TusTextos.com

El Umbral de la Tristeza

Aquel día la tristeza me cayó como la lluvia, mi cuerpo se hizo muy denso, pesaba como una montaña.

Mis manos me miraban, los parpados cerraban mis ojos, aquella tristeza me alieno, me sentí hundir en la tierra.

Vacile, me confundí, nada afuera había sucedido, la tristeza salía de adentro,
me pareció eterna, profunda, como si saliera del centro de mis huesos, no había dialogo en ninguna parte.

Miré un espejo, y no encontré mi rostro, no había imagen, no había nada, ese insondable sentimiento de tristeza se había llevado también mi cuerpo.

-- Se fue tu cuerpo para que estuvieras solo  escuche decir  me llaman tristeza, pero este no es mi verdadero nombre, yo vengo para ayudarte, cada vez que te encuentres perdido, primero te pierdes dentro, luego pierdes tu cuerpo, en ese momento es cuando me presento.

Yo no sé quién eres, pero me siento cada vez más y más triste, todo es silencio, lentitud, letargo, nada sucede, es como si de pronto el tiempo se hubiera detenido, y engullido todo lo que se mueve.

--Soy todo lo que tú no puedes ver, tus latidos, tu sangre, tu alma, tu espíritu, tu mente, y más. Yo soy el lugar más oculto de tu ser, descendiendo al plano más denso de tus emociones, donde reina el mundo más profundo. Cuando te pierdes en ese lugar, yo vengo a rescatarte, la señal es cuando tu cuerpo ya no se refleja, primero en el espejo, y luego en el mundo llamado real, ya nadie puede verte, pasaran cerca de ti, pero tú serás como un fantasma.

¿Ya me estoy sintiendo mejor?.......... ¿pero qué cambio?

--Te dije que me llaman tristeza, pero este no es mi verdadero nombre, mi verdadero nombre es: conciencia espiritual. Cuando el viaje interior se hace más largo, puedes llegar a lugares donde los sentimientos son muy escabrosos, y ahí sí, te puedes llenar de tristeza, por cuestiones que generan tristeza. Pero también puedes llegar a un sitio que es común a toda la humanidad, fue donde tú llegaste hoy; al umbral de la tristeza, un lugar donde está toda la vergüenza humana, aquí puedes llegar a sentir tanta, pero tanta tristeza, que puedes enloquecer, quedar atrapado y no regresar, por esta razón, mientras no estés preparado, tendré que venir a buscarte.
18 de enero de 2018

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Regina

    Uff, vaya angustia, muy buen relato. Un saludo muy cordial.

    19/01/18 08:01

  • Diegozami

    Siempre tan gentil Regina...Saludos.

    19/01/18 09:01

Más de Diegozami