Vida Del Marginado

Publicado por Elcanutopoetico el 11 de enero de 2017.
I

Desperté con la incertidumbre de la hora, abrí levemente mis ojos pesados y mi cuarto estaba luminoso. No hacía ese frío inusual de la madrugada, entonces supuse que ya eran pasadas las ocho. Miré el reloj de mi celular y marcaba las once y media, un poco tarde para despertar pero que importaba. La verdad ya no me importaba nada. Pronto pensé en lo qué me depararía el día de hoy; me hacía con un buen desayuno viendo una de esas Cómicas mañaneras de la TV. luego una llamada de una hermosa tipa. De esas de corazón noble y mirada helenística, suplicándome que la encuentre y que la ame de mil formas. Después un buen amigo esperándome fuera de mi casa para ir a una típica salida de río. Arreglaría el cuarto. Luego una buena ducha, una buena ropa y con el mejor peinado listo para que venga el día. Vaya, lo buenos días, el buen olor del desayuno, la musa, las buenas amistades y toda esa mierda que nos pintan no existe en mi vida. Que va, quise mandarlo todo a la mierda pero ya lo había hecho hace tiempo.

Seguía en cama, no quería levantarme. ¿Para qué hacerlo? Me pregunte mientras intentaba buscar la respuesta adecuada. No sentía ningún sonido en casa y concluí que estaba solo, el único ruido era de aquel vecino que más de una ocasión rompió mi descanso, con su música de prole y su canto gritón que irritaba a cualquiera. Es tan indeseable el tipo, que hasta el más tranquilo de los seres sapientes, caería en un espiral de desesperación. Mientras buscaba la respuesta adecuada, mientras buscaba la mejor excusa para levantarme, encontraba más para quedarme inerte en el colchón duro. Entonces caí en cuenta. No tenía una motivación ni siquiera para salir de mi cuarto. Llevaba así hace mucho pero hasta ese día apenas lo comprendía, mi vida estaba vacía de emociones, de risas alegres y de momentos gratos. No era nada ni nadie. Y justo entre esa manía de mi cínico pensamiento, fue que por fin encontré la respuesta que tanto buscaba. Me levanté de mí cama, no me iba a aguantar la bulla de mi puto vecino.

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Elcanutopoetico