Los de la Mente Abierta (reflexiones)

Publicado por Diesel el 04 de marzo de 2017.
Se autoproclaman liberales. Se autodefinen progresistas. Se autodenominan gentes de las izquierdas. Y se les llena la boca de hablar de libertades, de hablar de igualdades, de hablar de fraternidades y de raciocinio y de realismo y de muchas otras cosas como la paz y el entendimiento entre todos los hombres y mujeres de la Tierra porque publican que son internacionales. Dicen no tener prejuicios por que son los de la mente abierta. Dicen no excluir a nadie porque son los de la mente abierta. Dicen aceptar todas las creencias porque son los de la mente abierta. Proclaman a los cuatro vientos que todos somos iguales ante los ojos de los hombres. Se llaman, a sí mismos, ciudadanos del mundo y en su mundo, por supuesto, van predicando que cabemos todos y todas. Entonces yo me pregunto: ¿qué pasa con el Cristianismo? ¿Qué sucede cuando vas y les hablas de Dios?

Millones y millones de seres humanos que se han convertido al verdadero Cristianismo se encuentran siempre con la misma barrera. Puedo citar millones y millones de casos pero me voy a limitar a hacer conocer mi propio Testimonio. Yo era tan mundano como todos ellos y todas ellas; no es que fuera un vicioso como todos ellos y todas ellas pero estaba viviendo con todos ellos y con todas ellas y me aceptaban porque se lo pasaban conmigo de fiesta en fiesta, de farra en farra, de parranda en parranda, de placer en placer. ¿Sabéis, amigos y amigas que me estáis leyendo, lo que decían de mí todos ellos y todas ellas? Esto es lo que decían mientras me abrazaban y se gozaban con mi presencia: "Pepe es una buena persona". Pero mira por dónde, un buen día me encontré con Dios. Descubrí el Camino, la Verdad y la Vida. Supe quién es, en verdad, Jesucristo y, gracias al amor de una mujer, me convertí en un verdadero cristiano. ¿Sábeis, amigos y amigas que estáis leyendo, lo que dijeron entonces de mí todos ellos y todas ellas que me estaban llamando buena persona?

Quizás os parezca un chiste. Quizás os parezca una paradoja. Quizás os parezca hasta una mentira. O tal vez una incongruencia de tal calibre que la podemos denominar absurda. Resulta que yo, que me había alejado de todos los vicios y comenzaba a caminar hacia las virtudes, para todos ellos y todas ellas, librepensadores que decían aceptar a todos y a todas por igual, ya dejé de ser "un buen chico" para decir de mí, por ser un verdadero cristiano, lo siguiente: "Pepe era un buen chico pero se ha echado a perder". ¿Creéis que es increíble? ¿Seguí pensando que es mentira? ¿Cómo se puede explicar que, pasando de ser un buen chico me hubiese convertido en una persona mejor por abandonar los vicios a aceptar las virtudes pero ellos y ellas, los de la mente abierta, me rechazaran porque "me habái echado a perder??

Y todos ellos y todas ellas, los de la mente abierta, los que no tienen prejuicios contra nadie, los que aceptan todas las creencias porque se autoproclaman libertarios, los que son tan perfectos amigos y tan perfectas amigas que en lugar de llamarte compañero se les llena la boca llamándote camarada que, según ellos y según ellas, es más que compañero y dura para toda la vida se alejaron de mí y me dejaron solo. Quizás penséis que es imposible. Pero ocurre en toda esta mundana vida actual con millones y millones de seres humanos que abren los ojos, cierran sus pecados, y se convierten al Cristianismo liberador pero, a cambio de ello (tal como sucedió conmigo y esto es cierto, real y verdadero) se alejan de ti, te dejan completamente solo y abandonado y te señalan con el dedo acusador porque por haber conocido a Dios ya no eres "un buen chico" sino que "te has echado a perder". Si no fuese una patética realidad hasta podría ser un chiste tan gracioso que nos pasaríamos el resto de la vida riéndonos a carcajadas. Pero no es un chiste ni es, mucho menos, un chiste gracioso. Es una realidad.

Empleemos el juicio, la razón y la lógica de la que tanto se jactan los autodenominados de la mente abierta. ¿Cómo puede ser que saliendo del círculo de los vicios te introduzcas en el círculo de las virtudes, que quiere decir por supuesto que pasas de ser una persona más o menos buena a ser una persona completamente buena y vengan ellos, los de la mente abierta y te rechacen diciendo que "te has echado a perder" porque te has convertido en una mejor persona? ¿Alguien puede explicarme con juicio, razón y lógica, esta incongruencia? ¿Somos o no somos realistas los verdaderos cristianos y las verdaderas cristianas? ¿Sabemos tener los pies en el suelo o somos "gentes que vuelan en medio de sus fantasías"? ¿Conocemos la realidad nuestra y la realidad de todos ellos o somos solamente unos ignorantes que, de repente, ya hemos dejado de ser inteligentes a pesar de todos nuestros estudios, títulos académicos y conocimientos de muy alto nivel y nos hemos convertido, de la noche a la mañana, en completos paletos? ¿Cómo es posible que un día todos ellos y todas ellas, los de la mente abierta, te aplaudan, te aclamen, te valoren como un ser genial y, al día siguiente, porque ya eres un verdadero crsitiano has dejado de ser todo lo que antes eras? ¿Alguien me puede explciar esta extraña metamorfosis repentina?



Ecrito está en la Biblia, que es la Palabra de Dios: "Por seguirme a Mí, que soy El Hijo de Dios, y soy El Camino, y soy La Verdad y soy La Vida, os rechazarán, os apartarán y os repudiarán todos aquellos y todas aquellas que antes os aclamaban y os vitoreaban como sus verdaderos líderes del pensamiento". El pensamiento. He ahí el problema como decía Shakespeare. Ser o no ser. Es ya sabido por todo el mundo entero que los verdaderos cristianos y las verdaderas cristianas aceptamos a todas las personas, porque las consideramos personas y no gentes, cualquiera que sean sus pensamientos, sus ideas, sus creencias. ¿Hacen lo mismo con nosotros y con nosotras los que se autoproclaman de mente abierta? ¿Qué pasaría si en lugar de ser, por supuesto que de manera fatua y falsa, de mente abierta hubiesen sido de mente cerrada? Pensemos. No debemos hacer juicios sobre los demás cuando no conocemos a los demás. Sin embargo, sin conocernos, ellos y ellas se pasan la vida haciendo no ya sólo juicios sino, sobre todo, prejuicios contra nosotros los verdaderos cristianos y las verdaderas cristianas. Otro día podemos seguir hablando pero me temo que va a dar igual porque ellos seguirán diciendo que son de mente abierta salvo, claro está, cuando no les interese aceptarnos a quienes pensamos, decimos y hacemos la Verdad. Si eso hacen llamándose de mente abierta si se llamaran de mente cerrada ni tan siquiera podemos imaginar lo que sería este mundo lleno de vanidades. Si ya de por sí son mundanos y mundanas entra dentro de lo imposible de imaginar lo que serían si se llamaran de mente cerrada. Así que sigamos el Camino, la Verdad y la Vida porque en el Camino nos encontraremos, en la Verdad no enfrentaremos y en la Vida nos definiremos. Amén.

1 Comentarios

  • Diesel

    Amén para ser completamente verdaderos.

    04/03/17 12:03

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Diesel