TusTextos.com

Doble Salto Mortal Con Tirabuzón Hacía Atrás

¿Doble?
Sí doble, como las cervezas que me había tomado.
¿Salto?
Sí, porque fue una precipitación al vacio con mis palabras cayendo en picado seguras de acabar contra el suelo.
¿Mortal?
Sí, me iba a matar.
¿Con tirabuzón?
Eso es, fue enredado, no directo. Fue buscado pero sin ser casual, más bien causal. Fue un lio rápido de letras alborotadas en mi lengua.
¿Hacía atrás?
Creo que sí, no llevaba a ningún sitio. Las palabras no me hacían avanzar. Era repetir para esperar lo no esperado.

Era una hostia segura, ese último cartucho del que había oido hablar a tanta gente. Era directo siendo indirecto, como soy yo. Era un golpe seco de alguien que no veías hace mucho tiempo y que se recorría medio mundo para plantártelo en la cara. Así, sin más. Porque sí, porque nunca es tarde para sincerarte por última vez y, lo mejor, sigue siendo gratis. Era como cavar un túnel que sabes que jamás tendrá salida pero, aun así, aguantas dos metros más, por esperanza. Era como cuando un ludópata se queda sin nada por haber seguido jugando. Justo ese momento en el que sus bolsillos están vacios y decide arriesgar una ronda más porque ya lo ha perdido todo. Era como un tiro libre en el último segundo, que quieres meter pero, que ya no te sirve para ganar el partido. Bueno, más bien como tirártela de medio campo sabiendo que jamás marcaras y que tampoco servirá. Era como ser del pelotón de salida en las batallas. Como Jon nieve cuando asesinó a Daenerys Targaryen sabiendo que "el deber es matar al amor". Era juntar agua y aceite y esperar a que este último ascendiera a la superficie. Como Ivy Mike, Hiroshima o Nagasaki.

Era de ese estilo de situaciones, un simple doble salto mortal con tirabuzón hacia atrás.


Campbellacion07 de agosto de 2019
Archivado en:
amor

Más de Campbellacion