La Vida de una Hormiga

Publicado por Oliviaferrer el 18 de octubre de 2017.
Como una pequeña hormiga había sido siempre. Pequeña, del montón. No destacaba por nada más que por sus defectos. Seguía el recorrido que hacían las otras, iba cogiendo alimento, procuraba no toparse con ningún niño malcriado que le chafase. Pero sí, se lo encontró. Ella, que no hacía más que intentar avanzar. Que solo había llegado para aprender que en la vida se vino a aprender. Y ella intentaba aprender, y aprendió a afrontar la soledad, aprendió a afrontar las miradas de burla, aprendió muchas cosas ella, que aunque se consideraba tan pequeña era muy grande.
Aguantó sus años, calladita, sin meterse con nadie. Aguantó dolores de cabeza durante un año. Se desplomó como un castillo de arena en la consulta de la doctora quien le preguntó si algo le preocupaba. Y se desplomó porque entonces comprendió quienes le producían esas jaquecas.
Decidió pedir ayuda a una abeja, quien la ayudó, y puso a todas las hormigas que se creían reinas y no lo eran de vuelta y media. Los zapatos de los niños se alejaron durante un tiempo, aunque las huellas seguían estando allí porque eran imborrables.
Quiso seguir aprendiendo para ser alguien en un futuro. Para que no volviesen a pisotearla. Y aunque aún está en un proceso de recolección y aprendizaje, ha crecido. Y tanto que ha crecido. La pequeña hormiga ahora ya no es tan pequeña. Quizás para los demás sí, pero realmente no lo es. Da igual lo que los demás piensen, cada uno sabe cuál es la verdad y a veces debatir solo te hace perder. Ella sabe que ha crecido, porque ha construido una barrera que impide a los niños pisotearla. Le dice a las falsas hormigas reinas que ellas son como las obreras, lo malo es que como son tan vagas se disfrazaban de nobles, pues no tienen otra opción. Ha crecido y la pequeña hormiga ya se hace ver. Y no se calla. No se deja destruir aunque se siga derrumbando por tonterías, aunque se siga sintiendo chiquitita a veces. Normal sentirse pequeño, si este universo es tan grande. Pero lo importante es crecer por dentro. Eso se ve mucho más que cualquier falsa corona. Las falsas coronas son solo la máscara de una hormiga miserable.

Lo recomiendan

6 Comentarios

  • Rocinanteblanco

    Fabula o verdad, ambas cosas.

    18/10/17 10:10

  • Oliviaferrer

    Sí, por desgracia ambas cosas.

    18/10/17 10:10

  • Raul_amon

    Las hormigas pueden levantar hasta 50 veces su peso. Como hormiga luchadora que es, seguro que podrá con ellas y con cualquier otra que se le ponga por medio :-)
    Un beso!

    19/10/17 01:10

  • Danielagomez

    Animo, una hormiga puede buscar un paraíso para toda su prole, se adentra en lo desconocido, se arriesga por los demás, tal vez deberíamos aprender más de ellas.
    Daniela.

    19/10/17 11:10

  • Oliviaferrer

    Es admirable el trabajo que llegan a hacer las hormigas. Recogiendo comida para cobijarse en invierno.
    Y otras prefieren abusar del trabajo de las otras pensando que así serán más grandes.
    Así es la vida.
    Bueno, un beso Raúl y Daniela.

    19/10/17 02:10

  • Polaris

    Siempre me ha impresionado como progresan como sociedad, si tuvieran alma, serian Dioses.

    Un saludo.

    Pol.

    20/10/17 10:10

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Oliviaferrer