TusTextos.com

Espejo

Más niña, temía observarme en el espejo
Quizá por una timidez mal curada o por el miedo a verme reflejada
Temía ver mi rostro hinchado, rojizo, rasgado por mis uñas y por el viento
Mi melena azabache que tanto me repudiaba
Temía ver mis ojos avellanados, acumulando el llanto que me desbordaba
Mis labios agrietados y partidos
Mi sonrisa, inexistente, dirigida y hundida hacia el suelo
Mi cuerpo corpulento y nada deseable
Mi pecho poco pronunciado y afable
Pero lejos de todo pensamiento superficial
-Ciertamente le di importancia-
Tenía miedo de echar un vistazo por dentro
Y ver la podredumbre, que se esconde avergonzada de mis acciones, que se reflejaba en mis ojos
Y las cicatrices que me desangraban en el pasado convertidas en cerrojos
Ver mi piel azulada y mis huesos frágiles capaces de romperse con el aire
Ver la sombra de mi llanto recorriendo mi ajeno semblante
Ver mi ser destruido y vacío casi por completo
El sentimiento de rabia al apretar mis manos en silencio
el sentimiento de culpa por haberlo ignorado tanto tiempo
Ver la decepción aflorando en cada poro de mi piel
la compasión mal conducida de mi rostro hacia otro ser
Ver el ahínco con el que decidí forjar máscaras para no volverme a reconocer, o no volverme loca
Ver lo mucho que he odiado a mi yo inmaduro, sensible, idiota,
débil, frágil, inocente, a mi yo de lagrimeo fácil y fingidor consciente
Ese yo capaz de secuestrarme y tenerme siete años atrapada en un desván vacío, oscuro, sombrío...
Para tomar mi lugar con una nueva fachada
Ese yo capaz de arrebatarme todo lo que me importaba y desecharlo como si careciera de valor alguno
Ese yo capaz de hacerme creer que ese carácter astuto, insensible y frío
Es el que debería adoptar para sobrevivir en esta jungla de cristales afilados que provocaban mi llanto por las noches, en este suelo de rosas astilladas que desangraban mis pies con cada paso, en este cielo infinito que se venía encima de mi al empezar cada mañana, este ambiente grisáceo que intoxicaba mis pulmones y mi alma con cada bocanada de aire fresco que tomaba, este olor a putrefacto que desprenden las calles y esta ansiedad, esta asfixia por encontrarme rodeada de gente sintiéndome tan sola, este sentirme incompleta, incomprendida, inutil, rara, aturdida, perdida, asustada
Realmente de chica, temía verme en el espejo, fuera de todo pensamiento riguroso y tras una leve mirada ser capaz de observarme, tal como soy
Y quizá cuando de quererme se tratase
no pudiese volverme a ver reflejada
Y querer buscarme y romper el espejo en pedazos

Temía que un día como hoy,
Me pudiese echar de menos.
20 de diciembre de 2018

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Luisjose

    Cuervoblanco! Es muy bello tu poema. Una expresión sincera de lo que sientes en tu alma, reflejo sublime de lo que sientes en tu ser expresado con gran sentimientos de tus dedos en las palabras de tu poema. Espero ya no temas verte en el espejo ... Uno no siempre se valora a si mismo cuando se mira en él, pero vales ¿sabes? vales mucho mas de lo que puedes creer u observar ... vales en lo que expresas en tus poesías, en la expresión de tu mirada, en la sonrisa que expreses en tus labios, en saberte existir en este mundo ... aunque sientas a veces no saber que hacer con él. Es asi. Saludos cordiales.

    Luis J.

    20/12/18 05:12

  • Regina

    Buen texto muy real, muy sincero a los ojos del lector, me ha gustado mucho tu redacción y contenido.
    Recibe mi felicitación por tan buen escrito, y un saludo muy muy cordial.

    23/12/18 08:12

Más de Cuervoblanco98