Un Regreso Demasiado Tarde

Hay siempre
y comenzó muy pronto,
desde un beso de madrugada
un seis de julio
– y mis labios
son testigos –
un lento naufragar
entre los brazos de una mujer
que fue abrazando mi sombra
desde entonces
y fue de palabra en palabra
diciéndome al oído
que no me fuera nunca
y resistiera al tiempo
cargado de prejuicios
y sintiera aire...
aire, nada más
y me quedara respirándola
aunque estuviera
abrazando a otro hombre
aunque sus besos
fueran a otros labios
aunque el amor
se disolviera en otro cuerpo
aunque el dolor
distinto al de los celos
me desvelara muchas noches.

Aire sin aire
aire que perseguía
y fue llegando
a fuerza de buscarlo entre la niebla
a mis pulmones.
Hoy , puedo decir,
solo a tí,
porque por tí resistí
― y solo tú puedes saberlo—
todo lo adverso
hasta que un día regresaste
entre lágrimas
con un "lo siento"
aunque no calculaste
que para todo existe
un “demasiado tarde”
y que no me equivoqué
ni al esperarte
ni al no querer contigo
una segunda parte.

Que si estoy triste
no es por las dudas
sobre el tiempo perdido
de meses en espera
― entre tus idas y venidas
de otra cama ―
es por no poder llamarte amor
al despertarme solo
en un hotel
cuando estaba de viaje
y veía la Alhambra
desde mi ventana
sin tus ojos.
Que si estoy triste
como ahora
-y mucho-
al menos
no me pesa como a tí
haber llegado tarde
por no saber a tiempo
quién era de verdad
el que te amaba.

Carlos

Etiquetas:

Lo recomiendan

7 Comentarios

  • Sandor


    Carlos. Foto tomada en una estación.

    09/09/15 02:09

  • Mejorana

    Un poema triste y pleno de belleza, Carlos.
    La vida a veces nos quita y luego nos devuelve.
    Nunca se puede perder la esperanza.

    09/09/15 10:09

  • Sandor

    Mejorana, siempre es agradable tu visita y, tal como dices hay un reflujo de la felicidad a la infelicidad que tenemos que saberlo. Sin desilusiones no hay ilusiones querida amiga.
    Un beso.
    Carlos

    10/09/15 08:09

  • Voltereta

    Una enormidad de belleza entre el dolor por lo perdido y la alegría triste de lo dejado. Un triste encuentro entre lo que "queremos y lo que debemos".

    Nuestro destino lo escribimos a base de peldaños, a veces hay que saltarse los que nos pueden hacer caer.

    No te negaré que es lo mejor que te he leido, por eso me lo guardo.

    Un auténtico placer leerte.

    12/09/15 07:09

  • Sandor

    Voltereta, pues me das una alegría porque es tanto como decir que mi poesía avanza, y viniendo de tí, maestro, me da energía para escribir o tratar de hacerlo, un poco mejor.
    uN ABRAZO
    cARLOS

    13/09/15 10:09

  • Danae

    Que si estoy triste
    como ahora
    -y mucho-
    al menos
    no me pesa como a tí
    haber llegado tarde
    por no saber a tiempo
    quién era de verdad
    el que te amaba.

    No es la parte más lírica de tu poema ( precioso, de veras) pero es la parte sobre la que más me he detenido. Siendo triste, al menos se percibe el dolor compartido por una pérdida, aunque por razones distintas .... Mucho más consuelo de lo que usualmente se tiene ...
    Un gran abrazo

    13/09/15 10:09

  • Sandor

    Danae, querida amiga.. Con el tiempo te das cuenta que no hay blanco y negro... Y eso sucedió aquí, yo amé mucho sabiéndo lo que había, yo irrumpí en una relaciòn y no establecí ese posesivo o él o yo...el tiempo se alargó demasiado y había un añadido que no me gustó.. el otro no sabía nada... Eso poco a poco hizo que me fuera, pero sin rencor.. Yo y ella nos equivocamos..
    Un abrazo
    Carlos

    13/09/15 11:09

Más de Sandor