TusTextos

Un Cadáver En la Mecedora

Este pequeño texto escrito mas formalmente que las demas cosas que he publicado aqui me llego a la mente depues de leer algo de Stephen King espero les guste y que me comenten que tanta calidad le ven ustedes.



El frío desagradable de la noche en los pies descalzos, como de costumbre. En un giro inesperado a mi velada me levanto y decido no empezar a leer otro libro que se, me aburrirá después de las primeras páginas. Un poco de aire nocturno perfumado de mi cigarrillo desviara mi atención de cosas desagradables.

La casa esta sola como desde hace un tiempo, y el rechinido de la puerta que no asusta a nadie lo demuestra. Los árboles son temibles a esta hora y aun más aburridos que en el día… he olvidado cuando fue la última vez que los vi de día… trato de recordar el sol, pero esto me hace recordar la hora. En mi muñeca las manecillas han dejado de moverse, miro hacia adentro y descubro que he pasado una hora y media sentado en el viejo y cómodo pórtico de la casa, los cigarrillos se han convertido en una pila olorosa de colillas. Es momento de seguir trabajando. Camino hacia adentro pero algo esta fuera de lugar: una vela prendida en el recibidor ilumina un pedazo de papel garabateado:

¿Qué día es hoy?

Pregunta la manuscrita letra del papel. En la mesa del comedor ante mis ojos y por arte de magia se ha prendido una lámpara que ilumina esa habitación dejando ver en la pared blancas letras de gis y perfecta caligrafía:

Este momento no tiene fecha
Debes pagar!

Ni una sombra, ni una pisada, no hay rastro de nadie quien lo hizo y no estoy de humor. Estoy retrasado ya y debo seguir con mi proyecto. Una botella de Ron para seguir trabajando. Camino al estudio, algo me hace pensar que es el único lugar seguro en el mundo, pero en mi silla hay una mujer sentada escribiendo una carta. Yo la conozco, tardo un momento en darme cuenta, es mi mujer. No se percata de mi presencia. Es una nota apresurada la que escribe, diciendo que me he vuelto loco y trato de matar a nuestros hijos y a ella.

-¿Qué te pasa mujer?- Pregunto al fin
Mi voz la asusta y me mira a los ojos
-¿No estabas trabajando en tu bendito proyecto?- Pregunta enojada – ¿No dijiste que eso era más importante que tu familia?-

Mas que enojo hay odio, dolor y resentimiento en su semblante. En un instante se desvanece y desaparece dejándome solo. No comprendo, me he vuelto loco. He estado tratando de leer libros para olvidarme de mi trabajo, para seguirlo postergando… se que puedo recordarlo: escribo un libro que salvara al mundo, ese es mi trabajo, si, ese es mi proyecto. ¿Pero porque deje de escribirlo? Debo retomarlo cuanto antes. Debo ir a la biblioteca y seguir donde me quede… solo quedaban unos pequeños errores por rectificar.
Me encuentro un hombre tirado en el piso y un montón de hojas revueltas en torno suyo cuando entro en la habitación repleta de libros, despierta y se levanta, es casi idéntico a mi pero mucho mas joven.
-¿Qué día es hoy? – pregunta.
Lo miro confundido y se abalanza sobre mí golpeándome. Al recobrar el sentido unos minutos después estoy sentado y atado en la silla mecedora.

“Cuando era chico, solo trabajabas en tu proyecto. No solo no había tiempo para nosotros, tus hijos, si no que empezaste a maltratar a quien te molestara, aunque fuera para llevarte la comida. Mataste a golpes a mi madre y a mis hermanos porque eran una distracción, yo solo tenia 10 años pero tuve el valor para vengarlos. No me moví para que creyeras que estaba muerto también, espere a que te quedaras dormido, en esa misma silla, y te asesine. Nadie me culpo de nada… al pasar el tiempo volví a la casa. Nadie había quitado tu cadáver de la silla, y leí el libro que estabas escribiendo. Setecientas paginas impecables, llenas de elegancia, belleza, inteligencia, lógica diciendo como deberíamos vivir nuestras vidas. Lleve este manuscrito original y lo editaron, cientos de miles de copias se distribuyeron alrededor del mundo y este cambio. Una era de prosperidad y amor nos inundo. La humanidad se hizo aburrida y feliz gracias a un maldito viejo loco y asesino. Pero la maldad del hombre, el pecado original sigue latente. He vuelto por eso y tu también, tengo que saber cual es el error, porque perdiste la razón al terminarlo?.... ¡dímelo! La humanidad esta a punto de colapsar por tu error! ¡Maldito bastardo! ¿Quieres que te golpe como lo hiciste con mi madre? Muere! Muere! Muere otra vez! Oh estas sangrando, debe dolerte, siente lo que yo sentí! Muere! Calla! No me interesa oírte viejo estupido, cual error? De que me hablas? Cual maldita solución? Quien esta colapsando? Calla maldita sea! Calla! Muere!”


Drabilet13 de agosto de 2008

2 Comentarios

  • Mejorana



    Terriblemente sobrecogedor.
    ?Por qu? ser? que los hombres a veces se compoprten peor mucho peor que las bestias?
    Muy bien escrito Z?nico. Mucho.
    Tu relato no me dejaba ni respirar.
    Un abrazo.

    14/08/08 06:08

  • Mejorana

    Vaya patinazo Drabilet.
    Vaya patinazo.
    ?Con qu? cara te pido ahora disculpas?
    Y lo peor de los peores, es que no es la primera vez que me sucede.
    Esto parece un chascarrilo.
    Perd?name Darbilet.
    Dime que me perdonas.
    Un abrazo.

    14/08/08 06:08

Más de Drabilet