Filosofía Del Amor (2.0)

Publicado por Foryou1396 el 08 de agosto de 2017.
Vengo a hablaros de amor,
de mi perspectiva del amor,
de lo que he ido aprendiendo
desde la primera vez que lo sentí
hasta el día de hoy.
Diez años han transcurrido
desde la primera vez que me enamoré,
pero sigo sintiéndome una principiante
y, aunque todavía no conozco al amor de mi vida
y sé que me quedan muchas decepciones que recorrer
hasta llegar a él,
sí sé lo que quiero
y lo que puedo ofrecer a alguien.
He pasado por relaciones tóxicas,
he sido infiel
y me han sido infiel a mí también.
He sido objeto de engaños y mofas,
de respeto y cariño,
de planes que no llegaron a ver la luz.
Comprendí que he de quererme por encima de todo
para poder querer correctamente a alguien.
Ese es el centro de toda la estructura emocional:
la autoestima,
el valor que te des a ti mismo.
Siento celos,
claro que sí,
pero no impiden que sea feliz.
No puedo estar desconfiando constantemente,
pues todos somos adultos
y estamos con quien queremos estar.
¿Que no sientes ya nada por mí?
Márchate,
seremos amigos;
siempre fui mejor amiga que pareja.
¿Que te enamoraste de otra persona?
Perfecto,
me alegro,
marcha a luchar por ella y sé feliz.
No es necesario que me mientan,
pues no retengo a nadie
y soy capaz de darte libertad.
Jamás prohibiría que fueras de fiesta,
que salieras con tus amigas y amigos,
en grupo o a solas.
Primeramente,
porque no soy nadie para prohibirte nada,
y finalmente
porque yo también deseo que deposites en mí tu confianza
cuando sea yo quien salga con amigos y amigas
en grupo o a solas.
Me cansé,
con el tiempo,
de tener complejo de detective
y andar analizándolo todo,
ya que en caso de traición
me enteraré antes o después.
Tengo una gran intuición
que me dirá si mientes o no,
si me quieres o no,
si la relación funcionará
o caerá en el olvido;
pero eso no quiere decir que te encare por ello,
simplemente dejaré que las cosas sigan su curso.
Ver. Oír. Callar.
Ese es mi lema.
Las cosas acaban cayendo siempre
por su propio peso
sin necesidad de mancharse las manos.
Aun así sí creo que una relación
tiene que tener grandes dosis de tiempo compartido,
de planes de futuro en el que se incluyan el uno al otro,
demostraciones de afecto y detalles de vez en cuando
que hagan sentir a tu pareja valorada.
Opino que,
si realmente amas a una persona,
querrás hablar con ella,
saber de sus ilusiones, miedos,
anécdotas;
incluirla en tu entorno social y familiar,
contarle de ti,
de tu vida y trabajo,
de todo tu mundo interior.
Si alguien te pide espacio,
probablemente se deba a que tú comienzas a sobrar
en su ecosistema particular.
Dáselo.
Aprende a no atarte a nadie.
Cuesta,
lo sé.
Pero da de lo que recibes.
Vigila por ti,
cuídate.
No caigas en falsas esperanzas
que puedan dejarte en la mismísima mierda
cuando se rompan con la realidad.
Disfruta del sexo sin miedo,
desinhíbete.
Espera lo mejor
pero prepárate para lo peor.
Sé consciente de que nada dura eternamente,
y menos aún a los veinte años,
cuando todo es tan confuso
e intenso,
cuando la vida te lleva por donde le da la gana.
No te cierres,
que después de un amor
siempre viene otro.
Vuelve a empezar de cero
con quien te valore,
con quien te presuma
y se sienta afortunado de estar contigo.
Alguien que te mime y te demuestre día a día
que está ahí a tu lado en serio,
que no va a irse,
que te querrá para bien y para mal.
Como dijo un amigo no hace mucho,
una relación necesita de mucha tolerancia.
Cuando la fase de luna de miel finaliza,
cuando percibes los defectos del otro,
has de tener generosidad y paciencia
para poder vivir con esos detalles.
Y lo mismo ha de hacer él o ella contigo.
Puedes querer a tu novio o novia siempre
pero no siempre te gustará.
Uno elige cada día seguir enamorado,
seguir con esa persona
y luchar por el buen funcionamiento de la historia.
Uno escoge superar los problemas y baches
porque ha llegado a la conclusión
que lo que alguien le ofrece
no puede suplirlo otra persona,
porque lo positivo supera lo negativo,
porque el amor real
vence a la atracción pasajera.
Claro que habrán chicas y chicos que te llamarán la atención,
que te revolotearán algo dentro,
pero si realmente estás enamorado o enamorada,
no te merecerá la pena.
No querrás tener nada con nadie
que no sea él o ella.
Todo lo edificado en común
es más valioso
que cualquier desconocido o desconocida afín.
Solamente he de decir,
para terminar esto,
que en el momento en el que ya no sientas nada,
en el que ya no seas feliz
o en el que ya pierdas ganas de compartir tiempo con alguien
o de hablarle,
cortes por lo sano
y busques a otra persona
que te llene de verdad.

De mi blog: https://myowncarpediem.blogspot.com.es/

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Foryou1396