TusTextos.com

Cronología de una Maniática Obsesión!!! (1º Parte)

Ayer lunes no podía dejar de verme las uñas de los dedos, las veía como criaturas malignas llenas de polvo que se erguían sobre mis manos.

No podía dejar de mirarlas.

- me siento tan asqueroso (me dije)

Así que resolví ir al lavamanos: me limpié tan fuerte los dedos, que sentí que se me iban a desgarrar; el jabón lo restregué como nunca sobre la palma.



- Es un problema psicológico, una especie de sentimiento compulsivo y maniático que ha desarrollado al pasar de los años (dijo aquel viejo calvo, era el psicólogo al que mi madre había decidido llevarme).

“Sentimiento compulsivo y maniático”, eso lo resolvía todo dentro de la normalidad terrestre. Excepto mi normalidad mental.

- ¡¡Ni pienses que tocaré la pared con mis manos!! (le grité a mi madre aquel 3 de agosto de 1997)

Ella se me quedó viendo por un instante.

A los 5 minutos, decidió resolver mi manía, arrojándome agua de pescado a mi cuerpo.

Debían verme, me retorcía sobre mí mismo, como una sanguijuela sin oxígeno.



- Yo le aconsejaría a usted señora, que al niño se le otorguen mínimo cuatro citas más para que él pueda vencer el mal que lo afecta (dijo el psicólogo aquel 11 de agosto del mismo año).

Cuando cumplí los 16 años de edad, limpié mi cuarto de tal manera, que entre los espacios interdigitales se me hicieron tremendas ampollas, ya llevaba hasta la fecha 57 visitas al psicólogo.

Un día, un 14 de abril, desperté con la garganta reseca. Al levantarme a las 3 de la madrugada, noté que llevaba mis manos cubiertas con dos guantes estériles, mis pies llevaban par de calcetines quirúrgicos, mi cuarto lo había cubierto con muchas sábanas blancas que yo mismo lavaba en jabón antibacterial y agua potable. Desperté dentro de aquel realismo que yo mismo me había creado.

Un silencio enfermizo y con olor a limón, transcurría entre los espacios cubiertos de la habitación.

Decidí acostarme de nuevo dentro de aquel sentimiento claustrofóbico, miraba, entre la oscuridad de mi habitación, como resurgían las sombras llenas de polvo y con un maquiavélica risa entre el silencio retardado de aquel lugar. Me quedé paralizado, con mis ojos completamente abiertos.

Y como un niño indefenso, me tapé los ojos con las sábanas mientras un frío intenso me corría la espalda.

- Dentro del estrés traumático que presenta el muchacho, el nivel maniático y compulsivo creo que ha desaparecido lo suficiente como para declararlo en dos años, libre de toda enfermedad mental (le dijo aquel psicólogo, con una falsa sonrisa en su cara, a mi madre a las 3:45 de la tarde en la consulta del día 15 de marzo)

Esa tarde, me encontraba sentado en medio del balcón que daba al jardín de la casa. La puesta de sol teñía el cielo de un color anaranjado que se difuminaba lentamente con las nubes que lo cubrían.

Veía como poco a poco el sol se iba desapareciendo, lágrimas brotaron de mis ojos.

- Ya tienes 23 años y todavía no sales del balcón (me dijo mi madre, se encontraba en el marco de la puerta que da hacia donde yo me encontraba).

- Han pasado siglos y todavía el mundo se encuentra tan asqueroso como el primer día (le dije en voz baja)

- Quizás…pero tú no has hecho nada para cambiarlo…
Quedé en un escaso silencio. Volteé en dirección a ella y le dije entrecortadamente:

- Quizás sea por eso que hoy en día, me lamento aún de estar vivo.

28 de septiembre de 2009

14 Comentarios

  • Voltereta

    El niño burbuja se protege de todo lo que le rodea, aunque tal vez en realidad solo se limite a proteger su mundo de la maldad exterior, un realato que invita a la reflexión, ¿donde está el bien y donde el mal?,
    ¿donde empieza la locura y acaba el raciocinio?.

