Alma Contra Alma

Aterido estoy, en el banco junto al río.
El agua pasa sin culpas como siempre.
De aquel domingo por la mañana, conservo la ropa y tu perfume .
La isla, enfrente, se asemeja a una gran ballena jorobada.
Estoy inmovilizado, el terror y la rabia oprimen mi cuerpo.
Las aves me reconocen y acuden por su comida diaria.
Es fácil pedir no ser el último en desandar la pradera para evitar sufrir.
Las canoas pescadoras regresan de la faena con desigual suerte.
¿Qué sucederá cuando llegue a casa, cierre la puerta y apoye mi espalda detrás de ella?
Los camalotes bajan anunciando el inicio de una nueva crecida.
Una a una se derrumbarán las piedras del dintel de mi vida ante la chimenea.
Los patos comienzan a migrar hacia climas benévolos.
El no tenerte en mi abrazo, hoy, ya es parte de mi muerte.
La sirena del frigorífico de pescado larga y aguda arranca el aullido a un perro.
Se acerca tu silueta inconfundible por la rambla caminando hacia mí.
La primera nevada golpea mi gorro de lana y cristaliza mis lágrimas.
Cae el ramo de rosas rojas de mi regazo.
La brisa helada mueve los juncos suavemente.
Sabía que no me dejarías solo en este trance.
Escucha como los cisnes cantan.
Acurrúcate junto a mí, por favor, alma contra alma.

09 / marzo / 2018

Etiquetas:

Lo recomiendan

4 Comentarios

  • Regina

    Precioso,muy cordial saludo.

    09/03/18 09:03

  • Roluma

    Muchas gracias Regina. Feliz que te haya gustado leerlo. Un abrazo.

    10/03/18 03:03

  • Remi

    Bonito poema Roluma, me ha gustad.
    Un saludo.

    13/03/18 05:03

  • Roluma

    Muchas gracias Remi por leerme y por el estímulo. Abrazo

    14/03/18 06:03

Mas de Roluma