mostrarme sincero en cada letra del papel, si no quiero o no puedo tenerte al menos déjame serte fiel. Es cuestión de piel que sienta tus latidos, son olvidos marcados en tinta, en cinta de un cassette y mientras esto esté, la felicidad en mi hace una finta.

Trataré de encontrar las preguntas a tantas respuestas, las que por tus manos fueron puestas y tanta amargura, por las dudas, llevo acuestas.

Siento miedo, tiemblo sosteniendo mi café, estoy viviendo mi propio eclipse encerrado en esta elipse, pero te esperaré y sonreiré, porque aún recuerdo, el beso que me prometiste, cuando te vi marchar y por esa puerta que quedó entre abierta, quedó una mentira tan cierta de que todavía, falta despedirse.




Las rimas son una caricia a la fibra mas sensible de tu corazón,
cuando las puedes poseer,
me vas a poder entender,
pero espero que jamás me des la razón.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Cafefrioenpapel