    La verdad es que planteas unas interrogantes francamente interesantes, a parte de que se aprecia una gran similitud entre la cordura del sicólogo y la maniatica forma de ser compulsiva del crio.

    Un relato francamente interesante.

    Un saludo Marco.

    28/09/09 07:09

  • Nigth14

    :O voltereta....que placer tenerte por acá amigo, tenía tiempo sin escuchar tus palabras; grande fué mi sorpresa al tenerte en este espacio.

    muchas gracias por tal comentario, y sí, quizás sea el motivo del texto; siempre trato de dejar con ellos un mensaje escrito entre los párrafos y creo que eso lo has palpado tú.

    la historia es un pelin larga como para haberlo publicado de un sólo tirón. por eso la dividí en tres partes.

    espero que la sigas y puedas darme tu comentario final :)

    saludos voltereta y muchas gracias por recordar mis escritos

    28/09/09 07:09

  • Taber

    Maniaco depresivo y compulsivo, es una cárcel tremenda la de tu personaje, un sin vivir constante lo has expresado muy bien. Me ha gustado mucho.

    Un saludo!!

    28/09/09 09:09

  • Nigth14

    taber me alegra mucho que te gustase el texto, y mucho más el verte por aquí comentádolo. muchas gracias por tales elogios.

    saludos :)

    28/09/09 09:09

  • Johnnyhoyer

    Genial, genial!...muy buena historia...muy nutrida de todo un poco...esperemos el final...hehehe..
    Un abrazo!...=)

    29/09/09 06:09

  • Wersi

    Siempre tan genial Marco.
    Todos tus relatos dan que pensar. Este es un fiel reflejo de lo que les sucede a muchas mentes en este mundo tan cruel. Como no ser un enfermo compulsivo con lo que nos cae encima.

    Un abrazo y mis agradecimientos de que vengas a verme.

    29/09/09 07:09

  • Mejorana

    Es una historia angustiosamente hermosa Marco.
    Parece tomada de un hecho real.
    Creo que la has vivido en alguna parte.
    Un abrazo.

    29/09/09 02:09

  • Nigth14

    johnny, me alegro que te hayas pasado por aqui, y mucho más que te haya gustado el relato :)

    saludos y un abrazo!!!!

    29/09/09 04:09

  • Nigth14

    wersi pues tú misma has dado en el clavo, quizás mi texto sea una protesta al mundo actual vista desde una óptica que muy pocas veces nos hemos detenido a pensar.

    el agradecimiento viene de mi parte por pasarte por aquí y recibir de tu parte tales elogios, gracias :)

    29/09/09 04:09

  • Nigth14

    mejorana...que bueno tenerte por aquí.

    quizás sea un hecho real, con un poco de ficción; me ha gustado siempre la mezcla de esos mundos.

    un abrazo y un besazo mejorana :)

    29/09/09 04:09

  • Andreadelmar

    Nigth, es una buena historia! siento que es un personaje encerrado creando un mundo distinto para él motivado por el asco que se vive de la sociedad fuera de su contexto y que él experimentó y formó parte en algún momento. Tiene definitivamente telas de donde cortar mucho experaré con ansias tu gran final.

    Muy bueno!

    29/09/09 05:09

  • Nigth14

    hola andrea, me alegra mucho que te haya gustado.

    y pues en cierta parte tienes razón, todos alguna vez en la vida hemos experimentado ese sentimiento de soledad, y de asco por todo aquello negativo que nos rodea.

    muchas gracias por leerme, espero que te siga gustando el texto.

    29/09/09 05:09

  • Alumine74

    Marcos imposible no sentir la sensación de fobia extrema, la soledad que lo rodea para sumergirse en un mundo así sin darse cuenta poco a poco.
    Excelente manera de narrarlo, había leído esta ayer y hoy ya me leí la 2º parte :D ahora voy para hacer mi 2º comentario.
    Un abrazo

    30/09/09 12:09

  • Nigth14

    me alegro que te hay gustado alumine

    30/09/09 04:09

Más de Nigth14