TusTextos.com

Híbridos - Segundo Capitulo

CAPITULO 2  Recuerdos rotos
Horas, días, semanas, meses, años, no la volví a ver, no lograba entender que era lo que había sucedido con ella, ¿Porque solo yo la recordaba? ¿Porque se fue de repente y sin explicación? Quería comprender a que se refería con saber la verdad pero mientras más pensaba en ella, más olvidaba todo acerca ella. Solo había un pequeño detalle que no olvidaría nunca sus llamativos ojos.
Llega a tal punto de pensar que todo fue producto de mi imaginación, talvez ella nunca existió, talvez solo fue una persona creada por mi mente producto de todo lo que me paso en la corta vida que tenía.
Pensé mucho las cosas, me tome un tiempo para procesar todo lo que había sucedido.
Los días pasaron lento, a los 12 años los días eran uno más aburrido que el otro. Pero aun así los comics me animaban en todo momento, aún tenía la esperanza de poder convertirme en un héroe aunque sea. En la escuela empecé a practicar muchos deportes, no sentía que era lo mío pero me ayudaba a distraerme, pensaba que eso me ayudaría a hacer algunos amigos pero aun así los demás me ignoraban, odiaba eso, no entendía porque me miraban raro. Después de clases decidí enfrentarme a uno de ellos y le pregunte:
-¿Por qué no puedo ser tratado como uno de ustedes? ¡Yo quiero ser su amigo! ¿Acaso apesto o tengo algo raro en la cara?
-No es eso, nuestros padres nos dijeron que debemos mantenernos alejados de tu familia y tu.
-Pero& ¿Acaso les hicimos algo malo?
-No& por ahora (pobre ingenuo)
¿De dónde vino eso último? Trate de que me respondan eso del por ahora, tuve que golpearlos pero aun así no gane nada mas que una detención de 2 horas. Al caminar por la zona en la que vivía, sentía que faltaba algo, no lograba recordar que era, no le di mucha importancia, al llegar a casa le pregunte a mis padres porque los padres de los demás dijeron eso acerca de nosotros, se miraron uno al otro, nerviosamente me respondieron:
-Son solo niños, este tipo de cosas siempre pasan no debes sentirte así por eso, solo ignóralos
¿Solo niños? Que gran respuesta, más bien ellos parecen niño, sabía que ocultaban algo y no me lo diría, decidí que debía investigar acerca de esto.
Cuando mis padres se fueron a trabajar, empecé a buscar entre sus cosas, no encontraba nada fuera de lo común, nada de nada, falte a clases para nada. Tuve que acomodar las cosas como estaban para que no sospechen. Fui a la sala y me senté en el sofá donde papá pasaba sus tardes los sábados leyendo unos libros, estaba exhausto y enojado por la búsqueda sin resultados, le di una patada al mueble donde estaban los libros que leía papá, al recogerlos del piso me di cuenta que una foto cayo de ahí, era la foto del hermano de papá, tenía una palabra escrita detrás Hybrid ¿Que acaso eso no es hibrido en inglés? Vaya tremenda información que obtuve, supuse que serviría de algo en el futuro., lo anote en mi cuaderno.
Cuando mis padres llegaron, se mostraron más felices de lo normal, se acercaron a mí y me dijeron:
-¿Adivina qué? La escuela está organizando una excursión y decidimos inscribirte en ella, será un poco larga pero valdrá la pena  me dijo mamá
-¿Y eso es motivo para que estén tan alegres? Creo que se sienten aliviados de que me vaya por unos días.
-No& no es eso estaban nerviosos- pensamos que si ibas a la excursión podrías hacer mas amigos
-Si eso los hace feliz, creo que por mi esta bien.
Ellos se pusieron felices, algo andaba mal, no bajaría la guardia en ningún momento.
En el momento que se fueron escuche una voz en mi cabeza, pero no era una de las que inventaba para jugar, era la voz de mi madre:
-(Cada vez mas, el día elegido esta mas cerca, talvez podríamos irnos de este lugar por fin)
Extraño, esa voz en mi cabeza se sintió extraña, creo que realmente era un pensamiento de ella, la verdad sonaba bien, no importaba si era producto de mi imaginación, la verdad hasta yo quería salir de esta ciudad.
