TusTextos.com

Las Dos Vecinas

Jana solo dormia cuando estaba agotada, no solia hacerlo por voluntad propia,solo cuando era vencida por el sueHo, y caia entre agujas y lanas de colores, en un profundo sueHo, luego se despertaba confundida, sin ser consciente de la hora o del dia, a veces se llevaba sus sueHos consigo, todo el dia, y meditaba sobre ello.
La habia despertado su vecina Marie, siempre golpeaba en la ventana, el timbre hacia aHos que no funcionaba.
A veces no abria, pensaba que para que, para escuchar quejas, preferia sus sueHos o trabajar con sus lanas de colores.
Aun no se habia dado cuenta y ya estaba dentro de su casa, en el pasillo.
Oh! Se te ha muerto un canario amiga! y Jana le respondia, si eso fue la semana pasada, esta enterrado bajo el rosal silvestre, en el patio.
Hazme un cafe, tienes leche? Mientras metia una cerveza en la nevera. Marie era muy descarada y tenia mucho desparpajo, pelirroja teHida, con la cara llena de pecas y sus ojos verdes nerviosos.
Pues me pongo un poco de leche de soja en polvo vale?
Su anfitriona no la habia escuchado, solo un murmullo lejano en la cocina, mientras ya estaba en el comedor, rebuscando en el cajon, buscando un cigarrillo para soportar la charla y el cafe, ella no tomaba nunca cafe, solo lo compraba para las visitas.
Cuando era jovencita habia trabajado en algunos bares y servia el mejor cafe de maquina, mientras atraia a la clientela con su agradable charla y su aspecto bohemio.
Ahora estaba en su casa, no era el trabajo, y su amiga Marie ya estaba sentada frente a ella contandole su vida sin tapujos y queriendo respuestas, que ella no podia darle, o si se las daba, tampoco importaba demasiado.
Una vez se enfadaron, cuando le dio consejos a Marie y esta le contesto que no queria que la aconsejaran solo que la escucharan, y esta le dijo, pues yo no necesito escuchar a nadie, para eso me pongo la radio y se acabo.
Habian estado mucho tiempo sin hablarse.
Donde tienes los niHos Marie? Ya se habia comido un platano y Jana encendia en cigarrillo, la otra bebia cafe nerviosa, estan con mi madre, bueno la grande se ha ido a casa de Jitka con su hija a jugar.
Marie tenia cuatro hijos.
Aun podia recordar cuando le dio la ultima noticia, estoy embarazada Jana y tengo dos opciones, o me lo quito de encima o lo tengo y asi podre cojer de nuevo la baja por maternidad.
Habia sido una niHa preciosa, pero ella no tenia tiempo para sus pequeHos. Su marido trabajaba en una fabrica desde las seis de la maHana a las ocho de la tarde y a ella le quedaba todo el dia para hacerse cargo de los niHos.
Odiaba estar en casa y cocinar. Solia comprar platos precocinados y mandaba a los niHos a comer al colegio y a la guarderia.
Marie le hablaba de los viHedos, era el tema del momento.
La habian timado con la paga y estaba enfadada, pero su amiga sentada delante de ella sabia que se lo habia buscado ya le advirtio que no fuera, que se quedara en casa cuidando de sus hijos y de su marido.
Habia ganado nada y menos, despues de semanas enteras ocho horas al dia, entre los gitanos de la zona y los alcoholicos, era un trabajo desagradable, por la gente con la que tenias que tratar, era ilegal por supuesto y por eso nunca podria reclamar nada. No lo entendia, porque ella no podia ganar un dinero extra.
Compraba productos de belleza por correo y era clienta del centro estetico del pueblo, donde solia ir a depilarse las cejas, hacerse limpiezas de cutis y cosas asi, tratamientos demasiado caros para una madre de cuatro hijos.
Tenia los bolsillos llenos de agujeros decia su amiga, o las manos, no podia tener nada, tenia tantas deudas que jamas llegaria a pagar. Tenia conejos, patos, loros, tortugas, hamsters, gallinas, ocho gatos y cinco perros,y en su pequeHa casa vivian todos.Nada parecia llenar su vida y sacir su apetito.
Su amiga Jana le habia dicho que se deshiciera de todo el zoologico porque su marido estaba harto de mantener todo aquello, mientras a ella no le llegaban los dineros y no podia cuidar de todos a la vez.
Lada, el marido de Marie, una vez estrello un gato pequeHo contra un radiador de pared, el gato quedo paralitico.
Pero por mas que Jana la avisara no habia nada que hacer.
Tenian opiniones muy distintas de como vivir la vida, y desde luego sistemas muy distintos de vivirla. Aunque vivieran el la misma calle y fueran las dos vecinas de las esquinas, una vivia al principio y la otra al final de la calle. Lo unico que tenian en comun es que sus casitas eran de su propiedad, las dos habian recibido herencias y en vez de gastar los dineros se habian comprado su casita en propiedad.
Ninguna de las dos tuvo nunca un hogar de verdad.
Pero Marie estaba muy endeudada.
Jana tenia miedo de no verla nunca mas, algun dia, cuando llegasen los ejecutores de deudas del estado y le embargasen todo.
No podia hacer nada.
No se que hacer, pero esta claro que no me da miedo, he mandado a mi marido a por el dinero que me deben y maHana que no esta la jefa ire a los viHedos, al menos me ganare algo mas.
La otra la escuchaba y no daba credito a lo que oia, y le decia, no vayas, no has escarmentado, es solo un aviso y la proxima sera peor. Pero nada, Marie estaba convencida.

