TusTextos.com

Destápate.

Tápate la cara con las dos manos dejando sólamente un hueco entre los dedos. Uno pequeño, uno por el que cueste mirar lo que tienes delante. Uno que consiga desesperarte y agobiarte. Uno que te lo haga todo mucho más difícil. Uno que consiga tensarte.

(...)

Después de un largo rato, separa los dedos poco a poco, intenta hacerlo muy despacio, intenta calmarte mientras tanto, intenta respirar profundamente y volver a prestarle atención a los huecos que van abriéndose paso.
Sepáralos hasta volver a la normalidad.

(...)

Y ahora dime, ¿no se parece esto a la típica relación tóxica que no deja que veas más allá, que hace que pienses que no hay salida, que las cosas son y deben ser así... Hasta que se acaba o aparece ese "alguien" que te hace salir, y disfrutar, y vivir y que te pinta la vida de ese color especial?.
Sagutri14 de febrero de 2017

Más de Sagutri