TusTextos

"gloria In Excelsis Deo"

Generación que no puede dormir, a excepción de sus ansiolíticos. Generación de ataques de pánico, pero con un discurso de paz en sus labios. Generación ruidosa, que le teme al silencio. Decimos ser la generación de la libertad, pero nos domina la ansiedad. ¿Dónde está la calma? ¿Es que hay algo más grande y fuerte que el miedo?

Aquella noche de verano sentí miedo. Mi corazón golpeaba con fuerza, rápido. Adrenalina pura corriendo por mi sangre. ¿Cómo un sentimiento puede ser tan irracional y lógico al mismo tiempo? ¿Cómo mi mente puede ser tan ponderada y desequilibrada a la vez?

Corría sin rumbo, sin conseguir identificar nada en mi imaginario. Ni siquiera parecía que mis pies pisaran el suelo de forma normal. Se me juntaron todas la noches en una. Se peleaban las ganas con la falta de aire. Me perdí y me encontré recorriendo de nuevo todos los kilómetros que pasé buscándome. Me oprimía una gran bola de miedo a equivocarme, a dar un mal paso. Sólo sé que corría buscando una señal, algo de que agarrarme. A lo largo del camino me ofrecieron muchas cosas de que hacerlo, pero solo eran ilusiones. Neblina, simple bruma.

Y cuando todo este mundo parecía que iba a implosionar sobre mi, una bocanada de aire volvió a dibujar frente a mi una imagen que parecía familiar. Si, ya había oído hablar de Él.

De repente bajaron mis pulsaciones. Ya tenía de qué agarrarme, sólo tenía que llegar.

"Echa tu carga sobre el Señor y Él te sostendrá..." Salmos 55:22
Melpura12 de enero de 2021

Más de Melpura