En El Nombre Del Amor

Publicado por Polaris el 18 de diciembre de 2015.










En el nombre del amor






Escribo poemas de amor porque no tengo amor, adolezco de él, y o he elegido este estado, nadie me impide buscarlo, pero este hecho intrínseco no impide que ame a las mujeres, las necesito, tal vez no por el mismo motivo que por lo general tengan otros hombres, yo tengo síndrome de Asperger y eso me hace ver el mundo de forma diferente, pero al mismo tiempo sentir y amar de forma distinta.

Algo que tal vez os sorprenda, o que os sorprenda de mi, y que es una característica de los que tenemos este síndrome, es que podemos prescindir del sexo, para mi nunca fue, ni ha sido, algo que me entusiasmara en demasía, de hecho cuando era adolescente me parecía hasta aburrido, par mi siempre fue más importante el hecho de dar placer a la pareja con al que estaba, que el de obtener mi propio placer, de facto, muchas veces fingí y mentí en el placer o el orgasmo.

Para mí el verdadero placer venia después de realizar el acto amatorio, el descansar la cabeza sobre el vientre de una mujer y que esta te acariciara la cabeza, sentir el roce de su pecho en mis mejillas, si que era causa en mi de verdadero gozo y autentico placer.

Cuando la madre de mi hijo quedo embarazada, me pasaba las noches enteras mirándola, le hice miles de fotos sin que se diera cuenta, contemplar su maravilloso cuerpo, me parecía tal milagro, que aquella barriga creciera, que cada día tenia que contemplarla, le hablaba susurrando, y la colmaba de besos, nunca algo me ha dado tanto placer como besar la barriga de la madre de mi hijo, me ponía a su altura y le hablaba bajito, era a veces irresistible que rozara con mis dedos su contorno, me parecía tan bello, tan hermoso que al final acababa llorando.

Algo parecido me pasa con otras mujeres, algunas de esta página, o tal vez algunos piensen que es tan solo busco de ellas el seducirlas y que caigan rendidas para poder ser eso, una mera conquista.

Nunca me ha importado una mierda lo que el mundo piense de mí, y no me justifico, siempre digo que yo solo me arrodillo ante el amor mi reina y ante su descendencia, y hay tan solo hay una cosa a la debo respeto y tengo respeto:

La belleza.


Yo amo a muchas mujeres de esta página, las amo de verdad, las amo, por que no las quiero poseer, quiero que sean libres para que amen a otros hombres, para que se amen a si mismas, pero lo que siento por ellas, el verdadero significado de mi amor radica en observar su belleza, su belleza no me pertenece, pero es para mi como una obligación extenderme, hablar, pintar, adular poeticamente ese alma de mujer que pertenece a su cuerpos, por otro lado benditos para mi.

Ellas saben quienes son, y con cada una de ellas hay una comunión de sentimientos, y saben que por mi parte, son sentimientos de pureza, más todo hombre tiene un diablo dentro, del que ninguna mujer puede fiarse, yo no soy una excepción, pues yo también poseo ese diablo.

Nada en el mundo querría yo que vivir en un harén con ellas, que en cada amanecer con su intrínseca noche, deleitarme con el milagro de su desnudez, de su belleza, de sus olores y sus vaivenes, sentir el deleite de verlas caminar, escuchando de viva voz su sentimientos, sus causas, sus deseos sus anhelos.

Me gustaría pintarlas, me gustaría recitar poesía, me gustaría hacer poesía con ellas, sentir en todo mi ser todos sus sentimientos y al caer la noche que me dejaran dormir en su regazo, nada querría más, pues para mi el amor es eso.

Nunca he sentido el verdadero placer en mi carne, porque lo único que he deseo es darlo, darme a la otra persona, buscar el placer animal es algo que detesto, que odio hasta lo más profundo de mi ser, yo no se amar de otra manera, yo le hablo al sexo de las mujeres o descubro un mapa de todos sus lunares, de todas sus marcas y hago un mapamundi en relieve, les pongo nombres de planetas y viajo de lunar en lunar besando, ver sus rostro, sus ojos, sentir como se arquean sus cuerpos, es lo que me produce placer.

Para mi el pecho femenino es la sublimación de la belleza, nada hay tan hermoso en este planeta, ni ene el universo, sentirlo, acariciarlo, besarlo, descansar en él, es a la máxima aspiración de amor que un hombre puede alcanzar. La vida esta en él, la bondad, el placer, la Santísima Trinidad, el milagro de la existencia, el pecho de una mujer es el icono, la religión, donde todo hombre debería arrodillarse y reverenciar rezando.

Siempre he dicho que el día que muera quiero que me quemen y que mis cenizas descansen en el pecho de una mujer, o tal vez de muchas, si pudiera, a todas las que he querido y que quiero.

Nada hay más hermoso que una mujer, nada más perfecto que su desnudo, nada tan perfecto y sublime como su pecho, yo soy un mal poeta, pero soy aun peor pintor, pero tengo mas de treinta cuadernos, solo con esbozos de senos, esa es mi desgracia, para mi nunca quedan perfectos pues es imposible que un inmortal los pueda plasmar, muchos, cientos de esbozos son como me imagino a las mujeres de esta página, y a veces me avergüenzo de tal cosa, por que me pregunto si tengo derecho a hacerlo o si es una aberración que un infausto aprendiz de pintor se atreva a hacerlo.