Acababan de abrir la cerveza, siempre la tomaban a medias, su amiga en un vaso y ella de la botella a morro.
Jana se habia encendido otro cigarrillo y no podia creer que su amiga fuera tan mezquina, por cuatro duros lo que era capaz de hacer, ahora hacia planes de ir a trabajar en un horno de pan por las noches.
No pudo evitar reirse a carcajadas, porque ella misma ya habia hecho este trabajo, de hecho fue su primer trabajo, de tres de la maHana a una de la tarde. Duro en realidad quince dias, pero fue muy intenso y trabajo muy duro.
Jana estaba feliz de no haber tenido mas hijos, tuvo dos con muchas dificultades y los habia criado sola con muchos altibajos, pero habian salido adelante. Su hija seria pronto mayor de edad y el pequeHo era de la edad de la hija mayor de su amiga Marie, iban a la escuela juntos.

Jana no queria trabajar asi como ella, pero tampoco queria tener hijos para evadir el trabajo. Alli era ley y era algo muy vigilado, como en tiempos del comunismo cuando encerraron al abuelo por no trabajar en nada durante aHos.
Decian que era democracia, pero no lo era, eso solo era un cascaron vacio, mientras lo que se cocia dentro era lo mismo de siempre, los hijos y los nietos de aquellos que antes estaban por encima, tambien tenian el mismo poder. No servia de nada decir que habia otro regimen, si las personas eran las mismas siempre.
Solo se mata la mala hierba de raiz, solia decir Jana. Si tu mano peca, arrancatela. Habia leido la Biblia, y era muy religiosa a su manera, no iba nunca a la iglesia ni le gustaban los curas, lo suyo era la filosofia.
A su pecosa amiga Marie se la podia ver cada domingo, en la iglesia con todos los niHos y con su marido sentado a su lado, en el mismo banco.
No podia comprenderlo. Y aun asi era.Existia y tenia todo su razon de ser.
A pesar de sus diferencias sabian que podian complementarse.
La loca tejedora Jana en sus noches de insomnio a veces tenia ocurrencias de hacerse unos quesos rebozados, y cuando lo tenia todo preparado se daba cuenta de que no tenia aceite, y tenia que mandar a su hija en la oscura noche a la vecina, a ver si estaba despierta y no tenia una botella de sobras y siempre estaba dispuesta a ayudar cuando la necesitaban. A llevar a su amiga en coche a la ciudad o a pasar una tarde con los niHos a la orilla del rio.
Y al contrario si Marie tenia cualquier urgencia y no tenia a la mano nadie para vigilar a los niDos, llamaba a su amiga Jana, en ella podia confiar que los tendrian ademas hasta una buena merienda o cena.
O cuando su marido se enfadaba y les pegaba a los perros, y estos se escapaban, solo era cuestion de tiempo que su amiga Jana llegase con toda la manada, alli es donde siempre iban, tarde o temprano, cuando huian de casa.
Estaban unidas hasta por sus perros, porque Jana habia acogido en su casa un insistente perro salchicha, que llevaba ya tres dias en su puerta y resulto estar abandonado,de ahi salio la union entre su perro y la perrita caniche del abuelo, que tuvieron muchos cachorros, y uno de ellos se quedo alli en el pueblo, en casa de Marie, era inevitable no recordar el parentesco, orgullosas las dos amigas, es el hijo de Nube, Maikisku. Ademas, este habia tenido con la perra de la abuela, otra camada, de los que sobrevivio solo un cachorro, Barny, el unico nieto conocido de Nube. Entonces cuando se escapaban siempre el jefe de la camada, iba a ver a su padre Nube a traves de la valla.
Jana estaba en camisa, despidiendo a su amiga mientras salia por la puerta de su patio.
Marie decia aun algo de que no sabia si al dia siguiente iria a los viHedos.
Jana la oservaba sin decirle nada, solo un hasta luego ya nos veremos,cuando salia de su casa, pero ahora ya estaba en la mitad de la calle, caminando bajo el sol del mediodia, la calle era cerrada para los coches, la hierba crecia alta, ortigas y otras cosas, pudo verla girar en la esquina y desaparecer, la calle era larga y cubierta de hierba verde que a veces Marie recogia para los conejos, Jana solo las ortigas como abono de su huerto.
A pesar de todo seguirian siendo amigas.



















14 de agosto de 2017

Más de Janaantosova