Conforme los días pasaban, escuchaba voces en mi cabeza, no me sentía extraño, es mas sentía que podría tratarse de un súper poder o que talvez tenía una imaginación muy activa, me gustaba la sensación, algunas veces escuchaban voces que hablaban en un idioma distinto, pensaba que era por la televisión que veía por eso podía imaginar eso.
Al ir a la escuela paraban las voces, ese momento solo escuchaba música, música tranquila, eso me tranquilizaba.
Paso una semana de lo que empecé a escuchar voces, empecé a pensar que eso no estaba bien, tenía que parar, creía que iba perder la cordura si seguía escuchando voces al azar. Salí a dar una vuelta, era muy tarde, al caminar por la zona, me detuve frente a una casa que estaba abandonada, ese momento me sentí tan feliz de tan solo ver esa casa, las voces pararon.
Entre a la casa por una de las ventanas que estaba abierta, ese momento decidí que iría ahí para librar mi mente de todas esas voces, me senté ahí y me puse a meditar, creía que ya podía controlar las voces. Todos los días después de escuela empecé a frecuentar la casa hasta que alguien se mudara. La casa me llenaba de una armonía y seguridad total como nunca antes había sentido.
Pasaron meses y nadie se mudaba ahí, pase mi cumpleaños ahí ya que mis padres viajaron.
El día de la excursión estaba más cerca, odiaba el hecho de tener que ir a la excursión, cuando volví a mi casa, mi madre había comprado ropa nueva y demás cosas para mí, raro pero al menos tenia nuevas cosas. Mi madre me explico que la excursión, era un campamento de 3 semanas. 3 semanas, era demasiado aparte que solo tenía 13 años, me pareció raro pero de nuevo escuche la voz de mi madre en mi mente:
-(Solo unos días mas y seremos felices)
-¿Por qué serán felices? -Le pregunte- Estarán felices de que yo me vaya, ¿verdad?
-Yo no dije nada, ¿De que estas hablando Alex?
-De nada, creí haberte escuchado decir eso
Solo me sonrió y me dijo:
-Tienes una gran imaginación, que nadie cambie eso de ti
Fue raro, me sentía mal, así que esa noche escape a la casa abandonada que estaba cerca a la mía, llore toda la noche, no soportaba eso, esas voces estaban poniéndome en contra de mis padres. Quería arrancarme la cabeza por esas voces, le di un cabezazo a la pared del cuarto en el que estaba, el ropero se abrió y encontré un libro con una nota que decía  Perdón por tardar tanto pero esto te ayudara, debí dejártelo hace mucho, fue de lo mas raro, seguro alguien se olvido devolver ese libro a alguien y le dejo la nota por si acaso, me lleve el libro a mi casa, total ya nadie lo reclamaría.
Al llegar, lo oculte bajo mi cama porque mis padres pensarían que lo robe ya que no tengo dinero para comprar un libro en especial uno como ese que lucia caro y extrañamente sentía que no debía mostrárselo a ellos, si lo hacia sentía que pasaría algo malo. Baje a cenar y mis padres estaban de mejor humor o al menos eso aparentaban, mi madre preparo mi plato favorito y me dijo:
-¿Qué crees? La escuela adelanto el campamento, dentro de 2 días podrás ir
Vaya que gran felicidad, no les respondí, solo termine de cenar y me fui a mi cuarto. Cuando se fueron a dormir empecé a leer el libro, tenía un título peculiar Tú eres especial supuse que era un libro para niños pero aun así empecé a leerlo, al pasar las hojas me di cuenta que no era para niños, era un libro que indicaban como controlar tu mente y como sacar provecho a eso.
