Almas Gemelas

Conocí a dos almas que se complementaban. Presenciar sus miradas encontrándose se sentía igual al momento exacto en el que posicionas a dos piezas de un rompecabezas juntas, sin saber si encajarán, si sus formas y dibujan se corresponderán, para darte cuenta en solo un instante de presenciar el cuadro completo que están destinadas, que no hay otra para ellas.
Su andar no era igual, sus gustos variaban del mate amargo al mate dulce, de si dormir la siesta o jugar al tenis. Pero ambos cedían, se llevaban dos mates, jugaban al tenis un rato y luego dormían la siesta. Argumentaban sus discusiones con ferviente determinación, tal era el caso que al no poder ponerse de acuerdo dejaban de lado su orgullo para ponerse el saco pesado que era a veces la empatía, el altruismo, y se decían ya fue no vamos a llegar a nada, yo te amo igual.
Llegada la hora, sabían cómo desvestirse el cuerpo y, más aún, el alma. Podían pasar horas hablando de absurdos y consciencias, que hasta perdían trabajos por llegar tarde, cerraban las tiendas, el supermercado, el chino incluso.
Podían olvidarse de cosas que el otro le haya dicho, no avisaban si iban a llegar tarde a la casa y eso levantaba sospechas, desconfianza, qué tan ocupado estabas que no me podías llamar.

Conocer a dos personas que encajen ya es de por sí extraño; conocer a dos almas que se complementen tanto era único. Tal vez me salían las insufribles ganas de estallar en un llano histérico al verlos mirarse, siendo yo víctima de la profunda sensibilidad heredada por mi lado materno.
Al pasar por increíble experiencia, uno piensa en qué quiere para su vida, en qué anhela, en qué dejó ir, más específicamente, en qué dejo ir y ya no puede recuperar. La nostalgia de presenciar un amor tan puro te lleva a desear encontrar a una persona que te cale los huesos y sepa desvestirte. ¿Desear? Algunos filósofos afirman que el destino del deseo es el hastío, el desinterés. Presenciarlos fue necesitar encontrar aquello que ellos sentían. Como un sueño imposible. Como un final sin camino.

20 / octubre / 2017

Etiquetas:

Mas de Camiladavel

  • Despedida

    366 lecturas | 0 comentarios
  • Almas Gemelas

    246 lecturas | 0 comentarios
  • Tetrabrick

    160 lecturas | 0 comentarios
    2 lo recomiendan
  • Todo Pasa

    287 lecturas | 0 comentarios
    1 lo recomienda
  • Lugares

    202 lecturas | 3 comentarios
    4 lo recomiendan