TusTextos.com

Esquizofrenia

Era un Domingo de resaca y mi cerebro funcionaba con una décimas de retraso. Sólo la voz de mi subconsciente dirigía mis pasos.
Tras orinar y cepillarme los dientes me dirigí hacia la cocina para desayunar, pero mi madre no tardó en cortarme el paso con una amplia sonrisa mientras me advertía que no quedaba pan. Así que regresé a mi habitación y me vestí con cierta desgana, dispuesto a ir a la panadería de la esquina a comprar una barra.
Doña Encarna me atendió con una inusual mueca en forma de sonrisa; le pagué la recién horneada barra con un un billete de cinco euros, recibí el cambio y regresé a casa sin ninguna prisa. Durante el trayecto advertí que todo aquel que se cruzaba por mi camino sonreía sin motivo aparente, por lo que llegué a pensar que se habían vuelto locos de repente.
Una vez en casa me preparé un bocadillo de mortadela, mientras mi madre se deleitaba viendo la telenovela. Desde mi posición pude advertir que emitían un capítulo de lo más inquietante, pues todos los actores y actrices lucían una sonrisa distante.
¡El juego apenas acabó de comenzar! exclamó la mala del culebrón de repente, haciendo que saltaran todas las alarmas en mi mente.
Con el bocadillo a medio terminar me introduje en mi dormitorio y pulsé el botón del computador para hacerlo funcionar, pues necesitaba contactar con alguien que me pudiera aconsejar. Mi primera opción consistía en contactar a través de la webcam con mi primo Ignacio, pero pronto advertí que también era víctima de aquel misterioso contagio. De segundas contacté con mi amiga Verónica, pero ella me atendió con la sonrisa aún más diabólica. A la desesperada intenté contactar con Julián, pero de inmediato advertí que su sonrisa era de rufián.
Luego probé suerte en YouTube, Facebook y otras redes sociales, pero en todas aparecieron fotos y vídeos de personas con sonrisas similares. Para mi desconcierto la voz de mi subconsciente me sugirió que me deshiciera del computador. Sin apenas cuestionarme los motivos desconecté todos sus componentes y los fui depositando en el suelo del recibidor.
Mi conducta pronto alarmó a mis padres. En menos de una semana de aislamiento voluntario, en el interior de mi habitación, acudió a mi rescate un grupo de sanitarios escoltados por varios agentes municipales. Todos y cada uno de ellos me mostraban una sonrisa de lo más inquietante.
Jordi04 de diciembre de 2016
Archivado en:
suspense suspense relato

5 Comentarios

  • Polaris

    Gran texto, pero te recomiendo que no acabes en el Taulí, allí te acabarán de rematar.

    Pol.

    04/12/16 09:12

  • Jordi

    La persona en la que me inspiré para este relato estuvo todo 1 mes ingresado allí...en la séptima planta. Muy agudo tu comentario. Gracias por comentar, Polaris.

    04/12/16 11:12

  • Polaris

    Conozco el sitio, mi ex cuñada trabaja allí, un ser doctorado en filosofía y letras del infierno, una arpía más de es lugar donde los únicos lucidos, son los pacientes.

    Tocaste mi fibra, por si fuera poco, tal vez quien detuvo a tu amigo fuera mi ex cuñado, como ves, he estado conviviendo veinte largos años con la familia Monster.

    He tenido suerte, sobreviví a sus campos de concentración.

    Saludos Jordi.

    Pol.

    04/12/16 11:12

  • Jordi

    El trato en general fue bastante bueno. Pero cuando fui a buscar a esa persona cuando le dieron el alta, le pregunté a la doctora para cuando estimaba que se recuperaría por completo. La muy cerda me contestó sin ningún tacto que nunca; que tendría que convivir con la enfermedad de por vida. No sería de extrañar que esa doctora fuera tu cuñada, según la describes. Un abrazo.

    05/12/16 12:12

  • Polaris

    Sin duda era ella. Un ser sin alma.

    Saludos Jordi.


    Pol.

    05/12/16 08:12

Más de Jordi