TusTextos.com

En Algún Punto Del Local

Recuerdo que nos conocimos en el 2011, en la fiesta de fin de curso. Te colaste para poder estar con algunos de tus amigos y tropezaste de frente conmigo. De fondo sonaba "We found love" de Rihanna, llenándolos a todos de energía, aunque tal vez se debiera a la ingesta exagerada de alcohol. Me miraste a través de tu mata de pelo castaño, con aquellos ojos claros y brillantes, algo rojos ya, sonriéndome con sorna. Fue odio a primera vista. Dijiste algo parecido a: "¿Te vienes con nosotros? No me vendría mal que me ayudaras a darle celos a la zorra de mi ex y me dejaras tocarte el culo". Te crucé la cara de una sola bofetada justo antes de dar media vuelta y dejarte allí tirado, rodeado de las miradas cómplices y divertidas de todos tus amigos. Sin embargo, las horas pasaron y, con ellas, mi capacidad de controlar lo que bebía. Acabé por no poder andar, sentándome en las escaleras de la entrada al centro. Salías con todos tus compañeros de crimen, riendo y armando jaleo, cuando me viste y te quedaste rezagado para poder hablar conmigo. Estabas borracho. Muy borracho. Pero domabas el alcohol mucho mejor de lo que yo lo hacía. Me contaste que era la primera chica que te daba tu merecido, que no estabas acostumbrado a que te recordaran que no debías pasarte de la raya y que ya por eso te caía bien. Mi animadversión hacia tu persona fue disminuyendo paulatinamente. Recuerdo que, durante aquel verano, me acerqué tanto a ti que creí que jamás nos separaríamos. Nadie era capaz de imaginarse lo que se nos venía, ni siquiera tú y yo. Nadie hablaba de María y Hugo, sino del conjunto, porque formábamos un buen equipo... hasta que dejamos de serlo. Algo en nuestros sistemas dejó de funcionar, dando paso a las peleas, las riñas, los celos, la distancia. Vernos se convirtió en un castigo más que en un regalo. Fue ahí cuando tuvimos aquella charla. La charla. Dividimos nuestros caminos. Dolió. Respirar dolía. Recorrer los mismos itinerarios que recorríamos de la mano dolía. Imaginarte superándome, olvidándome... no dolía, me asesinaba. Pero pasé página. El calendario siguió hacia adelante, como siempre, haciéndome caminar por otros caminos, besar otros labios, sonreír a otras miradas. Así fue cómo le encontré a él. Habían pasado cuatro años desde que nos habíamos perdido de vista, tu cara ya no dormía en mi inconsciente. Él sembró en mí las ganas de vivir, de salir, de sentirme joven y feliz una vez más. Me enamoré. Viajé de su brazo a todos los lugares que soñaba visitar a tu lado. Le hice el amor, le follé, le quise mejor de lo que lo hice la primera vez contigo de maestro. Pero hoy algo ha cambiado. Hoy es la noche en la que él va a pedirme que nos casemos, tras casi dos años de relación. ¿Cómo lo sé? Encontré sin querer los apuntes de lo que quiere decirme en la pedida y la cajita con la pequeña alianza dentro. Hoy debería ser el día más pletórico de toda mi vida. Pero no. Estás aquí, después de cinco años de silencio, de abandono. Estás aquí buscándome y mi cuerpo te ha reconocido al instante. Aquellos rizos largos y castaños han cedido a la madurez, luciendo cortos, arreglados, repletos de gel. Tu mirada sigue siendo la misma que recordé aquella mañana de resaca después de habernos cruzado en el instituto. Eres tú. Mi primera vez en casi todo lo que se puede elegir. Mi elección de los diecisiete. Mi dilema de los veintidós. Estamos en lados opuestos de la barra del bar en el que, casualmente, está sonando "We found love" de nuevo, aunque ya haya perdido su significado, el significado que le dimos nosotros el momento en el que la nombramos nuestra canción. Reconozco que yo ya no soy la María de entonces y tú no eres el Hugo del que me enamoré. Que hay un Borja esperándome en algún punto del local, deseando arrodillarse para pasar el resto de sus días conmigo y que las historias buenas, de película, siempre tienen un final.

Más en: https://myowncarpediem.blogspot.com.es/
26 de septiembre de 2017

Lo recomiendan

2 Comentarios

  • Chay

    "Nadie era capaz de imaginarse lo que se nos venía,ni siquiera tú y yo..". Verdaderamente,cierto.Pero,ya sabes,los mejores momentos de la vida no se planean; simplemente,suceden.Y es mejor dejarse llevar y vivirlos que añorarlos porque nunca sucedieron...¿no crees?....Saludos sinceros.

    27/09/17 03:09

  • Foryou1396

    Totalmente de acuerdo. Gracias por leerme y comentar :)

    28/09/17 05:09

Más de Foryou1396