TusTextos.com

Los Nenes de la Mente.

Victoria tiene 10...11 años. Y Joaquin 4 o 5. Son hermanitos. Y los dos tienen una virtud, escuchan hablar a los angeles.
Tienen grandes conversaciones con ellos, sobre campos verdes con flores de muchos aromas y colores y olor a tierra mojada, en donde su mami que falleció hace una ronda con ellos dos en ese paraíso, que es el paraíso de las mamis.
Pero cuando hay gente grande, ellos dos se abrazan y se quedan quietitos, muy quietitos, en un rincón oscuro de su habitación.
A Joaquin le dan un trato nefasto...lo hacen comer sobras debajo de la mesa y le pegan y lo tratan como a un esclavito.
A Victoria papá le trae caramelos y helados, la lleva a pasear en auto y le acaricia la cabecita, haciendola sonreír. ¡Es la nena de papá!
Aunque ella sufre mucho por como tratan a Joaquin.
Ambos van al mismo colegio, y ambos están en el mismo grado. A pesar de la diferencia de edad. Pero ellos no se dan cuenta!
Para los niños todo es posible. Hasta hablar con los angeles!
En su tiempo libre, que no es mucho, exploran el jardín de la casa inventandose infinitas aventuras con la tortuga Clotilde, a la que tienen que esperar porque camina despacito y tiene un sueño... Viajar a París como la famosa Manuelita. Que lindo deseo dice Victoria y Joaquín que es mas chiquito pero no menos entendido, también quiere irse a París...o a cualquier lado.
Pero ya está oscureciendo. Y los niños saben que deben refugiarse en su rincón, aunque también saben que no les sirve de mucho. Pero ahí hay tanta paz!
La señora, así llama Vicky a su madrastra, los llama a comer. Ella se sienta en la mesa al lado de papi, que le besa la frente y le pregunta por el colegio, mientras le acaricia la piernita. Y ella sonríe y es feliz porque SU papi la quiere. Y Joaquín pone la mesa. Recibe un tatequieto en la cabecita y quiere llorar, pero es fuerte. Aprendió a ser fuerte para que el castigo no sea mayor.
Todos se sientan a comer...excepto Joaquin, quién ya sabe que su lugar es debajo de la mesa.
Todos terminan, y Joaquin levanta como puede los trastos y los lava. Como un chico de 5 años, esforzandose para que no queden sucios y le peguen por eso.
Papi lleva a Vicky a la habitación y la señora lleva a Joaquín. Los desnudan y los tocan. Papi es muy dulce con la nena mientras la viola. Le dice que es su nenita. Y ella quiere sonreír mientras papi le hace doler la cola. Se pregunta porque si la quiere tanto la lastima tanto también. Y la señora está celosa porque la nena ocupa su lugar de mujer. Y se desquita con Joaquin, a quien también ya desvistieron y le hacen cosas horribles.
Y ya en su cuarto los hermanitos se abrazan, exhaustos y doloridos...y queriendo irse con su mami al cielo de las mamis. Pero su amigo angel les canta y les ayuda a sobrellevar el dolor.
Por varios dias no van a la escuela. Papi llamó por telefono y dijo que estaban enfermos. Y cuando vuelven, nadie pregunta porque Joaquin siempre está lastimado. Es un nene, y los nenes se golpean cuando juegan. Ya va a crecer.
Y pasa el tiempo...pero los nenes no crecen. Son eternos sus pocos años.
Y un dia despiertan sabiendo que Joaquin y Vicky son la misma persona. Son el cielo construido en la mente de alguien más para sobrellevar los maltratos. La violación. El miedo ajeno. La desidia. El horror. Y entran en shock. Mientras se abrazan y el angel les vuelve a cantar. Y se duermen, mientras una lagrimita recorre su cara.
Cuentosdelacalle05 de junio de 2016
Archivado en:
dolor psicologia

Lo recomiendan

Más de Cuentosdelacalle