Soldado En Guerra Consigo Mismo

Me presento ante ustedes como un soldado que de su armadura ha sido despojado.
Al que desnudo a la guerra han arrojado.
Y del que aún no se han librado.
Ahora, aferrado a la más fina cuerda de sueños y esperanzas y sujetado de aquel viejo árbol que fue inundado por la desesperación y la tristeza, yo me pregunto.
¿Cierto es, qué cualquiera la guerra puede ganar?
Por supuesto que no.
Y todo esto tiene una explicación.
La cuál a continuación se transforma en una acusación.
Pues, malditos los superiores que se aventajan a costa del pueblo llano.
Maldita la guerra que enfrenta a familias, ciudades y corazones.
Maldito el dinero que por su codicia más de mil almas se ha llevado.
Malditos todos.
Y maldito yo.
Por no haber podido hacer más.
Por hacer oídos sordos a los llantos de mis allegados.
Y por seguir de pie por una razón tan vanidosa como la gloria de ser recordado.
Pero hoy,
Yo pongo por testigo, a todas esas vagabundas almas,
A todas esas que siguen su camino,
Y a las que crearán nuevos.
Que llevaré su destino y el mío, a la mayor de las victorias que nuestro mundo ha presenciado.

26 / junio / 2017

Etiquetas:

Lo recomiendan

Para comentar debes registrarte »
Si eres miembro inicia sesión »

Mas de Leah