El Señor de Las Tierras Del Sur

Don Alfonso IV de las Tierras del Sur hace su entrada en la sala donde está pasando últimamente mucho tiempo trabajando por su reino. Las trompetas anuncian su presencia. Vestido de bellas y cómodas vestiduras de fina seda procedente de Asia, camina hacia su trono entre sus súbditos, los cuáles no pueden ocultar sus rostros de seriedad y preocupación por la amenaza mágica oscura que hay sobre el palacio. Al rey le espera junto al trono su más fiel consejera, su madre Doña Cecilia, y mucho trabajo que afrontar. Con la preocupación de la llegada del hechizo del sueño eterno, pide ayuda a los magos de magia blanca que han venido al reino desde lejanas tierras del norte. Tras un agotador día de trabajo, Doña Cecilia vuelve a su casa deseando a su hijo las buenas noches acompañado de un beso en su pálida y sudorosa frente.

Esta mujer llega a casa todas las noches y llora desconsoladamente mientras reza por su hijo antes de acostarse. Sabe que su hijo Alfonso es fuerte pese a sus 8 años, sabe que su imaginación es única y le dota de una sonrisa para seguir adelante el día a día. Y también, tristemente, sabe que donde su hijo ve un trono, ella ve una cama. Donde él ve un palacio con súbditos preocupados, ella ve un hospital plagado de pacientes. Donde el pequeño ve bellas y cómodas vestiduras de seda procedente de Asia, su madre ve un pijama de hospital. Donde Alfonso ve una amenaza mágica oscura, ella ve la enfermedad de su hijo. Donde el niño ve el hechizo de sueño eterno, ella ve su muerte.

30 / octubre / 2010

Etiquetas:

1 Comentarios

  • Norah

    Con la preocupación de la llegada del hechizo del sueño eterno, pide ayuda a los magos de magia blanca que han venido al reino desde lejanas tierras del norte, en verdad original juego, saludos.

    31/10/10 03:10

Mas de Pablofof