TusTextos

Realidades

Un minucioso retratista traza con sumo cuidado las arrugas de una mujer que aun entrada en sus setenta, todavía cree ser una treintañera. El resultado le parece una blasfemia y con una retahíla de improperios trata de echar por tierra el trabajo del dibujante. "¡Cuarenta años, señora, cuarenta años envidiado por los mejores artistas, para que venga usted a decirme que no valgo un carajo!". Nunca tuvo un solo cuadro expuesto en ninguna galería, ni si quiera le pagaron más de 20 euros en los mercados, pero expone su talento (talento indiscutible, por cierto) como si realmente hubiese podido vivir de ello alguna vez.
Ya con la noche cayendo, un gato negro se pasea pretencioso por el borde de la acera. Las farolas proyectan en el muro su sombra, una sombra enorme por la perspectiva que tiene respecto a la luz. El gato ve su silueta y cree ser una pantera, pero su orgullo se ve nublado cuando un perro vagabundo se acerca a él y le dice que no es más que un gato callejero del que la gente huye por traer la mala suerte. "De ti huyen por pulgoso, no tengo nada que envidiarte" - se defiende así el felino- y el pobre chucho vuelve cabizbajo a su casa de cartón mojado.
Una palomilla se siente realmente satisfecha por sus alas color pardo. Es tan parecida a una mariposa... Lástima que no lo sea. Ha entrado en un hogar, buscando la luz y el calor de una bombilla. La niña ha sentido repulsión y no ha parado hasta ver a la falsa mariposa aplastada contra la suela de su zapatilla. La palomilla iba buscando la luz que dentro no tenía, pero la mataron por no ser de colores. Jamás llegó a entender qué la diferenciaba de una mariposa.



Oliviaferrer14 de mayo de 2020

4 Recomendaciones

9 Comentarios

  • Norma

    Es muy bueno.muchas veces pasa.querer ser lo que no es .saludos

    15/05/20 12:05

  • Patroclo

    Oliviaferrer,
    podría tratarse de distintos grados de consciencia?

    El retratista conocía su talento. Quizá su estilo no encajaba con las tendencias del mercado, las galerías no dejan de ser un negocio.

    El gato parece ser parcialmente consciente de sus limitaciones. Pero la polilla directamente cree ser algo que no es. Bueno, al menos esta noche lo veo así.

    Me ha gustado, un saludo.

    15/05/20 06:05

  • Oliviaferrer

    Lo cierto es que no lo hice con esa intención, pero me alegra que le hayas sacado ese detalle.
    Sí es cierto que el pintor, no por no estar en una galería sería peor, pero tampoco es del todo fiel a la realidad y también tiene sus aires de grandeza puesto que afirma que hasta los mejores artistas lo envidian, algo que no es cierto porque ningún pintor famoso lo conoce.
    En el caso del gato, él sigue convencido de su superioridad porque presume de una imagen que realmente no tiene. Lo peor del gato es que aunque él tampoco posea nada especial ya que de lo que se siente orgulloso realmente es de un espejismo, hace sentir mal al perro, que es el único en la historia que es consciente de su realidad. Pero el perro, hasta que no viene alguien altanero a decírselo, está tranquilo.
    Lo que quería decir sobre todo, es que los seres que más ego tienen (ego insano) al final son los que acaban haciendo sentir peor a aquellos que por lo menos viven su realidad tal y como es.
    En el caso de la polilla, no es que crea ser algo que no es, es que se siente orgullosa. Ella cree tener un parecido con las mariposas, cree que compararse con ellas le hace bien, pero en el fondo se siente orgullosa aun sin ser como ellas. El problema es que siempre hay alguien que trata de romper esa satisfacción que una siente consigo misma. Y es lo que ha pasado con la mariposa, que justo cuando empezaba a aceptarse decidieron matarla.

    Siento el rollo y espero que se haya entendido.
    Gracias por tu comentario, Patroclo, me ha servido para explicar la "moraleja".

    Gracias a ti también, Norma.

    Un saludo a ambos!

    15/05/20 10:05

  • Remi

    Distintas realidades como personas, a veces más imaginadas que otra cosa. El respeto es fundamental y ser consciente de lo que se es sin menospreciarse a uno mismo. El ser generoso con los demás eleva nuestra valía, nadie es perfecto.
    Muy buen texto Olivia, me ha encantado.
    Besos.

    17/05/20 11:05

  • Oliviaferrer

    Gracias Remi, eso creo. Ser fieles a uno mismo sin faltar al respeto a los demás.

    Besos.

    17/05/20 02:05

  • Indigo

    Sentir y actuar con dignidad es lo que mantiene el equilibrio.
    Mi saludo Olivia.

    17/05/20 07:05

  • Oliviaferrer

    Totalmente de acuerdo, Indigo.
    Saludos.

    18/05/20 08:05

  • Clopezn

    Gran composición de microrrelatos ahondando en lo diferente que es a veces la percepción que tenemos de nosotros mismos y la que los demás tienen de nosotros. Me ha encantado.

    27/06/20 06:06

  • Oliviaferrer

    Muchas gracias, Clopezn. Me alegra que te guste.

    29/06/20 01:06

Más de Oliviaferrer