Extraño, creo que antes había leído algo como eso, no recordaba de dónde pero sé que había leído un libro parecido, termine de leer todo y al final tenía unas instrucciones de como concentrar enfocar mi mente en una solo cosa, empecé a practicar esa misma noche. Al día, aunque me sentía un poco ridículo por querer practicar lo que leí, entre al aula y escuchaba las voces de los demás, esta vez con un poco más de claridad, al finalizar la primera mitad fui al recreo, me ubique donde estaban esos niños a los que golpee, ellos me miraron y se fueron más allá, así que decidí poner en práctica lo que el libro decía, talvez podía funcionar, pensé en algo que me tranquilizaba, extrañamente me vino a la mente la cara de una chica con los ojos muy llamativos, eso me calmo y pude concentrarme, era extraño pero escuche sus voces en mi cabeza, no solo de ellos, sino de todos, no pude hacerlo por mucho tiempo me costó concentrarme pero logre escuchar lo siguiente:
-Tengo mucha pena de él, lástima que su día se acerca ¿A qué se refería con eso?
-Supongo que después de eso, las cosas mejoraran por aquí dijo otro
En ese momento empezó a dolerme la cabeza pero no podía detenerme, no ahora que avance tanto. Pasó un grupo de chicas que me miraron, al mirarlas escuche una de las voces de las chicas:
-(Es el, pobrecito, se ve tan indefenso, lástima que su día se acerca) otra más, ¿Qué quieren decir con de que mi día se acerca?
Tuve un dolor horrible en la cabeza, todo se desvaneció, recuerdo despertar en la enfermería, ese rato me vestí y salí sin aviso de la escuela, fui directo a mi casa, estaba muy asustado, no entendía que era lo que había pasado, tenía mucho miedo, no lograba entender cómo es que logre escuchar las voces de los chicos a lo lejos y el pensamiento de la chica en mi mente, intente dormir, talvez todo era un sueño.
Escuche la puerta de mi casa, mis padres entraron, llegaron más temprano de lo normal, me quede callado, no quería que supieran que había saltado clases. Estaba listo para escapar por la ventana cuando escuche las voces de mis padres en mi cabeza.
-Ya no soporto más estar aquí, aunque hayamos adelantado la prueba, ya empezó a desarrollar sus habilidades mi madre dijo
-¿Cómo estas segura de eso?
Le conto lo que dije el otro día, resulto que era cierto, escuche el pensamiento de mi madre.
-Debemos tener más cuidado al menos solo por un día más después de eso seremos libres
¿Libres? ¿De mí? Vaya padres de mierda que tengo, resulta que se desharán de mí, me abandonaran en ese campamento y que será eso de la prueba.
Ese rato escape de por la ventana, fui a la casa abandonada. Odiaba mi vida, mis padres no me quería, tuve un ataque de rabia. Me puse a gritar, no podía creer que había escuchado eso, golpee el piso, los objetos que estaban a mí alrededor estallaron en pedazos.
-¡Noooooooo! Porque mi vida se tornó así, estoy tan solo, ya ni puedo confiar en mis padres, me falta algo, algo que se fue de repente de mi vida, pero& ¿Qué es?
En ese momento las paredes del lugar se quebraron y los vidrios estallaron, estaba tan furioso y triste por todo lo que paso. Me levante, quería irme a casa, pero escuche el sonido de las sirenas, ese momento entre en pánico, escuche como entraban a la casa, con toda la ira que tenía acumulada le di un golpe a la pared y esta se destrozó, eso me dio tiempo para distraerlos, subí al tejado y me puse a correr entre los tejados hasta llegar a mi casa.
Llegue, tenía mucho miedo de lo que paso, no podía explicar que paso, pero aparte del miedo me sentía bien, sentía que podía hacerlo todo, estaba muy exhausto, mi cuerpo se sentía como si hubiera sido arrollado por un auto, me dormí en ese instante.
Al día siguiente me desperté con un dolor increíble en el abdomen, baje a desayunar y mis padres están muy felices, recordé que ellos querían abandonarme en el campamento, no les dirigí la mirada ni por un segundo. Mi madre me miro sonriendo y me dijo:
-Hoy es el día, estoy seguro que te encantara el campamento (solo unas horas más)
Su voz de nuevo en mi mente. Estaba furioso, tuve que contenerme de no abofetear a mi madre.
