Texto Infinito

Subiré a la cima de mis miedos y gritaré tu nombre, corazón deja un segundo de latir no puedo oírla con tanto ajetreo que desatas. Basta de incógnitas refinadas, me dijeron que te deje papel, pero no puedo abandonar lo único que me amó de verdad, la palabra. Subiré a la cima de mis miedos y gritaré lo más fuerte que pueda tu nombre, el eco se volverá un sabio afrontando las migrañas que padezco por no ser común, se volverá la salvación, se volverá un olvido para que me pueda perdonar por no quererme un poco más, espero que mi yo no me guarde rencor en el futuro.

Me leerás, o eso espero, si no fue agradable volver aquí, enfrentándome a la desidia de vivir en un mundo donde el pensamiento colapsa en sentimientos vanos y el futuro siempre será mañana, acomplejado de transitar este presente, porque siento no estar pisando la baldosa correcta, la sensación de que sabes que estas mal pero aún así no puede negar tu existencia frente al espejo. Es mi complejo de escritor involucrando el corazón en cada oración, luchando por lo que siento, sonriendo aunque quiero acostarme sin darle lugar a que el sonido de tu nombre vuelva a escucharse.

Amor... ¿Te amo? ¿será que lo que tanto negué está palpándose y no lo quiero reconocer? Si fuese así, lo siento, lo intenté, pero como todo mis intentos se quedó en el trayecto perdido. No hablaré de mi, de mis sombras, será tuyo el resto.

Me topé con la sonrisa de afrodita entre medio de los colores que se mezclaban con tu piel y tu pelo algo azul, tus ojos color café, tu sonrisa color poesía. No hay futuros inciertos, solo pocos aciertos que no intentamos en el futuro, por el maldito y cruel miedo de volver a sufrir. Será que mi instinto masoquista me arrastra hasta la punta del tintero, dibujo el borde de tus labios mientras me cosquillean los dedos, es como rozar lo imperfecto porque cuando llego a tu lunar, dios, ese lunar, no hay perfectos suficientes que atesoren entre sus letras la sensaciones sin nombres que me produces. Mil veces digo te quiero y mil veces sonrío, entre tus curvas, tu caminar, tus manos, tus aciertos, tus ideas, tus modos y modales, trago saliva y el papel solo te dibuja, retrata la sensación de volverse indestructible oliendo tu perfume, escuchando tu voz entre los sonidos tristes de rutinas infinitas.

Subiré a la cima más alta y gritaré lo más fuerte que pueda tu nombre, gritaré y gritaré, como un niño perdido entre la muchedumbre de pisadas grises, subiré y me sentaré, murmurando tu nombre, murmurando tu sonrisa, pidiéndote perdón por intentarlo y no tener un límite, pidiéndote perdón por no querer que te vayas, pidiéndote perdón una y otra vez. Si las letras temblaran podrían reflejar como me siento en este momento, la felicidad, la tristeza, la duda, todo en un mismo lugar. Yo quiero conquistar el mundo invitándote un café, ya he dicho esa frase, pero esta vez prometo que algún día lo haré, me armaré de los valores que me hicieron siempre falta y lo haré. Todo lo que dije, que me arrepentía de haberte hecho saber como me sentía, fue la última mentira que pude decir para no llorar, no podría arrepentirme de algo que me hizo tan bien, de algo que me dio los textos más hermosos, que me dio lagrimas sinceras, que me hizo verme, no podría arrepentirme de ti, si lo dulce y lo más lindo recorre el marco de tu cara y se me cristalizan los ojos. Eres el primer mar que conozco que nunca temí, la serenidad mezclando la tormenta en sus ratos más amargos. Hoy no hay gracias, porque ya no me sirve una simple palabra, aunque me faltan textos, lo siento, no puedo abandonar esto, sería olvidarte, sería olvidar sentimientos y no estoy preparado para tanto, porque lo que hoy me lastima y llora, es lo que cuando veo puedo conquistar a toda la galaxia, puedo decirte te quiero, gracias, perdón y todo pero en silencio, adentro mio.

Quiero que este texto sea infinito, que lo leas y siempre encuentres algo nuevo, que sepas lo mucho que te quiero, o te quise, depende de cuando llegues verlo. Quiero que este texto sea único, que responda preguntas, que te haga sonreír así yo ya no me encuentre más, que te haga levantarte así ya no tengas más fuerzas. Quiero que este texto sea infinito, que lo leas y siempre sepas, que aunque sea un idiota sin remedio, te querré hasta lo más fuerte que me de el corazón.

19 / mayo / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Regina

    Gran escrito, gran escritor, no dejes de escribir.Saludos cordiales.

    19/05/18 09:05

Mas de Cafefrioenpapel