TusTextos

La Libertad

Pensaba que la libertad estaba en otro lugar, que la libertad era no depender de nadie, no preocuparme por nadie, hacer y deshacer a mi antojo, sin ataduras, sin tener el corazón en un puño. Ser libre era bueno porque sentía que mi libertad era el triunfo después del dolor, que los meses no se me hicieran eternos, que las semanas me pasaran sin complicación, eso era mi libertad. Libertad era sentir que ya no te pertenecía, que ya no me pertenecías, andar por la calle sin recaer en las cosas que solían ser de los dos, que ya no me doliese echar la mirada hacia atrás, poderte recordar con cariño, sonreír al pensar en ti y sentir que valió la pena. La libertad me hizo ver que valió la pena porque aprendí de ti, de los errores que cometimos, descubrí lo que me hacía feliz y lo que no, y sobre todo supe que podía ser yo sin nadie más. La libertad me dio la posibilidad de saber que soy fuerte, de que puedo ser dura y frágil a la vez, de que puedo pasar de la sonrisa al llanto y del llanto a la risa y a la indiferencia y al amor otra vez, pude darme cuenta de quién soy, de que no soy la que era antes de ti, ni la que fui contigo, pero de que me convertí en lo que soy ahora.
Zucette02 de marzo de 2011

Más de Zucette