TusTextos.com

Ellas.

Ellas. Hoy vengo a hablar de ellas.
Parecen rayos de luz que destacan en el cielo, de esos que te transmiten paz y calma, que todo sigue bien allá por donde pisas. Figuras abstractas que reflejan las sombras, aquellas que se quedan pegadas a tus pies por muy opaco que te parezca el mundo.
Casualidades que te regala la vida y deseas haber planeado mucho antes de que ocurriesen.
Ellas son ese peluche que cualquier niño agarraría por la noche con tal de sentirse seguro, ese cerrar de ojos que necesitas para dejar de pensar en todas las nieblas que pasan por tu mente.
Viento que te aparta el pelo de la cara cuando te despiertas pero quieres seguir durmiendo, y vaso de leche calentito antes de dormir.
Manos apretadas en momentos de tensión y lágrimas recogidas en recuerdos que te hicieron reír.
Agua en tiempos de sequía, la brújula que cualquier marinero necesitaría para seguir.
Son vela de barco que te enseñan a coger el timón, letra de versos que forman la más bonita e inquietante de las poesías, de esas que te dejan temblando el corazón cuando vas pasando miles de páginas y tienes que empezar un libro nuevo.
Lápices que trazan las líneas de tus puntos perdidos, y también gomas que te obligan a volver a hacerlo mejor.
Notas que necesitas para crear musica, cuerdas que tocas para formar cada canción.
Son números que juntos construyen códigos, contraseñas que descubres que te abren el alma, abrazos que apaciguan hasta el más terrible temor.
Son huracán en plena tormenta, abrigo en invierno y puente en abismo, rocío en otoño y alas de avión, esa semilla que siembras y te regala una flor.
Son tantas nubes como existen en el cielo, y tan brillantes como perlas en el mar. Tienen tanta verdad que el infierno se asusta, y las caricias se vuelven más vulnerables al calor.
Son ellas el sentido de cada luna creciente, mareas que arrasan con cualquier rincón.
Deseos que lanzas al aire cuando soplas las velas y cartas en el buzón.
Mirada que tranquiliza después de cada miedo, llave que acaba con tu prisión.
Ramo de flores en cada homenaje, botón que pulsas en cada elección.
Son sirena en caso de emergencia, medicina que acaba con todo dolor.
Son ellas, guerreras de vida y musas de pintor.
Lucia, Car, Pilar, Ana, María Gómez y María Fernández.
LepontPublicado el 14 de mayo de 2019
Archivado en amistad suerte carino poema poesia adolescencia reflexion mejor amigo abrazo hombre atencion paradoja lealtad felicidad dedicatoria admiracion belleza coraje valentia miradas risas texto escribir querer

Más de Lepont