TusTextos

Demasiado Lejano para Hablar de él Esta Vez

Hoy el cigarrillo le sabe dulce, a la vez amargo, sincero y traicionero. Hoy se sienta frente a la pantalla, frente a las calles que lo han visto crecer, frente al deseo que tiene latente en la piel.
Ella se consume pensando en él, como el cigarrillo se enciende, ella lo hace también.
Le piensa y, y... Qué pensar, qué decir qué hacer?... Esta vez no sabe como plasmarlo en el papel, ni como reaccionar ante él.

Se encuentran a solas, entre cuatro paredes, las mismas que lo han visto florecer, entre las cuatro paredes que ven día a día las miradas cómplices, los besos apasionados, los recuerdos de noches en vela y sudor en la piel.
Confidentes de lo que pasa en su interior, los arropan en cada atardecer, en cada caricia y cada latido, testigos mudos de lo que esconden a la vez.
Palabras que quieren decirse, deben callarse y saben sentirse, por que sobran los motivos para decirle que se calle, y es que sobran los motivos para hacerse callar.
Lo que las mentes hablan, lo que las miradas dicen sin decir, lo que los besos callan, y sus gritos enmudecen.
Y es que palabras en alto sobran, sobran las heridas que hacen en su piel, sobran las lágrimas que no deja caer, sobra el sentimiento que le hace ver lo que en realidad no es.
Sabe que él se consume por ella, como lo hace así el cigarrillo que mantiene prendido entre sus dedos, los mismos dedos que le rozaban ayer, pidiéndole perdón por ser como es, suplicándole con gritos mudos que la abrace esta vez, que rompa el silencio que los corrompe, que baje de su trono le bese los pies.

Sabe que se duerme pensando en ella, sabe que las palabras que nunca dirá las repasa día a día, una y otra vez, y que al anochecer, las lanza al viento queriendo quererla querer...

Y sabe que ella piensa en él, al amanecer, cuando se despierta junto a él, cuando siente su aliento en la piel, cuando mira sus ojos cerrados y sabe que la mira también. Sabe que le piensa cuando duerme a solas con sus pensamientos, bajo las historias que cuenta sobre él y las que anhela seguir contando una y otra vez.
Interminables, como su gesto justo después del otra vez, como los besos que sueñan darse, así como lo es su amor por él, así como lo son los gritos que enmudecen, así como sabe que siempre habrá un después a su lado, un después tras las lágrimas, un después en la mañana y un después demasiado lejano para hablar de él esta vez.
Naughtyswallow13 de junio de 2013

2 Comentarios

  • Foryou1396

    Buen texto! :)

    14/06/13 07:06

  • Creatividad

    Bueno, esperamos tus proximos textos. Saludos

    27/08/13 05:08

Más de Naughtyswallow