-¿Estas bien? -Me pregunto
No le respondí, en ese momento escuche la voz de mi padre en mi mente
-(Ya está empezando, el bus debería llegar de inmediato o todo esto se ira a la mierda en unos minutos)
¿Minutos? Podrían ser segundo si lo quisiera, mantuve la calma tenía que hacerlo al menos hasta que tenga la oportunidad de escapar, me levante y fui a mi cuarto. No quería ir, tenía demasiado miedo, sentía que si iba& algo muy malo me pasaría.
El bus llego, me quedaba sin tiempo, mis padres subieron apresuradamente a mi cuarto y tocaron la puerta para avisarme que el bus estaba afuera, no tenía opción, llore de la desesperación, todo mi mundo se derrumbó en un instante, no paraba de llorar, ya no sabía a donde ir, me dolía en lo profundo de mi ser, lance el libro contra el suelo, quería culpar a alguien de esto sabiendo que no era culpa de nadie.
Golpee la pared de mi cuarto, cayo de algún lugar del estante de libros, la foto del hermano de mi padre, esta vez me fije de nuevo atrás y decía:
Mátalos o corre pero ellos quieren verte morir
¿Mátalos? ¿A quiénes? ¿A mis padres? No podría hacer eso, son mis padres pero en ese momento escuche los pensamientos de ellos:
-(Si no sale tendré que sacarlo a la fuerza) Mamá& no entiendo que te hice
-(Mocoso de mierda, suerte que hoy se acaba todo esto) Papá& no lo entiendo
Mátalos, no sonaba tan mal después de pensar bien las cosas, después de escuchar lo que pensaban de mi pero decidí que debía escapar, después de todo eran mis padres o al menos mis progenitores.
Salte por la ventana y corrí, me dolía el pecho, no entendí que pasaba, porque ellos dirían eso de mí, ¿Que acaso no soy su hijo? No había tiempo de pensar en eso, debía correr por mi seguridad, fui a la casa abandonada, era donde me sentía seguro, tenía recuerdos incompletos de ese lugar, no lograba entender porque, aun sentía que me faltaba algo, alguien.
Debía recordar quien era ese alguien, porque sentía que era alguien tan importante en mi vida, talvez recordarlo me ayudaría en alguna forma, concentre todas mis fuerzas para poder recordar, solo recordé algunos fragmentos de lo que era esa persona, tenía unos ojos llamativos, creo que esa persona vivía aquí, es más& este era el cuarto de sus padres, debería haber una caja fuerte aquí, la verdad no sabía si la caja estaba en el cuarto.
Empecé a buscar, no había nada más que cajas de cartón vacías, pero en el armario había una pequeña rendija, al ver por ella vi que había un pasadizo, me di cuenta que era una puerta, no tenía la llave, me puse a buscarla por toda la casa, llegue al cuarto que al parecer era de esa persona, estaba destrozado por lo que paso el otro día, todo fue mi culpa, pero encontré una caja bajo la cama tenía una letra grabada M ¿M? debió ser la inicial de la persona que no recuerdo, encontré una llave y si, era la llave del armario del otro cuarto.
En cuanto me levante, escuche la puerta, era la policía, talvez estaban aquí para investigar lo que pasó el otro día, corrí hacia la puerta puse la llave, por suerte se abrió, entre y cerré la puerta, espere hasta que los policías se marchen, escuche sus voces:
-¿Qué crees que le pase al niño?
-Posiblemente lo mismo que le paso al otro que encontraron hace mucho tiempo
-Entonces& lo mataran
-Es lo más probable, si no logran encontrarlo, los demás niños correrán peligro
-Debemos encontrarlo, tenemos claras órdenes, vivo o muerto, sus padres ordenaron eso
No pude contenerme, rompí en lágrimas, deje de pensar con claridad, la ira se apodero de mí. Salí del pasadizo, espere a que lleguen al cuarto, en el momento que llegaron me preguntaron:
-Y tu niño ¿Qué haces aquí? (Es el debo atraparlo)
-Ven aquí, te ayudaremos a llegar a tu casa (Debo aproximarme con cuidado o reaccionara de forma negativa)
-¡Niño! Di algo no te haremos daño (al menos no nosotros)
¿No ustedes?, pobre de ustedes.
