TusTextos

A Veces

Y a veces quiero volver a sentir tus besos... a veces me digo a mi misma. A veces es cuando no los siento. A veces quiero volver a tenerte, a sentirte, a abrazarte como solía hacer, como solía ser.

A veces me siento frente a la pantalla y me enciendo un cigarrillo, de esos que tu tanto odiabas, de esos que se sienten culpables, a veces siento que no es lo único que me mata.
Y es entonces cuando, entre calada y calada me escondo en terceros, es entonces cuando me desnudo ante mi, cuando dejo atrás mi soberbia, mi dignidad y mi cordura, y empiezo a hablar de ti, y de ella:

Ella, frente a la pantalla, ya a deborado mas de cinco cigarros y aun así la pagina sigue en blanco, las palabras no teclean sus manos, se quedan atormentandola en su cabeza.
Tiene tantas cosas que contar, tanto tiempo que perder, tanto que desearía olvidar y tan poco de lo que logra escapar.
Ella desdichada le recuerda, centímetro a centímetro, beso a beso, palabra a palabra. Cuantas miradas se dirigían hacia el entonces, cuantas no? Seria la cuestión.
Ella desdichada lamenta cada instante fuera de su alcance, lejos de esos ojos con los que hoy aun sueña, lamenta el no tenerle entre sus brazos, el no sentir sus abrazos, no ser la razón de su sonrisa.
Su sonrisa, su puta sonrisa, picara, sencilla, humilde, suya. Ella sonrie con las fuerzas que le quedan, no por orgullo, no por que el la vea feliz, si no por el hecho de que al verla sonreir se enamore de su sonrisa, tanto como ella de la suya. Recuerda cada peca, el ritmo de su respiración, sus pulsaciones cuando el la tenía cerca, cuanto llegaron quererse, cuanto le quiere aun.
Como sus miradas se cruzaban, como el la observaba en silencio, no necesitaban palabras que dirigirse, con mirarse lo decían todo, el brillo de sus ojos cuando pasaba por la puerta, su voz suplicándole un abrazo, su voz diciéndole adiós.

Ella, cuantas veces habrá revivido ese momento, esos ojos, esas palabras. Trazando cada vez una historia distinta, un final alternativo, un ademán distinto un ultimo beso que recordar.
Cuantas veces ha soñado con un final final feliz, a su lado, atormentandose por lo que pudo ser, por lo que no es y lo que no será.

Se ha planteado miles de situaciones distintas, continuaciones, esperanzas, pensar que seguiría queriéndola después de todo.
Pensar que todo era erróneo, que se arrepentiría de dejarla marchar, de no tenerla, de no verla sonreír, de que no fuera suya si no de otro.

Por que eso, al fin y al cabo es lo que mas le duele, no el hecho de que la dejara, como tantas veces a vivido, si no el hecho de que ya no la necesitara mas, que no la echara de menos como ella a el, de que no sintiera celos de cada mirada que se cruzaba con sus ojos, de cada indicio de felicidad y satisfacción que no procediera de ella, como así le pasa. 

Y cuando se da cuenta de que el cigarrillo se ha consumido entre sus dedos, de que las lagrimas fluyen de sus ojos, y caen sobre el teclado, mezclandose con la ceniza derramada y la nostalgia del ambiente, para en seco, y cae en la cuenta de que todo esta dicho, de que las cartas están sobre la mesa y de que el dolor de esos terceros a pasado a ser suyo sigue:

Me e planteado cada momento con miles de perspectivas distintas, e pasado por cientas de etapas, esta la del dolor, cuando cada esquina, cada calle, cada banco y cada letra me hacían brotar lagrimas y llantos, la de la desdicha, cuando todo me salía mal, todo me pasaba a mi y nunca recibiría nada bueno. La de la autoestima, cuando empece a pensar que todo era culpa mía, que no era suficiente para el, que debía ser perfecta a toda costa, cuando me recordaba cada error con cicatrices que ahora veo en mi piel. 
Y ahora supongo que resumiendo me encuentro en una etapa que no puedo nombrar, son tantas las cosas que me ocurren a la vez,fusionar todo lo que e vivido, todo lo que e pasado y juntarlo con la madurez a la que me a llevado, el punto en que pienso que la vida te lleva a estas situaciones y lugares, a sentir lo que sientes y a tener lo que tienes, a tomarte cada decisión como un reto, como algo que debes superar y algo de lo que aprender, a saber utilizarlo en un futuro, a tener experiencia, a estar preparada, a saber aceptar el daño que conlleva y a saber utilizarlo a tu favor.

Tras esto ella se pregunta, por que la vida le a llevado a esta desdicha, a esta tristeza, a esta nostalgia, a esta locura, al amor, y entonces todas las teorías se desmoronan y vuelve a empezar por la primera etapa y así una y otra vez, como un pez que se muerde la cola, pero cada vez mas cansado, entonces cada rotación se vuelve mas amena y ella desea que al final, el pez acabe por deborarse a si mismo y que todo acabe, o bien que cree una corriente que seguir y que vea que su cola no es el final de el, que toda obsesión pasa, y todo al final acaba.
Naughtyswallow07 de agosto de 2012

5 Comentarios

  • Buitrago

    El ser humano vive mucho de recuerdos y de "a veces" eso es asi, que no falte.
    buen texto

    Antonio

    07/08/12 01:08

  • Krei

    A veces...a veces encuentras textos que encierran tanta emoción como éste, y te quedas pasmado. Muy buen trabajo.

    07/08/12 03:08

  • Naughtyswallow

    Muchas gracias a los dos!

    07/08/12 04:08

  • Creatividad

    Muy bueno. Saludos

    09/08/12 08:08

  • Naughtyswallow

    Gracias!

    10/08/12 01:08

Más de Naughtyswallow