Hoy os he hablado de mi, es muy difícil para mi expresar mis sentimientos, mis emociones, mi verdadero yo, es el que escribe, el que escribe poemas y hoy con motivo de esta reflexión, he escrito este
Se titula en el nombre del amor, que es en parte, lo que mueve mi mundo, pues no lo concibo sin amor, no lo concibo sin él.






En el nombre del amor





En el dictado del amor, en este presente,
dedico estos sentimientos
a todos aquellos que sienten que su corazón late
cuando el viento sopla, o caen las lagrimas
al contemplar un puesta de sol
a esos que aun son capaces,
de escuchar, en el aire, una dulce melodía
mientras trinan gorriones y cantan los jilgueros
y la alborada les extasía con la pasión de amar.

Noches estrelladas, zozobran,
negra oscuridad, interrumpida por la luz,
de los astros, a lo lejos.
el céfiro de las tinieblas rueda en el universo,
recita en todos los amantes perpetuos,
poemas de amor, de esperanza,
o tristes versos, los más tristes versos.

El sol podría morir eternamente;
el mar ser un ola gigante;
alcanzando romper todo vestigio,
tal que extinguiera vida.
¡Si aconteciera! Conseguirá la expiación.
Envolvernos con su tenebroso luto;
Pero nunca podrá extinguirse,
la llama del amor.

Pasión de mis entresijos, fuente de amor,
en fútil atributo tu término es alegato
brisa, que a la flor que mueve,
en los jardines donde el alma,
perderse quiere.

El suspiro es perenne.
El alma es ciega
ni conoce la cerrazón ni la soslaya.
Alma íntima no requiere
el néctar dulce que la abeja recolecta.

Amor yo te lleve ya.
Sangrando en los sentimientos,
brutal o maravilloso, sobre el corazón
en la batalla y sobre el altar.

Pleno, por tanto, de sin razones
solo quiero amor de ti
sombras del alma que no hagan daño.

Cuando susurras con vigor cadencia
tu melodía divina que a mi cuerpo acaricia
amaso los roces de tu boca
las enardecidas señales de tus besos.

Cuando más que decir, acaricias
una oración de amor, amor incita
y cuando me amas ardiente y loca,
indiviso, mi ser estremecido, siente.

Ni gloria, ni poder, ni riqueza,
ansío, solo a ti, mujer. Tú eres la vida,
ésta y todas la que hubiere; deseo solo
amar tu piel, estallar en ti mi amor puro,
¡ver tu pecho en mi boca involucrada
y escuchar tu beso respondiendo al mío!

Ven mujer a mí,
que lamer tu heridas quiero
que en este valle de ilusiones
puedas yacer en mi regazo.

Ven, que adultere el tiempo
y no haya reloj en el recuerdo
que doblen las campanas,
en el fin de la guerra,
de nuestras almas angustiadas.

El amor siempre regresa,
Aunque lapso breve sea,
voz sin voz, amor sin nombre
en el nombre del amor,
la vida, el alma, la esperanza
espera…

Espera.




Lo recomiendan

7 Comentarios

  • Azuldiferente

    Pol, eres un ser extraordinario.

    13/08/16 11:08

  • Polaris

    Gracias, muchas gracias.

    Pol.

    15/08/16 01:08

  • Lágrima

    De imposibles se escriben las mejores historias y los más bellos poemas
    Imposible llegar a esta altura al escribir

    25/08/16 07:08

  • Lágrima

    Estaba convencida de que un poema surge casi de cualquier cosa. Y, si pensaba en alguien en espewcíal , no encontraba esas palabras. Renunciar a esa idea era perder el sol, la luz., renunciar al invierno, destrozar las ciudades y los mapas y no poder hablar de besos en las esquinas, de tardes con tristeza y de paseos que nunca suceden. Debería de hablar del tiempo que se escapa y convertir las trazas en lugares inhóspitos que transistas sonámbula donde no exiten gritos ni silencios. Cómo son los caminos que te alejan de nada, Para hablar del tiempo y ser su espanto eterno tendría que olvidar que el espacio sucede en los relojes, en las horas que pasan más deprisa si mis manos se enredan a esa sonrisa triste que te aleja del mundo y en los gestos que nacen con versos hilvanados ausentes. Ahora he vuelto al principio. Quise hablar de casi cualquier cosa y ha caído la noche en el poema como un objeto limpio que ilustra mis temores, que vuelve a hablar de mí, pero contigo

    25/08/16 07:08

  • Alis

    Poema especial, bello, como su escritor, magnífico, un beso.

    18/09/16 07:09

  • Polaris

    Gracias Alis, tú si que eres bella, ¿como va mama?.


    Pol.

    19/09/16 10:09

  • Polaris

    Gracias Alis, tú si que eres bella, ¿como va mama?.


    Pol.

    19/09/16 10:09

Para comentar debes registrarte ».
Si ya tienes un usuario debes iniciar sesión ».

Mas de Polaris