¿hasta Cuándo?

Publicado por Eboli el 03 de febrero de 2017.
Como una montaña rusa mi vida se tambalea... siento que no soy capaz de coger las riendas y como hacia antes, con alegría mirar hacia adelante. Tengo ganas de llorar constantemente y me odio a mi misma por ello. Ayer una gran amiga me dijo que como podía estar así, si siempre he tenido una sonrisa en la cara y he pecado por mi optimismo y mi ganas de vivir...
qué me está pasando, me pregunto todos los días.. Estoy jodidamente triste y enfadada conmigo. Mis ojos, el espejo de mi alma, con los que siempre he expresado todo, hoy reflejan vacío y tristeza, mucha tristeza...

Mis mañanas, como me dice mi madre, ya no son las que eran. Me levanto con los hombros cabizbajos y la cara alargada hasta los pies... Antes sonreías y me dabas un beso de buenos días nada más levantarte...
Dónde me he metido, me pregunto. ¿Dónde se ha ido? Triste, jodidamente triste, escribo para tratar de encontrar sentido a este sin sentido de mi estado de desánimo que cada día más me sumerge dentro de unas aguas turbulentas que me abofetean la cara sin dejarme casi respirar...me ahogo y por mucho que me aferro, me hundo lentamente...cansada.

Cansada de todo lo que he ido tragando desde que empecé a meterme en esta marea que me arrastra a la deriva. Entierros de emociones que no eran míos, con los que he tenido que lidiar porque me correspondía. Pero ahora soy yo la que no puede salir...
Yo, la que siempre ha dicho que la vida es muy bonita, que los problemas te hacen fuerte y cuando tocas el fondo, ya no puedes más que subir hacia arriba. Esa que hablaba era la misma que ahora siente que cuando tocas fondo, puedes quedarte ahí, regodeándote en el musgo que se ha ido creando con el paso del tiempo.
Lo cierto es que lo intento, a ratos, pero lo intento...trato de salir a respirar, coger fuerzas y amarrarme a esa luz propia que tengo y que algo me la arrancado a bocados. Deleintandose en el proceso de desnudarme y abandonarme en el lamento y el vacío...Es duro, es muy duro, cómo la mente es capaz de apartarte de la cordura y hacerte creer que no vales para nada. ¿Cuándo se despertará ese yo al que tanto quiero? ¿por qué no vuelve si me ve tan sola?
Quizá siempre me he creído fuerte y dura como el témpano pero después de tantas hostias contra las rocas esa capa se ha quebrado y solo queda mi esqueleto, frágil, débil...

1 Comentarios

  • Adivinacion

    La solución queda en tí,aunque ahora ni si quiera la veas.Ánimo.Un abrazo.

    Adivinación.

    04/02/17 06:02

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Eboli