Un Tanguero En un Café

Un aire de tango se cubre con nostalgia cada lunes a las 16:00, desenfrenado espero y revuelvo mis palabras en un intento desesperado de no saber que decir y siempre desemboca en lo mismo, yo diciéndote cuanto me gustas, cuanto amor me corre por las venas que a veces me quema demasiado. La ventana a mi derecha, vos enfrente, el café distinto, mis oídos solamente prestándote atención, esa voz que me roza la cordura y empezás a volverme loco, loco de amor, loco de cualquier manera. Con el silencio mio, haciéndome pasar desapercibido, te escucho, solamente estás vos y el café que nunca tomo mientras hablás, sería perderme los detalles de tu voz y los recuerdos que espero atesorar. Vivo cada instante en la cumbre del Everest mientras estás conmigo, nunca te dije todos mis sueños pero fuiste parte del deseo de las velas de mi último cumpleaños.

Siento que si Bécquer estuviese vivo, los poemas girarían en torno a tu lunar, a tu voz, a la sonrisa y a como te sonrojás. A como te mordés el labio por la vergüenza y miras al costado mientras te tapás la cara, quiero decir, sos un poema en carne y hueso y yo me siento minúsculo simplemente tomando un café con vos, cada lunes. No saber que decir es parte de mi rutina diaria, así de simple paso de ser un nerd a un estúpido, me falta congruencia cuando quiero expresar todo lo que me camina por el cuerpo cada vez que te veo, cuantos miedos habré encerrado solamente para animarme a decirte que te amaba.

Demasiada gente mejor te habló antes que yo, demasiada gente está intentando hacer lo que yo, a veces me siento tan inútil de ser yo, que quisiera ser alguien mas que yo, yo soy lo que nadie busca, yo soy lo que todos quieren, mientras no sea yo. "Escribís como tanguero, siempre desde la melancolía del amor" todo arde si le aplicas la chispa adecuada, así es la frase de la canción de Heroes del silencio, aunque todavía no se como prender esa chispa. Del amor al desamor, solamente hay un paso, es como del amor al odio, pero la diferencia es que el paso al desamor se hace para atrás, nunca para adelante. Vuelvo a decir que te amo y vuelvo a decir que tengo miedo, porque no sos todo lo que tengo y tampoco todo lo que necesito, pero sos lo suficiente para darme la sonrisa justa que espero cada semana y con eso el resto queda en cero, y todo vuelve a empezar.

¿Qué será lo que tengo que hacer, no? Me gustaría frenar el tiempo en aquel café y darme un respiro en dos o tres suspiros largos, detener el avance de un tren que no frena en mi estación, solamente para ver tus piernas bajar ahí y quizás, solo quizás, darle un sentido a lo que siento por vos cada día desde que te conocí.

09 / agosto / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Regina

    La expresión de tus textos, linda , me encantó. Un saludo cordial.

    13/08/18 01:08

Mas de Cafefrioenpapel