TusTextos.com

Leer Con Los Redondos. Los Ojos

Vos dormias placidamente, el insoportable corria de sur a norte, mas que correr caminaba, de vez en cuando metía una acelerada solo para hacer tu sueño mas placentero o eso creía yo desde afuera porque uno muchas veces mira y no ve, la temperatura era agradable no tenías porque estar transpirando así pero me di cuenta tarde, como siempre, tarde.
Yo venía de la calle, recién terminaba el futbol el asado la guitarra y los pibes, como andaba caminando no necesite privarme del vino y eso hizo todo mas facil, camine en zig zag y sin remera las 30 cuadras oscuras hasta la casa donde sabía estabas vos. No voy a decir que no hice nada por no despertarte pero tampoco es que me preocupe tanto; lo que sí, no prendí la luz de la habitación, me bañé y me cambie en el baño y me acosté asi como venía en llanta fresco, lentamente para no sacarte de ese estado magico donde te veías tan bien, habias dejado la radio prendida a un volumen mecedor y sonaban unos amigos, la luna te iluminaba mientras ellos veian un lugar alli para mis huellas y un lunar nocturno. Agradecí por eso y me dispuse a dormir.
No se que hora era mi amiga que no tiene luz propia pero que es mejor que si la tuviera no estaba, mas bien estaba pero en otro lado, me despertaron tus temblores tus espamos y un triste sonido que emitías, no se como suena el horror junto con la desesperación pero debe ser así, estabas sentada en la cama pero mas que sentada estabas apelotonada. Eras un manojo de cuerpo, llanto y transpiración, seguías siendo hermosa pero no importaba porque olfatee un quiebre irreparable.
Frené mi pulsión a la pregunta abrí el sentido doble el mas importante y el menos usado por mí y fui capaz de oir entre la lluvia de la AM que tan feliz me habia hecho anoche detalles, eran escabrosos, que estaba atada, que estaba desnuda, que de espaldas pero la cabeza al frente y con un espejo delante, que le faltaban mechones de pelo, que la espalda estaba en carne viva que a la derecha de esa cama había un brasero apagandose cuando llegó la amiga. Que eso dejo de ser para siempre una
cama para ser un infierno que Dante no pudo llegar a describir. Lo primero que pensé fue en el amarillismo de la prensa (siempre un iluso) lo segundo fue el nombre de aquella mujer (un poquito tarde esta vez) y lo tercero fue que iba a desayunar ( el sol se muere y no parece importarnos), por suerte la tercera no fue la vencida y el cuarto pensamiento dejó de ser pensamiento para convertirse en verguenza y ser sentimiento, de mí de mis privilegios de la ilusión con la que yo creí que mi pequeña alma compañera también vivía.
Como era natural despues de 3 egoismos quise comunicarme con vos, explotado de verguenza solo se me ocurrió ir a preparte un Té de los que tomamos en ocasiones muy especiales, de tostarte 4 panes, untarlos en queso y dulce y cargarlos hasta nuestra habitación, seguías en el mismo estado que cuando me despertaste pero cuando tus papilas olfativas captaron el aroma no pudiste resistir, levantaste la vista me sonreíste con lastima y cariño infinito y me invitaste a sentarme al lado tuyo (gracias tostadas y te de melon con menta) de ahí en mas solo pregunté; sin hablar mas de 6 palabras seguidas me pase las proximas dos horas (6 calambres en la insercion del cuadriceps y la cadera) sabiendo que anoche habías soñado toda la noche con una mujer maltratada que eras en el sueño la narradora omnisciente que no
tenías voto, que eras observadora vip del infierno, que porque no te desperte me reclamabas y de paso tambien me hiciste saber de mis privilegios, de caminar en cuero a oscuras borracho sin reportar mas peligro que un pozo mal puesto y el de caer de boca ahí por la ausencia de reflejos, me contaste que despertaste con la noticia que habiamos escuchado juntos pero que yo escuche solo el final que aunque a esa chica ninguno de los dos le conocia el nombre ni la cara era la representante de todas que ella había conocido un tipo jugando a la pelota, esa noche que nosotros habiamos dormido placidamente ella, en su trabajo de entregar el agua y los chalecos conoció a
un muchacho qur creyó podía hacerle bien y lo invitó a la casa que compartía con sus amigas en la capital porque no era de ahí porque estaba trabajando en la ciudad para pagarse las vacaciones, me dijiste muchas otras cosas pero mi egoismo solo me permite recordar estas, te pido disculpas.
Pero no te pido disculpas yo a vos. Te pedimos disculpas nosotros a vos/ a ustedes. Porque responsables de los femicidios somos todos los hombres porque hemos construido nuestros privilegios y no queremos compartirlos. Porque la verguenza de aquella mañana me acompaña aunque han pasado 14 años y hoy hace 3 horas ha nacido Juana, nuestra 4ta hija y ni siquiera a ella puedo abrazarla.sin la verguenza de saber que llegó a sobrevivir.
Desde hace 14 años todos los dias y las noches peleo con mi verguenza y si no fuera por vos pibita con la remera de greenpeace el que no
la hubiese sobrevivido soy yo.
FacundonicolasPublicado el 12 de marzo de 2019
Archivado en patricio rey luna feminismo mujeres privilegios patriarcado microcuento genero violencia violencia es mentir

2 Comentarios

  • Nigth14

    Escribes co.o si estuvieses hablando. Caso error. Saludos

    14/03/19 12:03

  • Facundonicolas

    Bueno, gracias por la opinión.

    23/03/19 08:03

Más de Facundonicolas