Corrí hacia ellos, uno extendió sus brazos como para querer abrazarme, ese rato salte y le di un golpe en la cara, su cuello se quebró, el otro me miro asustado y trato de sacar su arma, lástima que fuera tan lento, le rompí el brazo, tuve que romperle las piernas en caso de que se escape, le pregunte porque lastimaran a los niños si no me llevaban, porque quieren matarme a lo que el respondió:
-Tu eres uno de ellos, tu sola existencia pone en peligro la de los demás niños
-Pero yo no hice nada, solo quería vivir una vida tranquila, aparte ¿a qué te refieres con uno de ellos?
-Tus padres son los que aceptaron esto, al igual que el otro& esto debe terminar
Ese rato trato de tomar el arma del piso con su único brazo que aún estaba bien, no me dio otra opción, era su vida o la mía, antes de que la tome, le rompí el brazo, agarre la pistola y apunte a su cabeza, se escuchó un fuerte estruendo y después un silencio inquietante.
No podía creer lo que había hecho, mate a 2 hombres pero porque ellos iban a hacer lo mismo conmigo, no me sentía mal, sabía que ellos iban a hacer lo mismo si tenía la oportunidad, ese momento escuche una voz:
-(Créeme, ellos no lo hubieran pensado 2 veces, te hubieran matado)
Apunte con el arma, no vi a nadie en el cuarto, estaba asustado, ¿Quién era la persona que me hablaba? Sonaba como una voz muy familiar.
-¿Quién eres? ¿En dónde te encuentras? Tengo un arma y no dudare en usarla
-(Tranquilo, no te hare daño)
-¡Hey! ¡Dime donde te encuentras!
No recibí respuesta alguna.
Moví los cuerpos al cuarto de al lado para que nadie viera los cuerpos, después de eso decidí volver a investigar el pasadizo, entré, había una compleja red de túneles.
-(Debes seguir recto todo el camino lo demás tuneles solo son salidas alternas) era la voz de nuevo
-¿Qué tal si me estas guiando a un lugar erróneo? Parece un lugar lleno de trampas
Al igual que la otra vez, no hubo respuesta, decidí seguir el camino que me dijo esa voz, tenía razón me desvié en un túnel para saciar mi curiosidad, tenía razón era ese túnel era una salida a una alcantarilla.
-(¿Por qué tardas tanto?)
-Fui a ver uno de los túneles para comprobar lo que decías
-(Espero que con lo que viste ahora me creas, vuelve al camino)
Volví a la ruta principal, los túneles parecían que tenían mucho tiempo ahí, al llegar al final del camino vi una puerta, parecía esas puertas de los laboratorios que veía en los programas de televisión. Al tocar la puerta esta se abrió, pase por una cámara de descontaminación.
-Parece un laboratorio pero esta todo abandonado
-(No parece lo es, sigue recto después de la cámara de descontaminación, encontraras una habitación que dice Investigación dobla a la derecha y entra a la habitación que dice oficinas)
Decidí seguir los pasos que me dio, mientras iba camino al bloque de oficinas, vi que habían muchos cuartos donde parecía que encerraban a las personas ahí, algunos tenia manchas de sangre y otros estaban completamente destrozados. Era un poco aterrador pasar por esos lugares, lo bueno es que estaba todo muy bien iluminado.
Al llegar al bloque de oficinas estaba bloqueado, necesitaba un código, busque por todas partes no había ningún indicio de alguna contraseña, me apoye en la cerradura, sentí una corriente en mi cuerpo, de repente supe la contraseña, no entendía que era lo que pasaba pero al menos ya tenía la contraseña, la puse y se abrió la puerta.
Había una persona de espaldas al final de pasillo, me acerque lentamente y saque el arma.
-¿Tu fuiste el que hablaba en mi mente? Responde& tengo un arma cargada
Soltó una fuerte carcajada, se dio la vuelta, me quede estúpido al verlo.
-Creo que no entiendes que no te hare daño ¿verdad? Baja el arma
¿Acaso era el, la persona de la foto?
-Si lo soy, sé que envejecí pero si soy la persona de esa foto
Racv16Publicado el 15 de diciembre de 2017
Archivado en ciencia ficcion relato poderes

Más de Racv16