TusTextos.com

Versarte es una Forma de Besarte

Se había acostumbrado tanto a no levantar la vista cada vez que oía el chirrido de la puerta que le sorprendió girarse y darse cuenta de que ella había regresado, de que había entrado por el marco de la puerta por el que tantas veces juró haber visto entrar a la felicidad con su sonrisa puesta, la misma que ahora estaba frente a él pidiéndole un café como si nada hubiera pasado. Llevaba meses sin aparecer por su establecimiento y él ya se había acostumbrado a no esperar a nadie, pero ella parecía ajena a todo ello mientras se sentaba en la misma mesa de siempre y sacaba su famosa libreta. La de veces que había suspirado por ser objeto de las líneas que rellenaban ese cuaderno, las mismas veces que la veía suspirar a ella seguramente por cualquier otro. Pero él era un simple camarero y las chicas de rojo no rellenan sus cuadernos con frases dedicadas a tipos como él, más bien dicen cosas así:

“Dicen que a los lugares donde se ha sido feliz no se debe tratar de volver y yo no sé si eso es del todo cierto pero, a veces, es conveniente volver a los lugares donde tanto se ha echado de menos y descubrir que la nostalgia es una forma enmascarada de felicidad. No me perdono a mí misma el tiempo que llevo sin pasar por aquí, sin tener en mis labios este café que rima con los versos que escribo en estas hojas. No me perdono a mí misma haber pensado que estar enamorada supone dejarlo todo de lado, incluso aquello que más necesitamos para respirar, como es escribir. He llegado a la conclusión, y quiero escribir sobre ello, de que cuando estás realmente enamorado eres capaz de escribir llorando, pero también riendo, que se puede escribir en otro color que no sea el gris y utilizar el rojo para describir lo bien que quedan tus manos junto a las mías y tu silueta en mi colchón por las mañanas. Estar enamorado no es, ni mucho menos, escribir a medias o no necesitar hacerlo, al contrario, es escribir con todo el cuerpo. No solo el corazón sino que también mi ombligo, mis caderas, mis pies y mi garganta están gritando que estas líneas son tuyas. Estar enamorado es tener todos los días algo que reír y qué mejor forma de hacerlo que venir hasta este café, sentarme en la misma mesa donde lloré tanto a otros que no eran tú, y reírte con palabras. Versarte es una forma de besarte en la distancia y escribirte es hacerte el amor en cualquier sitio donde no nos pueden denunciar por escándalo público. Así que no, no tengo excusa para abandonar este arte, tal vez ya no eche de menos, tal vez ya no sueñe con volver a ver a nadie y todas las cicatrices ya se hayan difuminado en mi piel, pero te tengo a ti, a tu pelo, a tu coche, a mi cama y a nuestras canciones y te aseguro que riman muy bien en un poema”
SoniasalvadorcPublicado el 14 de junio de 2015
Archivado en amor enamoramiento sentimiento poesia microcuento

Lo recomiendan

1 Comentarios

  • Luisjose

    Sonia!!! :) .. Me gusta Mucho, la manera en que narras tu cuento, es al mismo tiempo, poesía y narrativa.!!! Hay quienes dicen, que cuando la felicidad llega, la inspiración se acaba; pero es cierto, ello otro no es la verdad, ya que se puede escribir riendo, Amando y Sintiendo ser Amado, Sentir Felicidad!!!! Me Encantò tu Texto!!! Saludos!

    Luis J. Cabrè!

    16/06/15 04:06

Más de Soniasalvadorc